Xiaomi no ha cumplido las expectativas, toca reflexionar

xiaomi-tambien-decepciona

Hace tiempo que ya estaba alertando de que habían cosas en mi empresa favorita que no me estaban gustando demasiado. La empresa ha crecido hasta límites insospechados y para el año que acabamos de dejar tenían fijada una meta, vender un mínimo de 80 millones de terminales. Teniendo en cuenta que en el ejercicio anterior habían vendido 60, no era un reto que pareciera cosa fácil, pero, ¿qué iba a ser imposible para la empresa que rompía todos los récords? Pues bien, no han conseguido su meta y se han quedado en 70 millones de terminales vendidos. No es una mala cifra, es un aumento de unos diez millones respecto al año anterior, cifras que ya les gustaría tener a cualquier empresa del sector. Pero ellos son muy ambiciosos y seguro que ahora reflexionarán sobre los motivos que han hecho que esto ocurra, y me estoy poniendo en plan negativo porque la empresa no ha llegado a lo que quería, ni mucho menos por números que son más que evidentes que son excelentes.

La esencia de la empresa siempre ha estado muy clara, fabricar productos de calidad, a precios muy ajustados y un sistema de actualizaciones en sus terminales que lo situaban al frente del negocio, avanzándose incluso a Google cuando hubo el problema del famoso malware Stagefright. Pero eso este año no se ha cumplido, este año se han saltado totalmente la esencia de sus productos. Actualizaciones que se habían anunciado nunca llegaron como el caso del Mi4 que pese a que Hugo Barra anunciara que la tendrían en un plazo x, esa actualización nunca ha llegado y ya no creo que vaya a llegar tras más de 7 meses de retraso. Terminales de categoría inferior que han recibido esa actualización, otros de regiones en expansión como el Mi4i destinado a la India sí que contaban con un sistema más actualizado, modelos que no han llegado a tiempo o han llegado demasiado tarde como el Mi5, Redmi Note 3 y alguno más, todo eso son cosas que ya os hemos ido anunciando, y son claramente la causa de que no hayan llegado a las previsiones.

Este año empezarán fuertes, tiene varios modelos que se empiezan a comercializar que tienen buena pinta, y en breve debería aparecer el terminal que todo el mundo espera el Mi5, pero las filtraciones que aparecen sobre la empresa no dan demasiada buena sensación, precios de terminales que parece que no van a ser tan ajustados, trabas en el Bootloader que algunos usuarios ya se están encontrando y que algunos medios anuncian que van a ser peores, llegando a tener que liberar el Bootloader mediante código de activación único con un SMS, y una serie de cosas que no tienen buena pinta. La compañía en su corta vida se ha comparado siempre a Apple, parecían hermanas, misma manera de trabajar, un líder muy similar a Jobs, y mucho más. La empresa parecía sentirse cómoda al ser comparada con la de la manzana, y ahora, quizás sea una percepción personal, o quizás sea una realidad, esa empresa que estaba rompiendo récords a base de un trabajo inmaculado, quizás está tirando hacia un camino peligroso, quizás se ha hecho tan poderosa que ahora quiere ser la otra Apple, con sus cosas buenas, y sobre todo con sus cosas malas.

El Mi5 va a ser un punto de inflexión, su precio marcará el camino que va a seguir la empresa. Las filtraciones en este aspecto no han ayudado nada puesto que se hablan de cantidades demasiado dispares como para tomarlas como referencia. Si en la mayoría de medios se establece un precio que ronda entre los 280 y 350, en otros se apunta que estará muy por encima de los 400, incluso llegando medios a anunciar más de 600 euros, cifras que me parecen totalmente descabelladas. Veremos qué ocurre, pero personalmente me da mucha pena ver cómo la empresa está cambiando hacia el lado oscuro, un camino que la puede llevar a la perdición porque no olvidemos que hay excelentes marcas como Meizu, LeTv, Elephone entre otras que ofrecen productos similares. Esperemos que sepan reconducirlo la situación, que este haya sido un mal año y nada más, pero si algo ha quedado demostrado es que la empresa a la cual siempre se le pide la expansión que ellos mismos tienen en mente, no está preparada para ello, y eso ha quedado demostrado con una mala planificación que los ha llevado a no cumplir con sus propias expectativas. La lectura positiva de todo esto es que todos somos críticos con la empresa que más ha crecido, que ha conseguido superar sus anteriores números, que tiene modelos para todos los gustos, y que un mal año lo tiene cualquiera. Espero que sea solo eso y que todo vuelva a ser lo que era, que la empresa sea un referente y no una más, o lo que sería peor que sea una Samsung o Apple de turno.

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner