Telegram y su actualización. Más vale nunca que tarde.

Telegram

Pues si señores, no es cuestión de dislexia, que la tengo. Es cuestión de resentimiento hacia una aplicación la cual he seguido, usado y publicitado y a cambio he recibido desprecio, dolor y abandono por parte de sus creadores. Hoy hay que hablar de Telegram y su actualización, y lo hago porque a los lectores hay que tenerlos informados, y la actualización que van a poner en breve tiene mejoras, y muy importantes. El problema es que estas mejoras, cambios o novedades vienen después de haber hecho mucho daño y de dejar por el camino cientos de usuarios como yo, el cual me tuve que ir viendo lo que estaba sucediendo en Telegram. Nadie pone en duda su nivel de seguridad, pero el problema es que tener un grupo en ese programa es algo parecido a jugar a la ruleta rusa (nunca mejor dicho por la procedencia del programa) pero con dos o tres balas como poco. A continuación daré más información sobre esto que digo y os pondré las novedades.

Tener un grupo de Telegram donde la gente puede meter a quien quiera, empezamos mal, para colmo introducen la invitación por link que encima dota al que entra de unos privilegios más que preocupantes, pero por si no fuera poco, y viendo que la cosa estaba muy descontrolada, aparecen los bots, una serie de códigos capaces de destrozar un grupo en menos de diez segundos. Y lo triste no es que todo esto ocurra, puesto que en otras aplicaciones reventar un grupo es quizás no tan fácil, pero casi casi, el problema es que te pongas en contacto con ellos y que no recibas respuesta alguna, que les expongas el problema y que ni un triste mensaje automático de estudiaremos tu queja. De qué sirve tener una aplicación muy segura si luego cualquiera te puede suplantar la identidad, malmeter o difamar en tu nombre. Entiendo que eso se hace en cualquier aplicación, el problema es lo fácil que lo pone. El resultado es que tenía un grupo Android bastante potente, que cada vez se hacía más conocido, que llevábamos la voz cantante en el sector, al menos a nivel del cual podíamos alcanzar, y que cada mañana entrar en el grupo era algo parecido a ver si todavía estaba entero.

Eso es muy duro, dejar muchas horas en algo que no sabes si al día siguiente todavía estará en pie, molesta, y mucho. Ahora resulta que los creadores de Telegram, después de infinidad de reclamaciones sobre lo que pasaba, y sobre la necesidad de cambiarlo para evitar que la gente se vuelva o la vuelvan loca, ahora sí que atienden a las demandas. Ahora llegan varios administradores, solo los administradores van a poder cambiar la foto o nombre del grupo, hacer que solo ellos puedan invitar a gente, aumentan el número de miembros, en definitiva, ponen orden en un descontrol absoluto. Y para postre lo que más me entristece es que seguramente todos acogerán estas novedades como fantásticas, y lo son, pero nadie se acordará de los que nos hemos quedado por el camino por culpa de la aplicación. Como comentaba el otro día, entré en un grupo porque se estaba malmetiendo y nombrándome, pues fue entrar y el susodicho de entrada mete mi apodo (Nick) y mi ID para ser localizado en caso de cambiar de apodo. Increíble. Como si no tuviera nada mejor que hacer que ir cambiando de identidad (que hay quien lo hace), pero encima la actitud prepotente y arrogante con la que hablaba de mi blog, claramente demostrando que en un pasado fue miembro del grupo y está resentido…, asustaba.

Por todo ello no descarto que acabe volviendo a Telegram, hay por suerte mucha gente buena que lo desearía, pero por desgracia los pocos psicópatas que hay por allí hacen demasiado ruido. No digo que en otras aplicaciones no estén, seguro, incluso podemos encontrar a muchos que están en los dos o más medios, pero sinceramente, la facilidad con la que en Telegram se hace daño y se ensucia la imagen de uno, en ninguna otra aplicación lo he visto tan claramente. Por todo ello, felicidades por las novedades que ya podemos disfrutar, pero sinceramente creo que es demasiado tarde para muchos que nos hemos cansado de ser ignorados y que en definitiva somos los responsables de que se tomen esas medidas. No creo que sean necesarias cientos de quejas sobre lo mismo para que se tarde más de dos años en poner solución. Así que por ello…, Telegram y su actualización…, más vale nunca que tarde.

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner