Trabajando para Movistar

A veces tiro de nostalgia y hoy, no sé porque motivo, es uno de esos días en los que miro la vista atrás, para recordar cosas como la que os quiero contar. Mi etapa trabajando para Movistar y lo gratificante que fue en varios aspectos. Quizás la nostalgia me venga hoy por el cambio de diseño de la web (todavía hay que ajustar cosas), por los más de 10 años vividos con la web tecnológica, el cambio de nombre y otras cosas. El tema es que me pica el gusanillo de saber, si a día de hoy, Movistar sigue siendo el desastre y caos comercial que era hace unos 7 años, cuando trabajé para ellos, o si, por lo contrario, se han centrado un poco.

Visitar LaTeclaTec con bloqueadores de publicidad, es cómo ir a comer a un restaurante e irte sin pagar la cuenta. Eres libre de hacerlo, pero ponernos en la lista blanca de bloqueos hará que lo poco que se gana con tu visita, valga la pena.  Espero que disfrutes del contenido, lo veas de la forma que lo veas, un saludo.

 

Trabajar para Movistar.

En el fondo, fue una grata experiencia que me dio la ventaja de entender que, pese a ser una gran empresa, hacían las cosas terriblemente mal. Mi función para la empresa era la de comercial. Concretamente ir por los pisos vendiendo su servicio de Fibra Óptica, que, para las fechas, estaba empezando a expandirse por todo el país. A nivel personal fue muy gratificante, porque mi amor por la tecnología y mis dotes de comunicación (entiendo que las tengo por los resultados que obtengo y que son visibles), era un trabajo relativamente sencillo, ¿o no? Pues como os relataré a continuación…, no fue precisamente tarea fácil.

¿Para quién trabajas?

En Movistar, como en la mayoría de grandes empresas, tu no trabajas “EN”, trabajas “PARA”. Y aquí ya tenemos el primer problema. Estoy totalmente en contra de este tipo de ejercicio laboral. ¿Motivo? Las grandes empresas acaban apretando a más no poder a la subcontrata, y cuando ya no dan más de sí, las tiran y cogen otras. Esto SIEMPRE funciona así y no me gusta. La mala praxis, es otro elemento común de este tipo de relación comercial.  Te exijo cosas difícilmente alcanzables con unas condiciones laborales correctas, y cuando no llegas o pasa algo por culpa de tanta presión…, miro a otro lado y ya no nos interesas. Este tipo de cosas pasaban, pasan y seguirán pasando. Es por eso que estoy en contra de este tipo de relación comercial.

Mi empresa.

Ni recuerdo el nombre de la misma. Pero sí que recuerdo cada una de sus estrategias comerciales, de sus problemas, de sus malas prácticas, y de cómo no defendían a los trabajadores. En mi etapa de “trabajando para Movistar”, la empresa que me contrató, es una que no trabaja en exclusiva para ellos, trabaja para el mejor postor. Es una empresa de publicidad y márketing que va cogiendo campañas. Y a mí me ficharon para esa campaña. Las condiciones laborales eran bastante interesantes. Un sueldo fijo (no era especialmente bajo) y luego comisiones por contratos. Si era una portabilidad, la cosa se iba de madre y se pagaba realmente bien.

El gran problema.

Cuando estás trabajando para Movistar, te das cuenta de lo mal organizado que lo tienen todo, además a conciencia. Mientras hacíamos la campaña de captación de clientes, nosotros en el área metropolitana de Barcelona, te das cuenta de donde te has metido. Como mínimo, éramos 3 empresas haciendo esa zona, es decir, tres subcontratas de márketing lanzando el mismo producto. Aparte, los propios operadores directos de Movistar que, desde la centralita, también hacen la captación de clientes. Esto es un enorme problema, primero para nosotros mismos, que estamos viendo como el terreno está machacado y re machacado, porque en muchos casos, no éramos los primeros que pasaban por esa zona en fechas cercanas, y por otro, para el propio cliente, que tiene que ver como su espacio de confort, se ve “violado” repetidamente por gente molestándole para lo mismo. Y encima, a esto le sumamos las llamadas telefónicas de los comerciales para venderle lo mismo.

Las malas artes de todos.

Lo más jodido es cuando haces la calle, consigues un contrato, y vienen los listos de Movistar y te lo quitan. ¿Cómo? Pue sencillo. Los contratos que hacemos, se van directamente al departamento comercial de Movistar cada día. Casualidad de la vida, en muchas de esos contratos, cuando haces la revisión de pedidos confirmados y tramitados, alguno sale denegado. ¿Motivo? Movistar ya había contactado con ellos, con lo que como tiene prioridad, el contrato es de ellos. La primera vez que te lo hacen, te quedas con cara de tonto. Es la novedad, no te lo veías venir. Pero cuando ya no te la meten doblada…, descubres que sencillamente, lo que hacen es abusar de su posición dominante para quitarte contratos. ¿Cómo lo se? Porque evidentemente después de la primera, ya te aseguras de cuando te firman el contrato, preguntarles si han hablado con algún operador, y siendo la respuesta que no, cuando te llegan contratos no válidos, sabes que te la han liado.

La respuesta.

Lo más frustrante es ver como tu empresa, la que se supone que debe dar la cara por ti, no lo hace. Se achanta ante ese abuso de poder de la que le paga. En parte, a tiro pasado, puedo comprenderlo. Al final, no muerden la mano que les da de comer. Pero de cara a tu trabajador, quedas de pena, y evidentemente, minas su moral a nivel laboral. Y esto empeora cuando te lo hacen con portabilidades, que como dije, tienen una bonificación especial. Ahora mismo no recuerdo de cuanto hablábamos, pero era mucho dinero. Pongamos por ejemplo que cada contrato te da 5 euros, pues con la portabilidad la cosa se iba a 50, o algo así. El tema es que a mí me lo hicieron en diferentes ocasiones, con un par de portabilidades y con cinco o seis contratos. Todos confirmados que no habían recibido contacto de la operadora, y todos silenciados por mi empresa.

Facilidad de contratos.

Tengo que reconocer que en mi etapa de trabajando para Movistar, recuerdo la de trapicheos que los comerciales llegaban a realizar por firmar un contrato. Verdaderos trapicheos de cambio de datos, precios y demás movidas. En mi caso, no es por tirarme el moco, nunca tuve que hacer ningún tipo de trapicheo ya que tenía bastante facilidad a la hora de hacer las contrataciones. ¿Mi secreto? Conocer el producto a la perfección, saber cómo está el mercado, y tener una buena campaña de captación de clientes para conseguir el resultado que buscas.

Mi manera de operar.

A diferencia de otros, yo tenía claro cuál era el objetivo, conseguir portabilidades. Y para ello, iba bien equipado. En Barcelona, como en el resto de territorio nacional, las leyes hicieron que la competencia pudiera expandir su red de fibra antes que Movistar, y pasado un tiempo, ya pudieron operar. La cuestión es que yo tenía bastante facilidad para localizar a gente que tenía la fibra de Vodafone, que, para esa época, estaba bastante extendida por la ciudad condal. Quitarles clientes, incluso con posibles penalizaciones por tener permanencia, era muy sencillo. Siempre iba con un trozo de cable de fibra óptica y un trozo de cable de “fibra óptica” de Vodafone. En cuanto les mostraba la enorme diferencia de cables, y lo podían comprobar ellos mismos…, el 80% de ellos, indignados, me firmaban la portabilidad.

¿Por qué?

Para los que no sepan cómo funciona la fibra óptica de Vodafone…, estamos hablando de una empresa que hizo la expansión de una forma poco inteligente. Lanzaron su servicio de fibra llegando a ciertos puntos, y luego el acceso a las fincas lo hacían con cable coaxial, similar al cable de antena. Eso daba como resultado que todos aquellos clientes que estaban con ellos, habían sido engañados, y me extraña que no existiera una demanda colectiva (quizás sí que la hay). Te venden fibra, pero sin embargo no es fibra. Es cierto que, para la época, incluso a día de hoy, el resultado en cuanto a velocidades es igual o similar, pero están vendiendo algo que no es así. Por lo que, con una buena estrategia comercial como la que llevaba, junto con la profesionalidad de ir con el cable de fibra…, casi tenía garantizado al cliente.

Mucha devoción.

Pero al final, no nos engañemos, si tuve éxito en mi labor, no fue por otro motivo que saber lo que estaba vendiendo, conocer el mercado, las competencias y cómo funcionaba cada una de ellas, y por supuesto, tener algo de suerte. Al final, cuando das con una persona mayor, ya puedes saber lo que te dé la gana, que la respuesta más probable es la de “eso lo hace mi hijo o nieto, ya le diré”. Y ese ya le diré se transforma en llamada al 1004 y cliente que se llevan ellos habiendo hecho yo el trabajo. Pero hasta para eso tenía el terreno preparado y tenía unas tarjetas muy chulas con mis datos, para que me pudieran contactar.

Las llamadas.

En esto, tengo que decir que fui un poco zorro. Pero al final, o eres un poco así o te comen. El tema es que la “maravillosa” empresa para la que trabajaba, te hacían dar el número de la central, y es que como los trabajadores eran un poco viva la fiesta, un día no venían, otro estaba malos, otro se habían auto despedido, otro le habían despedido…, pues era un poco cachondeo. Con lo que los teléfonos móviles que nos daban, se quedaban allí y a la mañana siguiente los cogías cargados y eran rotativos. Al final, eran BlackBerry que únicamente se usaban para introducir los datos de clientes para la central. Pues bien, yo daba mi teléfono personal (un prepago que me compré para la ocasión) y así el trato era directo conmigo y no con el de la central que al final, hacía lo que le daba la gana. Es por eso que, en las tarjetas, salía mi número y no el general.

Tratar bien al cliente.

En mi caso, me preocupaba por los clientes mucho más que hacerles el contrato y hasta luego Lucas. Yo me preocupaba de saber si le habían instalado el servicio y si estaban contentos con la instalación. Al final, ese tipo de cosas me servía para garantizar que lo que estaba vendiendo no era un desastre, y porque siempre sacabas cosas interesantes de esas conversaciones. Alguno no tenía buena cobertura, pues gracias a interesarme, les acababa vendiendo un repetidor que también vendíamos y obviamente comisionaba. No era el objetivo, pero oye, ya que estamos…, si no le va bien por distancia al router…, que mejor que un aparato del cual me llevo comisión. Y al final, se trata de hacer bien tu trabajo, mucho más del mero hecho recaudatorio, y por suerte, para mis clientes, dieron con un buen comercial que se preocupaba de que todo estuviera bien.

El final.

Todo lo que empieza acaba, y en esta empresa…, no acabó bien. ¿Motivo? La ley y como se aprovechan de ella. La empresa tenía por contrato que pasado x tiempo, si cumplías objetivos, te hacían fijo. Pues bien, yo estaba cumpliendo objetivos sobradamente, y no es por tirarme flores, son datos que se podían comprobar. Pues bien, la empresa prefirió darme pasaporte y perder a un buen comercial que hacerme de plantilla. Increíble pero cierto. Es triste ver como las empresas se mueven por cosas tan chungas como no contratar a un buen trabajador porque no quieres ampliar plantilla, o porque ficharlo significa quitar a otro. Es muy duro ver cómo estás a pocos días de conseguir el objetivo marcado, que es ser de plantilla y tener unas condiciones laborales mejores y más estables, y te empiezan a dar zonas donde no hay fibra, que acaban de pasar a hacerla, y pasas de hacer de 5 a 10 contratos al día a no hacer ninguno. Expones la situación y te dan largas, y obviamente, llega el día D, y te dicen que la relación comercial se ha terminado y que gracias por todo. Eso duele, especialmente porque sabes que no te lo merecías y que es totalmente injusto. Pero señores…, así es la vida.

Conclusión.

En mi etapa de comercial a puerta fría, mientras he estado trabajando para Movistar, ha sido la mejor de las empresas para las que he trabajado, que han sido unas cuantas. La peor… Gas Natural. Esa empresa subcontratada para la que trabajé…, fue lo más. Te hacían firmar a nombre del cliente, contratos que estaban sin rellenar porque no se podían rellenar al ser condiciones que no se le habían comunicado, algo que evidentemente es ilegal. Me negué por completo a realizar este tipo de maniobra, y como os podéis imaginar, duré nada y menos en la empresa. Creo que dos semanas duré con ellos. Bajo ningún concepto, ni moral ni profesionalmente, estaba dispuesto a firmar contratos a nombre de otro, o a venderle un servicio con tarifas antiguas porque eran más económicas para luego ponerle las actualizadas. Gracias a empresas como esa (subcontrata), luego la gente desconfía de los comerciales, y con razón. Secciones: CANAL TELEGRAM //💰 CHOLLOS // ⛑AYUDA // 🎼MUSICA //💬COMENTARIOS

Producto destacado colaborativo.

Con la compra de productos en Amazon, viendo antes uno de nuestros enlaces, haces que Amazon haga un aporte económico a la web que sirve para que sigamos existiendo y hagamos mejoras. Bastará abrir éste o cualquier otro enlace que promocionamos y a continuación, buscar el producto que te interese. Visita Ayuda y descubre otras maneras gratuitas que hay de ayudarnos. Recuerda, ni pagas más, ni el vendedor gana menos. Los aportes a la web los hace Amazon.

 

¿Ganas de más?

Suscríbete a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir la mejor actualidad tecnológica.
* Escucha nuestros Podcast y vive la tecnología de otra manera.
* ¿Reseñas o comentarios? Por correo electrónico, en Comentarios Telegram o contacta conmigo directamente Telegram.
Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts

chevron_left
chevron_right

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentario
Nombre
Correo electrónico
Web

Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner