La venta de móviles se desploma

¿Cuál es el motivo para ver como la venta de móviles ha descendido preocupantemente? Los gráficos que nos muestran desde Canalys, dejan claro que tenemos un problema importante en la venta de móviles y que hay rastros suficientes como para entender hasta qué punto está pasando esto. Vamos a repasar los motivos por los cuales hemos llegado a esta situación. 

Motivos de la caída.

Llevar tres meses consecutivos con caídas, no es casualidad. Se debe a muchos factores, como, por ejemplo, el tema de la invasión de Rusia a Ucrania. Eso es uno de los puntos que más han desestabilizado el mercado. La subida general de todo lo que interviene en el proceso de fabricación y venta de dispositivos móviles, se ha visto sacudido por este tema. Pese a que no llegamos a una situación tan grave como la vivida en 2008, la cosa es preocupante. La crisis de la inflación, que viene de lejos, y que se sitúa en torno al 10% en los últimos meses, dejan pistas sobre lo ocurrido. Con la subida de las materias primas, los fabricantes repercuten esa subida al consumido y eso como resultado da la inestabilidad del mercado. 

¿Es lógica la caída?

Evidentemente. Al tema de la inflación, donde a menos recursos para consumir, se empiezan a hacer sacrificios empezando por lo menos importante, los fabricantes se vuelven más conservadores a la hora de presentar novedades. Esta inflación que estamos sufriendo da como resultado que se suban los tipos de interés y con ello, las hipotecas, que en algunos casos llega a un aumento del 30% en las mensualidades. Si a esto le sumamos ese aumento de entorno al 10% de todos los productos en general, junto a que los salarios no aumentan, dan como resultado que la venta de móviles se vea afectada. Es de cajón y no hay que darle muchas más vueltas. Ha sucedido lo que tenía que suceder con las cartas que jugamos.

¿Durará mucho la crisis?

Pues según los analistas, que tampoco es que tengan respuestas exactas a todo…, la crisis que estamos viviendo durará hasta finales del 2023. Con que todavía va para largo. Hasta entonces, deberíamos ir acostumbrándonos a ver como la venta de móviles siguen sufriendo una recesión y como los fabricantes, tendrán que lidiar con un panorama complicado. La parte buena es que con la situación actual, tanto Samsung, Apple y Xiaomi, que son los que suelen tirar del carro, siguen estando estables, con lo que se espera que el próximo año, las cosas sigan igual, estables dentro de una recesión que seguirá haciendo estragos.

Los semiconductore son la clave.

Dentro del problema de la recesión, la inflación y todo en general, el mayor de los problemas es el tema de los semiconductores. Con su aumento del coste de producción, donde los procesadores se han disparado en cuanto al precio, dan como resultado que los fabricantes se muestren reacios a las mejoras y apuesten por procesadores menos top. Eso es otro de los problemas que harán que la venta de móviles no aumente ya que la gente no cambia el terminal por uno que sea igual en potencia. Exigen más potencia, y al no tenerla…, es más complicado el poderle vender nueva tecnología a consumidores que exigen mejores características. Veremos si por el tema de la cámara, se puede entrar al consumidor, que es otro aspecto que suele ser importante a la hora de conseguir ventas. 

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner