like

Todo por un like

 

El caso del Picasso destrozado.

Recientemente hemos vivido un nuevo bochornoso caso donde un ciudadano de origen angloindio, afincado en Murcia, destrozó un cuadro de Picasso valorado en casi 24 millones de euros. El joven, cuyo nombre es Shakeel Ryan Massey, de 20 años, había estudiado el Bachillerato de Artes Plásticas. Sus profesores le atribuyen ideas un tanto radicales en cuanto al arte, pero nunca llegaron a pensar que pudiera llegar a realizar un acto de esta índole. Actualmente se encuentra en prisión sin fianza a la espera de un juicio, que llegará cargado de especulaciones sobre el móvil que le condujo a realizar semejante acto vandálico. Que está desequilibrado ya está más que confirmado. Nadie en su sano juicio hace lo que hizo este niñato, y menos con sus aires de notoriedad. Todo lo que iba a hacer lo colgó en sus redes sociales, texto que a continuación paso a recordar. Hoy intentaremos determinar si todo vale por un Like.

 

Manuscrito del demente.

“Pensaréis que es impulsivo y de la nada, pero son más de tres años de planificación. Siento no haberme despedido de muchos de vosotros, los de mi pueblo, Salinas, Larios, Pablo Pulpo… La mitad me hubierais asesinado. No creo que llegue a ser uno de los mejores de nuestros tiempos, pero sí el más prolífico, y espero volver en un par de años habiendo conseguido todo lo que creíais que era capaz de conseguir y más”. El texto, firmado como “El indiako d’el Mirador” [una pedanía de San Javier] añade que “si queréis contexto, mirar (sic) noticias del @Tate (museo de arte)”, y concluye: “Viva Murcia y viva El Mirador”. Como veis en el texto, es un acto perfectamente medido y organizado. Con lo cual, no necesito que nadie determine si este chaval es un enfermo mental o un demente por naturaleza. Debe estar muchos años encerrado. Obviamente todo esto nos lleva a pensar que, por un like, una notoriedad, ser más popular en las redes sociales, o lo que quieras atribuirle, este hombre ha realizado una atrocidad.

 

Monumentos históricos profanados.

Son muchos los casos donde vemos que jóvenes (normalmente), cuelgan en sus redes sociales las locuras que hacen al colarse en sitios prohibidos, subirse a pirámides a pasar la noche y luego colgar las fotos, y cosas similares. Por un lado, tenemos que se están saltando la ley y deben ser castigados por ello. Veo justo que el país en cuestión no les deje volver a entrar, vamos que los tienen vetados. Pero creo que la cosa debería ir mucho más allá y que el propio país de origen del delincuente, debería ser el que le prohibiera salir del país por su falta respeto al de otros. Pero claro, estamos en Europa, con lo cual, sólo podría ser a países que no pertenecieran a la UE, y eso sería un castigo menor. Por otro lado, tenemos la diferencia entre el primer caso contado, y el de subirse a una pirámide. Está claro que no es correcto, pero sobre el papel, no hay daños, más allá que estás pisando un sitio sagrado, con siglos de antigüedad, y que tu acto puede suponer deterioro de las piedras o rotura. Con lo cual, en ambos casos me parece que debería haber castigo ejemplarizante, pero con obvias diferencias.

 

Solución al conflicto.

En ambos casos presentados, se suman el mismo objetivo. Notoriedad, el like, aceptación, repercusión… Hay que acabar con todo esto. Y la forma es sencilla, retirándoles la herramienta que hace florecer todo eso, las redes sociales. Si al demente que destroza el Picasso, o el loco que profana sitio sagrado para hacerse la foto, o el desgraciado que destroza un monumento histórico, le retiras las redes sociales, muy posiblemente no lo haga este tipo de locuras. Al final esta gente necesita destacar en estos sitios y las formas lamentablemente son esas. Si les retiras esa herramienta, durante un tiempo según la gravedad del acto, se acaba gran parte del problema. ¿Cómo hacerlo? Pues como he defendido muchas veces, con la ID única. Necesitamos una ID única que permita que esa gente que hace locuras por un like, sienta la presión de sus actos y las consecuencias que tendrá. Esa gente le da igual cárcel o pena económica, lo único que les interesa es su red social. Se le quita y fin al problema. Con una ID única, es decir una especie de DNI tecnológico, te ahorras el que pueda abrir libremente otra cuenta y siga haciendo de las suyas.

 

Los seguidores son incluso peores.

Que una persona esté enferma para creer que hacer un acto vandálico es una buena manera de conseguir notoriedad o un like, pues hasta cierto punto entiendo que es un enfermo y listo. Pero que todo aquel que le siga, de su aprobación con un like, me parece incluso peor. Porque se supone que es una persona cuerda la que le da like, y al final, acaba siendo el adulador que necesita el delincuente para liarla. Es decir, si tu haces una locura como la del cuadro de Picasso y te ven 200 mil personas y 190 mil te dan un dislike, posiblemente tengas un problema. O deberías tenerlo. Primero, mucho antes creo que deberían saltar las alarmas y que algún revisor de contenido mirase que pasa. Entiendo que no pueda retirarlo porque te cargas la libertad de expresión. Pero no se, quizás notificarlo a las autoridades sea un paso. Que sean ellos los que muevan ficha. Pero el problema viene cuando un loco hace algo así, y la gente encima empieza a darle al like. Están consiguiendo precisamente lo que busca ese loco, notoriedad. Entiendo que algo habría que hacer contra el que le da “me gusta” a cosas atroces.

 

Conclusión sobre el like.

Entiendo que las redes sociales estén llegando a la conclusión que retirar el like es lo mejor para evitar locuras en ciertas ocasiones. Instagram ya lo ha hecho y no me extrañaría que Facebook le siguiera el paso. Por otro lado, tenemos Twitter, que va a permitir publicaciones sin posibilidad de retwitt y similares. Al final nos encontramos que la herramienta de repercusión y difusión es perjudicial contra el sistema. Es triste, pero por culpa de unos pocos, el sistema diseñado para llegar a más gente y hacer máxima repercusión de cosas interesantes, acaba volviéndose en tu contra. No creo que los sistemas sean malos, simplemente que el ser humano es destructivo por naturaleza y siempre sacará la parte mala. Mientras las leyes no cambien y se adapten a las necesidades que tenemos, que son las de penas duras para el que delinque por buscar notoriedad, no habrá nada que hacer.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.

 

 

Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts

 

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner