USB Type C. Meses después sigo pensando que es innecesario


 

Meses de uso no me han hecho cambiar de opinión.

Siempre he sido un detractor del USB Type C. Ahora que llevo varios meses con un teléfono que tiene este tipo de conector no hago más que corroborar lo que dije. El Type C me parece del todo innecesario. Nació para derrocar al Micro USB ya que supuestamente el no tener cara reversible era incómodo. Impresionante. Incomodo conectarlo, que no vaya y sufrir el doloroso esfuerzo de ponerlo al revés. Cuando eso pasa poco ya que la mayoría tienen serigrafiado el lado de carga. Y aunque no lo tenga. Anda que cuesta horrores poner un punto en la parte que queda hacia arriba. En fin, consuelo de tontos solían decir.
 

Peor con el Type C que con el Mini USB.

Tengo que reconocer que me ha supuesto un gasto extra de dinero tener este cargador. Por un lado, he comprado tres adaptadores de Mini a Type C para tenerlos estratégicamente colocados. ¿Motivo? Si por casualidad (algo poco probable) me quedo sin carga, con ese adaptador puedo conectarlo a cualquier Micro USB. El precio es lo de menos. He comprado los oficiales de Xiaomi y me han costado a 1 euro la unidad. Por otro lado, he comprado tres cables Type C. ¿Motivo? Tengo uno en el estudio, otro en el comedor y otro en el curro. Estos ya me han costado un poco más. Unos 7 euros la unidad.
 

Confusión en casa por culpa del cable.

Antes todos conectábamos el terminal en el mismo cable. Ahora como tengo este mi mujer con un Redmi Note 3 tiene que conectarlo en uno Mini y yo el Mi5 en uno Type C. Esto hace que al ser cables iguales nos confundamos. Cierto, podría haberlo comprado blanco, pero a tiro pasado… Por otro lado, me encuentro con que muchos de los dispositivos que cargo son Mini USB, con lo cual tengo que tener siempre dos cables. Difícilmente voy a defender una tecnología que no se aplica. ¿Todos los terminales que salen llevan el Type C?, NO, pues eso, me parece una tecnología innecesaria.
 

Carga rápida, el único punto positivo.

Sinceramente es el único punto positivo que le veo al cable, y para colmo no lo determina el cable sino la tecnología. Es decir, que el cable sea Type C no implica directamente que soporte carga rápida. Cargar el móvil en menos de una hora de cero a cien es una gozada. El tema de velocidad de transferencia sinceramente me la trae al pairo. Pasar los mismos ficheros en 1 minuto o en minuto y medio me da exactamente igual. Como siempre pasa con los USB, la implantación es terriblemente mala. Los fabricantes no se ponen desacuerdo y lo paga el usuario. Solo hace falta ver como todavía tenemos despóticos con Mini USB que es como el Micro, pero con una entrada más gorda.
 

Sigue dando problemas pese a llevar tiempo.

Definitivamente nos tendríamos que haber quedado con el Mini USB y no marear la perdiz. Lleva tiempo existiendo y a día de hoy todavía tenemos dificultades de todo tipo. Por ejemplo, yo si quiero poner el USB OTG tengo que tirar del adaptador. Pese a ser el oficial de Xiaomi no consigo que reconozca el Pen. Eso me hace tener que comprar un Pen OTG Type C que son pocos y caros. Definitivamente estoy muy insatisfecho con este conector y veremos si no acaba como otros tantos. De momento ha dividido gamas y fabricantes. Unos lo usan, otros no, otros a medias. En conclusión, un caos.

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner