Xiaomi retrasa las tiendas físicas, sigue el nerviosismo

xiaomi
Las tiendas físicas, otra piedra en el zapato

Últimamente Xiaomi no da una a derechas. Podemos hacer una lectura positiva de las cosas o podemos ver otra realidad. Lejos quedaron los años donde todo en Xiaomi era color de rosa, éxitos y ejemplo a seguir. Llevan unos años demostrando que el rumbo a lo Samsung les está pasando factura. El orgullo que teníamos los pro Xiaomi de “pertenecer” a una empresa donde todo se hacía perfecto se acabó. Ahora a todo un sinfín de errores o malas planificaciones le sumamos la de las tiendas físicas. Xiaomi retrasa las tiendas físicas 2 años. Supuestamente se debe al descenso de ventas, algo que tendría sentido.

El descenso de ventas es el barómetro de que lo están haciendo mal

Están copando el mercado con demasiados terminales. Las gamas Mi y Redmi han dejado de estar claramente diferenciadas. Modelos que se les presupone ser top de tops en realidad son unas gamas medias muy potentes. Como el Mi Max. Destruyen el mayor activo de la compañía, el Redmi Note 3 Pro sacando un Redmi Note Pro que para en seco las ventas del anterior. Software que no tiene sentido siendo mejor en algunos Redmi que en los propios Mi. Sistema de actualizaciones con cada vez más errores, y suma y sigue. Para postre sus números no son del todo buenos, curioso teniendo en cuenta que al año sacan de 5 a 8 modelos nuevos. Antes eran lo más vendiendo 2 modelos al año. Es evidente, se les está yendo de las manos.

Las tiendas físicas eran el elemento que los iba a catapultar

Tener una tienda oficial de entrada hace que los intermediarios dejen de destruir el producto que venden. Es paradójico que ellos, los primeros interesados en vender destruyan el producto modificando las ROMs. Xiaomi “vive” de las ventas de estos en el extranjero, y saben lo que hacen. Las tiendas físicas acabarían con esto, pero claro, conllevan un coste de personal y de infraestructura que haría elevar el precio del producto. De allí que con peores (que no lo son, simplemente son menores a sus previsiones) y con todo patas arriba, las tiendas podrían ser un problema serio. Así pues, el panorama de Xiaomi no pinta del todo bien. La marca es muy potente, hacen muchísimas cosas bien, pero en otras muchas la están liando y no me gusta.

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner