Saltar al contenido

LaTeclaTec

Dando con la tecla

Telegram da un paso peligroso

15 abril, 2021
Telegram

 

No me voy a andar con rodeos. Telegram es mi aplicación de referencia. Es vital para mi, pero no por ello voy a defenderla a muerte. Si hace las cosas mal, hay que decirlo, y en esta ocasión…, no puede ser menos. Telegram da un paso peligroso haciendo algo que no es la primera vez que ocurre, y que en otras ocasiones ya hemos criticados. Si otros lo han hecho y los hemos puesto a parir…, no va a ser Telegram menos, aunque que vaya por delante que lo entiendo, y creo que Google debería empezar a pensar en lo que está haciendo. Vamos a analizar lo que ha pasado para que veáis el problema en cuestión.

 

¿Qué ha pasado?

Telegram ha lanzado una versión APK desde su web, para que puedas descargarla directamente sin tener que pasar por Google Play. Esto a priori tiene sus ventajas, como que todo es mucho más rápido o que no hay intermediarios. Pero tiene otras muchas cosas negativas, como que se salta el protocolo que, hasta ahora, para bien o para mal, ha regido nuestro día a día en Android. Esto a priori, no debería ser un problema, pero en la práctica, si que lo es, y da como resultado un descontrol absoluto de las aplicaciones que tenemos. Se instaura el libre albedrío, y si algo tiene Android a día de hoy, es mucho de eso, así que solo falta meterle un poco más de picante a la receta. Pero soy un hombre tecnológico, y en este caso…, estoy dividido. Por un lado, no veo bien que lo hagan y por otro me parece genial. Es un tema complejo.

 

Ventajas de este formato.

A priori, lo que busca Telegram con este movimiento, es saltarse las restricciones de Google con ciertos chats y bots que tienen. Si usas la app de Google Play no tendrás accesos a ellos, mientras que con la otra versión si que los podrás usar. Es algo muy relativo, ya que seguramente, el 95% de los usuarios, en este aspecto no van a notar apenas diferencias. Lo que os comentaba antes es una obviedad, las actualizaciones van a llegar antes y sin restricciones de políticas. Esto tiene su parte buena y su parte mala como comentaremos más adelante, pero ya os adelanto que no me parece una ventaja ya que tendrás que depender de entrar en la web de cada desarrollador para saber si hay actualizaciones. Lo que si que es una ventaja es ahorrarte las restricciones de Google. Esto es una ventaja, por supuesto, pero se puede volver en tu contra ya que precisamente esas restricciones son las que hacen que todo fluya en armonía.

 

Inconvenientes.

Lo que comentaba antes, el libre albedrío tiene como consecuencia el descontrol de todo. Las restricciones de Google nos pueden gustar más o menos, pero están por algo. Y llevamos más de una década viviendo en armonía en Android precisamente porque las normas que nos imponen, funcionan. ¿Qué se deben cambiar? Pues seguramente si. Creo que Google debería bajar un poco el listón y ser más permisivo. Pero para nada creo que sea una fórmula correcta ya que ahora, imaginemos que todos los desarrolladores optan por lo mismo. Ponen sus versiones en la web para que las descargues libremente sin el control de Google. Esto puede ser una locura. Tu terminal estará totalmente descontrolado y vulnerable a lo que quieran hacer. Por no hablar de la rapidez de las versiones, es cierto que te llegan antes, pero más cierto es que si en la propia app no te avisan de que hay una versión nueva, difícilmente vas a estar entrando en la web de Telegram, en la del vecino y en la de todos los que obtén por el mismo sistema. De Telegram seguramente nos fiamos, pero…, ¿lo hacemos de todos? Telegram da un paso peligroso porque va a tener a dos tipos de usuarios, los que no tienen restricciones y los que las tienen. Todos en el mismo sistema, pero con dos versiones diferentes. El punto que más me preocupa es el descontrol ante cualquier peligro de incursión de código malicioso, malware o demás que en Google está más controlado y en webs externas, no.

 

Dos versiones para dos tipos de usuarios.

Esto pese a que puede ser malo, a mi me parece interesante. Por un lado, tendremos a los usuarios que quieren exprimir al máximo sus versiones. Los que tengan la versión web, tendrán un Telegram más potente, sin censuras de ningún tipo. Es como si tuvieran una versión Beta, o una versión pro. Perfectamente pueden convivir ambas, entre otras cosas porque apenas van a tener diferencias. No se van a diferenciar por prácticamente nada a simple vista, con lo cual, es un mal menor. Pero por dentro…, la cosa cambia. Mientras los que tengan la versión Play Store estarán seguros de que nada raro debe pasar, los que tengan la otra versión nunca podrán decir lo mismo. Quien les asegura que el código interno de la app no lleva una secuencia que active un modo espía o vete a saber. Obvio que es complicado porque el código puede ser visto por cualquiera, y lo detectarían. Pero nunca se sabe.

 

¿Qué debe hacer Google?

Son los que están mas afectados con este movimiento. Google lleva años coqueteando con la revolución de los fabricantes por las continuas restricciones que ponen en su sistema y lo poco dados que son a que les modifiquen cosas. Con los desarrolladores tienen otra guerra, pero hasta ahora era más la guerra por las reparticiones de las ganancias, que son, desde el punto de vista de los desarrolladores, abusivas. Telegram da un paso peligroso porque es una aplicación muy potente, y esto va a hacer que otros tomen el mismo camino, quizás. Hace un tiempo ya lo vimos con Epic Games, a la cual pusimos a caldo y con razón. Ahora no hemos hecho lo mismo con Telegram, y muchos podréis pensar que somos injustos. Pero para nada, existe una gran diferencia. Epic Games lo hizo por el egoísmo puro y rudo de ganar más dinero. Lo de Telegram no tiene nada que ver con el dinero, tiene que ver con restricciones. Me parece una razón mucho más loable que la de Epic.

 

La cosa acabará mal.

Lo de Android tiene toda la pinta de acabar reventando por algún lado. Son tantos los frentes abiertos que tienen, que al final la cosa acabará mal. Y creo que habrá sido merecido. Android es el sistema por excelencia. Pero el haber estado en el momento correcto y conseguir un sistema que después de ser moldeado, ha sido la referencia, no debería darte la licencia o el derecho a ser un caudillo. Creo que Google debería ser mucho más abierto a modificaciones, a escuchar a los fabricantes y a los desarrolladores, y a ceder un poco en sus pretensiones ya que al final, todos hacen que el sistema funcione. Como los desarrolladores empiecen a ir por libre, y hagan lo mismo, lo de Telegram da un paso peligroso se convertirá en Telegram enseñó el camino peligroso. Google debe frenar esto de alguna manera. Sus restricciones en términos generales son buenas, pero quizás en algún punto podrían ceder un poco para precisamente, evitar este tipo de rebelión.

 

Apple.

En mi cabeza veo una manzana mordida, sentada en el sofá, comiendo palomitas viendo la que hay liada en Android. En Apple nada de esto ocurre. Si lo comparamos con una dictadura…, Apple es el caudillo. Se hace lo que dicen y nadie replica. O si quieren replican, pero no van a tener respuesta. Se hace lo que dicen y como dicen, y si no te gusta…, te vas a Android que allí haces lo que quieres. Es lo que hay. Nos puede gustar más o menos. Yo personalmente que lo vivo desde dentro, tengo que reconocer que, en muchos aspectos, es una jodienda. Pero al final, en términos generales, tengo que decir que me gusta el sistema cerrado de Apple, que al final es cierto que se encuentran a faltar cosas, pero no tantas como la gente se imagina, y sobretodo, vivimos en un entorno más estable, sin tantos cuchillos volando. En eso, hay que reconocer que Apple lo tiene muy bien trabajado. Todo bajo control, con restricciones y obligaciones que debes cumplir. Todo está mucho más controlado.

 

La autopista de peaje.

Apple y Android es como una autopista con o sin peaje. Apple es la autopista con peaje, donde cada x tiempo tienes que parar, levantan la barrera, y pasas. Eso genera colas, y hace que todo sea más lento. Android es más la autopista sin peaje. Todos pasan a lo loco y nadie controla nada. Pero al final, hay un accidente y la montonera de coches generan el atasco mundial mientras que en la autopista por donde va Apple, como tiene barreras, si hay un accidente, cierran y no pasa más gente. Al final es elegir un camino, el del libre albedrio sin control alguno y veremos lo que pasa. O el camino donde hay barreras, que controlan lo que pasa, y si más adelante algo ocurre, te paran antes para evitar el colapso. Me gustan las dos carreteras. Vivir en la locura mola, pero al final te cansas y un poco de tranquilidad mola.

 

 

¿Ganas de más?

Suscríbete a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir la mejor actualidad tecnológica.
* Escucha nuestros Podcast y vive la tecnología de otra manera.
* ¿Reseñas o comentarios? Por correo electrónico, en Comentarios Telegram o contacta conmigo directamente Telegram.
Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts