Robot Amazon Kiva, ¿amigo o enemigo?

amazon kiva

 

Amazon Kiva, el difícil reto de implementarlo.

Está claro que este tipo de robots es controvertido. Muchos pensarán que están para ayudar y otros que están para quitarnos trabajo. Pero lo que está claro es que han llegado para quedarse y que en el centro logístico de Amazon en Barcelona (Castellbisbal) ya los han incorporado. Se llaman Kiva y su función principal es la de automatizar la faena y ahorrar espacio. Desde Amazon aseguran que estos robots consiguen ahorrar un 50% de espacio, algo que para la mayor empresa de logística es elemental. Hoy toca analizarlo y que mejor que hacerlo con un profesional del sector de la logística. Hoy hablamos conmigo mismo, experto en este campo ya que la mayor parte de mi vida laboral me he dedicado a ello. Vamos al lío y ya para abrir boca os diré que yo soy de los que confía en este tipo de robots pero al 50%.

 

Amazon Kiva, lo mejora todo, pero reduce muchísimo el personal.

Amazon Kiva en términos generales diríamos que es un buen elemento para una empresa de logística. A nivel trabajador diríamos que es un enemigo, a nivel empresario que es el mejor aliado. Entre medias estamos el resto que deberíamos ver un punto intermedio entre todo. Como decía tengo amplia experiencia en el sector y creo que tengo una imagen muy clara y os puedo trasladar que es y qué pasa con este tipo de robots. A nivel empresario como decía es ideal. Un trabajador que no tiene bajas, ni reduce el rendimiento, no tiene vacaciones y trabaja de manera ininterrumpida. A nivel trabajador es un problema.

Quita muchísimos puestos de trabajo. Muchísimos. Si lo vemos como un compañero es igualmente malo. Te va a estar dando trabajo sin parar. No tendrá en cuenta que vayas a tope, o que estés malo y necesites un ritmo mas bajo. Con lo cual, a nivel trabajador, no existe beneficio en este tipo de robots. Si lo miramos como trabajo colaborativo tampoco, cierto que te facilita faena, pero no nos engañemos, lo que hace es darte más y más para que no pares de producir.

 

A nivel logístico es un producto excelente.

La manera en la que están construidos y como operan es sin lugar a dudas una obra de arte. El que ahorren un 50% de espacio no me parece para nada exagerado. Hay que recordar que hasta ahora nuestros centros logísticos cuentan en su mayoría con estanterías más o menos estándar donde caben por hueco tres palets. Cierto que se pueden configurar a tu gusto, pero por lo general, los huecos se usan para tres palets europeos. Tamaño que permite que por los lados sobre algo de espacio y permita ponerlos sin que toquen entre ellos. Este tipo de almacenamiento tiene un inconveniente, el desgaste.

La mala praxis de los toreros (mi profesión), que por estar apretados por los tiempos o por dejadez ponen mal los palets, los rozan,…, hacen que tanto palets como estanterías sufran. La mala colocación de la mercancía, exceso de volumen o demás, hacen que en muchas ocasiones se tenga más trabajo de reorganizar que otra cosa. Es por eso que, en ese aspecto, estos robots son muchísimo más eficientes y organizan mejor el espacio. Y hablo de esto sabiendo que estos robots solo transportan carga, y muy pequeña, pero igualmente, el traslado es más eficiente y organizado, un torero manipula peor la carga.

 

 

Prevención de accidentes laborales, algo interesante.

Todo centro logístico tiene un seguro (o debería) por el cual la carga está asegurada. Si el trabajador choca con el toro o tira la carga, en parte esa carga tiene un seguro que solucionará el problema. Los accidentes en los centros logísticos es algo común. La ausencia de unas normas de circulación claras hacen que los choques entre toros, rotura de materiales por frenazos o similar, sean bastante habituales. Con estos robots todo esto se soluciona. Los accidentes se reducen a cifras ridículas ya que están perfectamente sincronizados. Y me gustaría puntualizar que los accidentes en centros logísticos en la mayoría de casos se debe al estrés del trabajador por cumplir con los altos ratios que te exigen. Si no fuéramos tan apretados, la mayoría de estos accidentes se evitarían.

 

Conclusiones AAM sobre robot Amazon Kiva.

Da igual si nos gustan o no, llegan para quedarse. Lo importante es la regulación Siempre lo he dicho y siempre lo diré. Hay que controlar su expansión. Regular los que están y que paguen impuestos como el resto los pagamos. Solo de esa manera la situación de convivencia será posible. De otra manera, estamos abocados al desastre. Los empresarios siempre mirarán por lo suyo, y si no existen impuestos sobre estos robots, acabarán sustituyéndonos a todos. Los empresarios deberían pagar por cada unidad que tengan, solo de esa manera será posible una buena relación laboral. Veremos cuantas empresas empiezan a usarlos y como. Hay que tener claro que estos robots requieren de una fuerte inversión, reestructurar la empresa a todos los niveles y muchos no son capaces de ello. Pero está claro que a media plazo es una inversión muy buena.

 

[av_video src=’https://vimeo.com/113374910′ format=’16-9′ width=’16’ height=’9′]
chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner