ZTE Axon M, el primer móvil plegable del mundo

ZTE Axon M

 

Un móvil que me genera controversia.

Pocas veces me ocurre que tenga un debate interno sobre si me gusta o no una cosa. Decir que el ZTE Axon M ha conseguido generar este debate interno en mí. He reflexionado mucho y la conclusión a la que llego es la de “sí, pero no”. Por un lado, me parece algo innovador, pero en términos generales tiene demasiados puntos que no me gustan. Hoy intentaré exponer las cosas buenas y malas de este terminal, usando el estilo AAM donde más allá de características y explicación del producto, solemos mojarnos más de lo habitual. Me gusta que veáis información en otros blogs y que acudáis a AAM para encontrar una visión diferente. Coincido con muchos de vosotros cuando decís que aquí encontráis un toque especial. Ni mejor ni peor, diferente. Así que ya sabéis, mi valoración del producto que voy a presentar es… si, pero no.

 

Características principales del Axon M.

Primero de todo decir que ZTE es una marca que quizás muchos de vosotros no conozcáis y que os suene a chino, nunca mejor dicho, pero estamos hablando de una de las marcas más potentes a nivel mundial. Dicho esto…, ZTE cuenta con terminales de todo tipo, económicos, moderados y caros. Ya os adelanto que no se tienen precios del producto a nivel europeo ya que todavía no se venderá en nuestro continente. Llegará, sí, pero de manera escalonada. El ZTE Axon M cuenta con una doble pantalla de 5.2” LCD cada una, 1920×1080 y 426ppp, no está mal. Vendrá con 64/4gb ROM/RAM y microSD ampliable hasta 256gb.

Sensor fotográfico de 20mpx con estabilizador de imagen y flash. No tiene otro sensor, se usa el mismo tanto para frontal como trasera. La batería es de 3180mAh, el sistema operativo es Android Nougat, aunque actualizará a Oreo, otra cosa es cuando. A eso hay que añadirle la conectabilidad habitual de los terminales. ¿El procesador?, lo he dejado al final y si me da tiempo haré un aparte con él, se trata del Snapdragon 821. Creo que diciendo eso ya digo mucho.

 

 

Un móvil entre dos mares, pero sin gobernar ninguno de los dos.

Es el problema principal que le encuentro al terminal. Es un gama media alta, pero es un gama alta muy bajo. Está entre dos mares y en ninguno de los dos es de los mejores. Por otro lado, está el precio que, aunque no se sabe, sí que sabemos que, en EEUU, primer país donde se comercializará, tendrá un precio de 24 dólares al mes con AT&T que tiene la primicia. Entendemos que eso durante dos años con lo cual, estamos ante un terminal nada económico.

Es el problema de un terminal que monta Snapdragon 821. ¿es malo? Para nada, pero estamos hablando de un procesador de hace año y medio. Eso reduce mucho los costes del producto, pero, aun así, el precio me parece alto por lo que es el terminal. No creemos que vaya a variar demasiado su precio al entrar en Europa, y tampoco sabemos si también será mediante exclusividad o se venderá por libre.

 

 

Pros y contras del Axon M.

Como punto negativo diría el procesador y el peso. Entiendo que un terminal con dos pantallas no es un terminal ligero, pero sus 230 gramos lo hacen demasiado pesado. El procesador es otro punto negativo. Insisto en que no es mal procesador, pero hablamos de un procesador antiguo. Entiendo que optar por la gama 6xx hubiera sido peligroso al tener que efectuar tareas de doble pantalla, pero quedarse cortos entre los procesadores potentes los puede penalizar.

La doble pantalla evidentemente lo ponemos en las cosas positivas. Le da muchas posibilidades. Podemos hacer modo espejo, independientes, de soporte en la mesa tanto doblado a la mitad o en forma de tienda de campaña, también podremos usar el modo extendido. Muchas y muy interesantes opciones, pero…, ¿realmente le vamos a sacar partido? Ese es el gran debate que me hace dudar del terminal. Yo creo que no.

 

Una experiencia de usuario sin duda muy diferente al habitual.

Está claro que el punto fuerte de este terminal es la doble pantalla. Nos da mucho juego y podemos hacer muchas cosas con ellas. Principalmente sacarle por fin partido a la multitarea de la cual se habla desde hace demasiado y nunca le hemos sacado partido. Es interesante poder ver por ejemplo un video en una y hacer otras tareas en la otra. O ponerla de lado y ver un video en modo grande. Si, la línea entre las dos pantallas se verá, pero es una opción. Seguro que a nivel empresarial este terminal es donde tendrá mejor acogida.

 

 

¿Lo compraría?

No, tajantemente no. El motivo principal es el peso. Me parece un peso excesivo por mucha doble pantalla que lleve. Me parece una buena propuesta. Entiendo que los costes sean elevados y que por ello opten por el Snapdragon 821, pero no puedo aceptarlo como procesador elegido por muy buen rendimiento que tenga. Por otro lado, tenemos doble pantalla y una batería de 3180mAh. Me parece insuficiente. El motivo es sencillo. Tengo un Xiaomi Mi5 con batería similar y solo una pantalla y el rendimiento que le doy de pantalla son 4/5 horas..

Ese con doble pantalla y una optimización inferior, dudo que alcance más de 2/3 horas. Por otro lado, tenemos aplicaciones que estén adaptadas a este formato. Dudo que todas vayan a funcionar correctamente. Es por todo eso que el terminal me genera dudas. Como pistoletazo de salida y como primicia de ZTE adelantándose a Samsung, perfecto, pero creo que es pronto para esta tecnología y que debemos esperar uno o dos modelos más para que sean interesantes.

 

[av_video src=’https://www.youtube.com/watch?v=xX31xYRl-II’ format=’16-9′ width=’16’ height=’9′]
chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner