pulsera inteligente

Pulsera inteligente rompecorazones

 

Mucho cuidado con la pulsera inteligente.

Hoy tratamos un caso real y muy curioso a la par que muy estúpido. Se trata de una pareja la cual el chico le regala para navidad una pulsera inteligente, concretamente una Fitbit, a su novia. La chica es una conocida reportera en Dallas. Pues bien, deciden sincronizarlas para hacer deporte mientras se pican el uno con el otro. Hasta aquí todo perfecto. El problema viene cuando la mujer, se percata que su marido no está en casa y que la actividad física de su novio se dispara a las cuatro de la mañana. Algo no cuadra. El chico hacia ejercicio, pero desde luego un ejercicio mucho más placentero que el de correr por las calles, y aquí lo dejo que no quiero ser demasiado picante. Obviamente se descubrió el pastel y la pareja se rompió. Eso si, la chica cuando se percató de lo que pasaba, no dudó en compartir el caso en las redes sociales, algo que personalmente me parece mal y que atenta contra el derecho a la intimidad del infiel novio. No se hasta que punto eso es demandable, pero bueno, tampoco es demasiado importante. El chico se lo pasaba bien y fue un poco tonto. Él mismo le dio las herramientas necesarias a su novia para quedar retratado.

 

Mucho cuidado con la pulsera inteligente.

Si es que el nombre te lo deja claro. Es muy inteligente y hay que ir con cuidado. Ya ni os cuento las que tienen GPS y demás movidas. Son el peor enemigo del infiel. Así que sobretodo, si vais a ser infieles, ser un poco inteligentes. Desactivar la pulsera para que no deje registros de lo que estáis haciendo. O como mínimo, no sincronicéis las pulseras con vuestra pareja para divertiros mientras hacéis ejercicio. Nunca se sabe cuando puedes pecar y acabar con una bonita historia de amor y de cuernos por culpa de una maldita pulsera inteligente. Así que ya sabes, precaución amigo… infiel. Obviamente esto hay que tomarlo con humor porque no tiene demasiado recorrido más. Creo que es lo mejor que le podía haber pasado a la chica ya que de otra manera, podría haber estado muchísimo tiempo, tener hijos, estar casados y al final, acabar descubriendo que su marido lleva una doble vida. Así que bien por la pulsera inteligente, ha salvado un posible fracaso a largo plazo.

 

Los relojes todavía son más peligrosos.

Si la pulsera inteligente es peligrosa, los relojes inteligentes todavía lo son más. Y es que en la mayoría de casos, tienen un montón de datos que pueden delatarte y dejarte con el culo al aire. Así que hoy en día, para bien o para mal, estamos cada vez más conectados y tenemos un montón de tecnología que nos delata. Y no sólo a nivel pareja, sino que a nivel vida también estamos totalmente localizados. Y ahora que digo esto, me viene a la menta la policía y lo poco cómoda que está con los medios de comunicación y como hacen hincapié con el tema de la triangulación. Ese dato nunca debería haber sido tan público y usarse tanto. Ahora tienen su faena más complicada porque los delincuentes premeditados ya toman medidas al respecto y dejan el móvil en casa o lo apagan. Por cierto, si eres un delincuente en potencia o por descubrir, recuerda que si apagas el móvil también se te puede acusar ya que pueden determinar que el asesinato coincide con un periodo de inactividad de tu terminal y cuadrar temas.

 

Conclusión sobre la pulsera inteligente.

Me hizo bastante gracia el caso, y para que negarlo, todos podemos caer en la trampa. Y no es necesario una sincronización con tu pareja. Perfectamente puedes tener una pareja psicópata o muy celosa que te controle el reloj, pulsera o móvil. Con lo cual, amigo infiel o mentiroso, mucho cuidado con lo que haces porque la tecnología te puede delatar. Hay que ser más inteligente que esa tecnología y saber adaptarte a ella. Así que si tienes una pareja aparte de la habitual…, deja el reloj en el coche o en casa porque tus aventuras pueden acabar con las maletas en la puerta. Con esto no intento defender o ayudar al amigo infiel, para nada, sólo es un consejo para que no se quede con el culo al aire. Ya que la lías…, hazlo bien. Respecto al tema de lo controlados que estamos…, hay que asumirlo con naturalidad. Desde el momento que conectas un aparato a la red, has perdido tu privacidad. Asúmelo con naturalidad y no te obsesiones con el tema. Como te pongas a rascar un poco, te vas a dar cuenta de lo terriblemente expuesto que estás.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.

 

 

Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts

 

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner