reconstruir el planeta

Reconstruir el planeta (Soñando despierto)

 

Tenemos que empezar de cero.

He estado pensando en hacer una sección basada en ideas o cosas que me gustarían que se hicieran dentro del entorno tecnológico. Algo así como un “soñando despierto” o algún título similar que sea representativo de lo que quiero exponer. Cosas que podrían hacerse pero que no se hacen ni se harán. Otras que quizás si, y un poquito de todos esos sueños o fantasías tecnológicas que me acompañan por dentro. Así como un relato o vete a saber. Y eso me ronda desde hace semanas, cuando aparece una noticia de que en cerca de Cancún (México), se va a construir una ciudad forestal inteligente donde la tecnología está a doquier. Pues bien, cogiendo esa base y dándole unas pinceladas, se me ocurre que hemos hecho las cosas tan sumamente mal, que habría que reconstruir el planeta de cero. ¿Es posible? Por supuesto. ¿Se hará? Ni en los mejores sueños. Vamos a darle una vuelta al tema de reconstruir el planeta.

 

Reconstruir el planeta para sobrevivir.

Está claro que como especie viva hemos fracasado. Nos matamos los unos a los otros sin sentido alguno. Destrozamos el planeta sin que parezca importarnos. Somos el cáncer del planeta tierra y debería existir un remedio para que todo cambie. Seguramente un meteorito que actúe como hizo hace millones de años con los dinosaurios sería la mejor de las fórmulas, pero como tengo que pensar en positivo…, vamos a buscarle remedio a todo esto. Vivimos muy por encima de nuestras posibilidades, malgastamos energía de una manera descomunal. Lo tenemos todo terriblemente mal montado, y hay que cambiarlo todo, o casi todo. El petróleo es ese gran problema con el que nos encontramos. Necesario a día de hoy para casi todo, hasta para hacer jabón del pelo, que manda narices. Pero ese bien consumible y que se va agotando poco a poco, no durará siempre. Porque no empezar a prescindir de él. Las energías renovables son el primer paso.

 

Placas solares para todo.

Tenemos un astro impresionante que nos da la posibilidad de conseguir toda la energía que queramos y no lo estamos aprovechando ni al 5%. Es de locos que no sea obligatorio sustituir las plantas de energías varias por plantas de energía solar. O al menos que sean complementarias. Tenemos terreno más que de sobras para construirlas, para llevar la energía donde sea necesario, pero no se hace. Hay que resetearlo todo, empezar de cero y tomar como referencia de energía, el sol. Es posible y tenemos los medios suficientes para hacerlo, pero sin embargo, no se apuesta del todo por usar este sistema. Y esto lo vemos en cada nueva construcción, donde muchas si que es cierto que usan placas solares para consumos básicos como la luz de los espacios comunes, pero poco más. Hay que darle mucha caña al tema de la energía solar.

 

Reconstruir el planeta empezando por las ciudades.

Empezar de cero sería maravilloso. Una nueva oportunidad. Y eso es posible, o podría serlo pero hay que echarle mucha imaginación. Y lo que voy a plantear ya digo por adelantado que es una solemne locura y que es totalmente inviable aunque si se hiciera, otro gallo cantaría. Empezamos por la costa, Barcelona por ejemplo. Tenemos espacio más que suficiente para migrar sin que eso “afecte demasiado”. Si cogemos por poner un ejemplo, cinco kilómetros hacia la zona que no está urbanizada y empezamos de cero una ciudad nueva y sostenible…, podríamos empezar a migrar a la gente según valor de terreno y proximidad. Es decir, empezar a construir barrios, pero bien construidos. Edificios de x plantas con todo lo necesario para que sean autosuficientes y que generen la máxima energía posible proveniente del sol y del viento. Empecemos a lo Simcity. Manzana a manzana. Se me ocurre que sean edificios de cuatro plantas, cinco si me apuras. Cuatro por rellano. Las calles anchas, peatonales, sin circulación. Todo el tráfico subterráneo. Tanto metro como coches. Arriba mucho espacio entre edificios que estén de frente. Espacio equivalente a tres carriles. Para que todo quede ancho y veamos la luz del sol y no nos sintamos como en una ratonera.

 

Coches y metro por el subsuelo.

Pongamos los coches en el subsuelo, con sistemas de ventilación que neutralicen la contaminación si la hay. Porque obviamente uno de los requisitos de esta nueva urbe, sería el de obligatoriedad de coches eléctricos para poder entrar. Acceso al subsuelo mediante ascensores por el tema movilidad. Obviamente suministrados eléctricamente por centrales propias de luz solar o similar. Por debajo de la “vía de coches” pongamos el metro. Gratuito, por supuesto. Que se mantenga con los impuestos de los ciudadanos. Nada de pagar un abono para ver como los listos se cuelan. Volvamos arriba. El subsuelo más o menos ya está organizado. Todo repleto de cámaras de seguridad. Sistema de grabación interno con borrado automático a los 30 días si no hay requerimiento judicial. Fuera complejos, no te gusta estar vigilado, pues fuera de la urbe tecnológica.

 

Los edificios inteligentes.

Actualmente ya existen. Montemos esos pisos de cuatro o cinco plantas. Perfectamente canalizados para que los residuos que tengamos del día a día, vayan directamente por un conducto a la planta inferior, al subsuelo, donde una incineradora se encargue de destruir lo que toque. Y lo que quede, que un camión lo recoja en el subsuelo, dejando de dar por saco con los continuos ruidos de madrugada que tenemos actualmente. Las canalizaciones de los edificios que también sean para poner los aparatos de aire acondicionado en el terrado, perfectamente puestos para que no hagan ruido y molesten a los vecinos y obviamente conectados a los desagües para evitarnos tener que andar con garrafas y similares. Los pisos que tengan espacio hueco e insonorizado para que no molesten. Y ya que nos ponemos a fantasear, que cada piso tenga un sensor de ruidos que detecte cuando te pasas de la raya. Que sirva de señal para que en caso de denuncia, y sólo mediante ese paso previo, se pueda identificar al follonero y tomar medidas. Muchos de los problemas sociales empiezan por un vecino mamón que da por saco con la música a todo trapo.

 

Destruyendo lo que hemos hecho mal.

A medida que fuéramos construyendo nuestro nuevo hogar correctamente diseñado y estructurado, habría que ir destruyendo la zona vieja y mal parida. Así que fuera sentimentalismos, fuera complejos, todo lo que tenemos mal, fuera. Y llegamos a la parte conflictiva. Edificios históricos y monumentos. Pues bien, aquí lo más sensato es que si cumplen con ciertos parámetros, pues que se queden. Adaptar los edificios antiguos a una ciudad sostenible es posible, muy costoso pero posible. Aquí en Barcelona muchísimas construcciones nuevas se hacen dentro de edificios antiguos que no se destruyen. Se deja la fachada y todo lo de dentro es nuevo. Pues hagamos lo mismo. Y en cuanto a monumentos…, evidentemente no vamos a ponernos a destruir Sagrada Familia, Arco del Triunfo…, nos adaptamos. No es cuestión de hacer una ciudad simétrica y totalmente igual, que molaría. Así que todo más o menos estaría montado. Sólo nos quedaría trasladar a las familias según proximidad y condiciones adecuadas para poder mudarse al nuevo espacio sostenible.

 

¿Reconstruir el planeta es posible?

Pues tal como lo pinto, todo es color de rosa, pero evidentemente es algo imposible de ver. Primero porque nadie querría dar el paso de algo tan grande, segundo porque los ciudadanos pondrían todas las pegas posibles para no hacerlo. Sentimentalismos varios. Mala organización. Contratas y favores en el sector de la construcción. Antes de empezar el proyecto ya estaría todo tan corrompido que no habría por donde cogerlo. Así que todo este bonito sueño, queda en nada. No es posible. Nos tendremos que conformar con ver y leer noticias como la de esta ciudad bosque inteligente de las proximidades de Cancún. Que por otro lado, veremos si se llega a construir, pero bueno, la idea mola. Así que quizás la solución es que empresarios y grandes fortunas del mundo, empiecen a comprar tierras y fabriquen ciudades o pueblos sostenibles y que poco a poco la gente quiera ir a vivir a esos sitios.

 

¿Tiramos la toalla?

Es evidente que todo esto que planteo es imposible o prácticamente imposible. Con lo cual, quizás si empezamos por sacar una normativa que obligue que los nuevos edificios que se construyen, sean siguiendo unos parámetros sostenibles, mejor que mejor. Me refiero a lo comentado, espacio entre pisos que estén perfectamente insonorizados, sistemas de canalización para aire acondicionado y residuos, y que sean autosuficientes con placas solares que generen energía. También estaría bien que dejasen de vender coches gasolina y diésel. Y si no es posible, que subvencionen los eléctricos. No puede ser que te cueste casi el doble uno cutre. Y como lo de reconstruir una ciudad entera es inviable, quizás esos empresarios que tienen dinero para aburrir, podrían comprar fincas reformándolas por completo y haciéndolas sostenibles y que a cambio, los que le han vendido la finca, queden como inquilinos de por vida, con alquileres bajos y que suban lo que suba el IPC, y que las generaciones siguientes que vengan, sean bajo el mismo sistema. Nada de propiedades que nos vuelven locos y avariciosos. Todos a renta baja. Con edificios sostenibles no habría tantos gastos y serían totalmente viables. Fuera la especulación.

 

Conclusión sobre reconstruir el planeta.

Es imposible que llegue a pasar lo que propongo. El ser humano está muy corrompido y nunca podríamos ponernos de acuerdo en hacer algo así. Es mucho más factible conquistar nuevos planetas y colonizarlos. Eso si, se seguirá haciendo todo mal, pero da igual, será un planeta nuevo con mucha vida para quitar. Lo que está claro es que nuestro planeta se muere y que todo el mundo lo tiene claro. Pero granito a granito se intenta salvar en vez de hacerlo a kilos de salvamento. Seguimos con empresas y energías contaminantes que destrozan el planeta. No entiendo que si una empresa se sabe que contamina lo que no está escrito, como no se le obliga a cambiarlo de inmediato. Lo más que se hace es imponer sanciones. Mal asunto. No estamos actuando como debemos y luego pasa lo que pasa. El clima cada vez es más insoportable, desastres naturales que directamente estamos provocando nosotros y que se podrían haber evitado si nos ocupáramos del planeta. No tenemos remedio y cualquier idea que se nos ocurra para mejorarlo, vendrá otro salvaje y se la cargará. Muchas obras bonitas se hacen, pero lamentablemente cada tirita que ponemos al planeta, otro le hace un corte de diez centímetros difícil de curar con tiritas. Reconstruir el planeta es posible aunque muy difícil por nuestra culpa.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.

follow us in feedly

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner