privacidad en facebook

Privacidad en Facebook, otro lío

 

Nuevo follón para el “caralibro”.

¿Sabéis el juego de la oca? De oca a oca y tiro porque me toca. Pues cada vez tengo más claro que cuando pienses en Facebook, lo harás de manera parecida. “de Facebook a Facebook, y lio que me toca”. Menudo año que han tenido. De nuevo, se han visto involucrados en un tema de seguridad, y en esta ocasión, es un tema muy grave. Estamos hablando de más de 267 millones de cuentas filtradas con nombres y apellidos, número de teléfono y el identificador. Todo ello sin protección alguna. Brutal. Concretamente han sido un total de 267.140.436 cuentas descubiertas. La mayoría de ellas en EEUU, con lo cual, veremos si no se sigue tirando del hilo y aparecen más ficheros. Lo más preocupante de esto es que se ha encontrado alojado en un servidor, sin contraseña o protocolo de seguridad que lo protegiera. Esto es terrible, porque estamos hablando de una información muy sensible, con lo cual, queda claro que la privacidad en Facebook es más que cuestionable. Ahora como suele pasar, se les impondrá una sanción y a seguir tirando. Lamentable. Este tipo de empresas ya tienen en su balance de resultados una columna de sanciones, y lo dan como válido. Tremendo.

 

hackers inmorales

 

Que pasa con la privacidad en Facebook.

Una empresa de tal magnitud no puede permitirse el lujo de cometer estos errores. No puede ser que aparezca una base de datos sin cifrar con este tipo de información. Recordemos que con el nombre completo y el numero de teléfono, te pueden hacer más que un roto. Con lo cual, es de esperar que se líe y gorda con el tema. Otro tema preocupante es que desde que se descubre la base de datos en el servidor, hasta que se retira, pasan demasiados días. Además, se sabe el proceso. Se indexa el 4 de diciembre, es decir, cuando se sube al servidor. El día 12 fue posteada en un foro de hackers. Finalmente, el día 14 se da parte de lo sucedido para que se retire. Hasta que lo han retirado, han pasado 5 días, tiempo excesivo para que esto corra como la pólvora. Igualmente, no es algo preocupante, porque desde el momento que alguien la baja…, eso ya es incontrolable.

 

La información es oro puro.

Si algo es preocupante en la privacidad de Facebook, es que les damos demasiados datos. En el mundo actual, los datos de las personas, son más valiosos que el oro. Y no exagero. Tener una base de datos con nombres, apellidos y numero de teléfono es tener una base de datos muy importante. Se pueden hacer muchísimas cosas con este tipo de datos. Y el problema mayor es que a diferencia de otras cosas, como cuentas de correo o dirección, que pueden modificarse más a menudo, el numero de teléfono suele mantenerse por años, con lo cual, es un dato muy importante. Por no hablar de lo que pueden hacer teniendo el nombre completo. Pueden empezar a triangular y de entrada sacar el correo electrónico, que en muchas ocasiones es como el nombre o se le parece. Y como tengan ya la suerte de cuadrar ese dato…, el lío puede ser mayor. Seguro que los hackers se están frotando las manos con esa base de datos.

 

Nos hemos vendido muy baratos.

Tener clara una cosa, has vendido tu vida al diablo a cambio de nada. Es así de cruel. Salió la red social y todos caímos en masa a sus encantos. Todo era perfecto. Muchos, entre los que me incluyo, conseguimos volver a ver a compañeros de la infancia a los que no veíamos desde hace muchos años. Eso es magia. Allí, la privacidad de Facebook no era importante. Se estaba montando el imperio. Tú eras lo importante. Tus historias tenían importancia. Todo era color de rosa. Pero empezó a funcionar la maquinaria de hacer negocio con tantos y tantos datos que se almacenaban. Las oportunidades comerciales se multiplicaban y obviamente las aprovecharon. Tus historias ya no les importaban tres pimientos. Sólo importaba poner más y más publicidad, como no, enfocada a tus preferencias, que como las tenían, era sencillo. A día de hoy, la red social no tiene nada que ver con la que conocimos en sus inicios. Pero la gente sigue en ella. ¿Por qué? Pues sencillamente porque al igual que el sentido de esa red ha cambiado, nosotros también hemos cambiado. Ahora se usa para cotillear, para vender una falsa imagen, para espiar, insultar, y de todo menos para lo que se creó.

 

Conclusión sobre la privacidad en Facebook.

Por más líos que tengan, la red social no para de ganar y ganar dinero. Y cada vez más. La gente debería tener claro que es y lo que supone estar allí. Y ahora ya da igual si te vas, ya lo tienen todo. Tus datos por mucho que hagas ya han corrido. Ya les pueden poner multas mil que van a seguir haciendo lo que quieran. El negocio de la publicidad mueve miles de millones. Y es increíble, porque a mi parecer, es una burbuja que algún día tendría que reventar. Internet y la publicidad cada vez está peor y me niego a creer que es un modelo aceptable. Buscar cosas en Google cada vez se hace más peligroso. Porque luego vas a entrar a sitios web donde te van a estar promocionando ese artículo. Y eso, en teoría se tendría que haber acabado, pero para nada, es todavía peor. Para estas navidades miré durante una semana cada día en una web, un producto que quería comprar. Miraba si bajaba el precio. Pues bien, ahora de cada diez páginas que visito, ocho tienen publicidad de esa página y de ese artículo. Eso no es normal. Por no hablar de cuando lo haya comprado, donde sea, seguiré viendo esa maldita publicidad. Es de locos. Facebook no es lo que era, asúmelo y toma medidas. No les sigas dando información, y la que tienen, redúcela al mínimo. Vales más que cero.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.

 

 

Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts

 

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner