Protector en tu teléfono

Eterno debate el del protector de pantalla, carcasa y demás accesorios que rompen por completo, el diseño y millones destinados al I+D por las empresas. Vamos a ver hasta qué punto, es necesario llevarlos y como dependerá de muchos factores, siendo el más importante, el precio que pagamos por el dispositivo.

¿Protector sí o no?

En mi caso, he sufrido una evolución sobre el uso de protector. Hasta mi aterrizaje en Apple, mi concepto del protector era claro, no los usaba ni los recomendaba. ¿Motivo? En mi caso, me gastaba una media de 300 euros en un terminal, normalmente Xiaomi cada año y pico (de media). Mi tanto por ciento de caídas accidentales sale en negativo, con lo que no tiene sentido que ponga protector de cualquier tipo a un teléfono que nunca se me cae. Es por eso que siempre fui contrario a usarlos. Pero…, ahora tengo un iPhone, y eso supone un desembolso mayor. Lo que antes me duraba algo menos de dos años, ahora intento que me dure 5 o 6, con lo que, mi visión ha cambiado.

¿Por qué es diferente?

La economía doméstica de cada uno de nosotros, es determinante para hacer o deshacer cosas. A mí, si un Xiaomi de los que tenía se me hubiera roto…, pues me compro otro y no pasa nada mucho más allá del coñazo de gastar más dinero. Pero si se me cae el iPhone y se me rompe…, quizás comprarme otro puede ser un problema. No a nivel poder o no poder comprarlo, hasta ese punto no llego, pero sí que quizás, con el volumen de gastos que acarrea mi hogar, podría ser una complicación ajustar ese gasto. Por eso, lo que antes no me suponía un problema demasiado grande, ahora sí que podría generarme un problema.

El I+D.

Son los grandes damnificados de esta moda. Imaginaros que tu trabajo es desarrollar diseños cada vez mejores, más resistentes, y mil movidas más, para que luego vengamos nosotros y metamos un protector de pantalla, una carcasa o similares. Es un desastre, especialmente porque no tiene ningún sentido que te gastes mil euros en un teléfono y luego le pongas un elemento externo que te cuesta 2, 3, o 10 euros. Mires por donde lo mires, no tiene sentido. Algo en el proceso falla, y quizás toca pensar si nosotros estamos haciéndolo mal, o son ellos los que se equivocan.

La carcasa o funda.

Vamos a analizar los problemas que conlleva el tema de usar un protector. Existen varios, y empezaré por el que, para mí, es el más importante o determinante. La carcasa, funda o como queramos llamarlo, es determinante porque puede condicionar o determinar el uso de otro tipo de protector. En mi caso, tengo un protector cutre, de pocos euros, pero que tiene la ventaja de tener zonas sobresalientes en puntos clave. Por ejemplo, en la pantalla, pero eso pasa con todos. Al poner una carcasa, sí o sí, el cristal de la pantalla quedará por debajo, con lo que estará protegido. Pero también queda protegida la que, para mí, es la parte más importante. Las cámaras. Esto no tiene por qué pasar, pero en mi caso, pasa, quedan protegidas, algo que, para mí, es determinante. 

Protector de pantalla.

Aquí entramos en un conflicto de intereses. Yo en mi caso lo llevo, pero en muchas ocasiones he pensado en no hacerlo. El motivo es que como he comentado muchas veces, mi índice de caídas accidentales es casi en negativo, con lo que, con la carcasa, debería sobrar. Pero el tema de las micro rascadas…, me toca la moral. Miles de pruebas de resistencia aguantando de todo, pero luego tú lo llevas en el bolsillo y tienes micro rascadas. Por eso lo llevo, pero tengo que recomendar no usarlo, ya que el propio cristal del teléfono es lo suficientemente resistente y está preparado para aguantar lo que le hagas.

Protector de lentes.

Aquí sí que nos vamos a una parte importante. No los recomiendo. El motivo principal es que el cristal de esa zona es muy bueno, en muchos casos de zafiro que es muy resistente. Protegerlos podría parecer una buena idea, teniendo en cuenta que estamos ante una zona que, de rayarse, podría condicionar la calidad de las fotos. Y aquí es donde entra lo que comentaba antes, con una funda protectora que proteja (que evite que sobresalgan) los sensores, pues estaremos cubiertos. Si no lo protege, tenemos un problema. Esa zona quedaría expuesta ya que está en constante contacto con zonas varias, pero protegerlo supondría poner un elemento externo que podría condicionar la calidad de las fotos con sombras, reflejos o similares. Es por eso que no recomiendo su uso y buscar mejor otras alternativas.

Conclusión.

Usar carcasas puede dar como resultado calentamientos, al ser elementos externos, mayoritariamente no homologados. Aparte, las carcasas suelen almacenar mucho polvo y suciedad que dará como resultado que, junto al calentamiento, acabes deteriorando los materiales del propio teléfono. Pero, sin embargo, si tienes que usar un protector, yo recomiendo ese. El resto…, son perfectamente prescindibles. Lo mejor, sería no llevar nada. En mi caso, alguna vez he llevado el iPhone sin protección y es un lujo. Tacto, ergonomía…, todo es maravilloso, pero no me pienso arriesgar a que se me rompa un teléfono de 900 euros. Un seguro…, es una opción, pero en mi caso, no estoy por la labor de asumir un gasto extra habitual. Así que si tienes un teléfono de menos de 300 euros, yo creo que puedes asumir el riesgo de no llevar nada, si es superior…, mejor nos lo vamos pensando si te tiene que durar mucho.

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner