Saltar al contenido

LaTeclaTec

Dando con la tecla

El peligro del NFC

21 septiembre, 2020
nfc

 

Siempre he alabado este sistema y es el que uso. Pero lo hago en unas condiciones ventajosas frente por ejemplo, mi mujer. Hoy os quiero comentar un tema vivido personalmente y el peligro que tiene. Un tipo de estafa que por suerte no está muy de moda, o al menos, no tenemos noticias de ello. Hay que tomar medidas y proteger a los usuarios frente a los peligros que existen con el NFC. Vale, estáis más perdidos que un mono en el desierto con una brújula. Voy a introducir un poco el tema. Pagos con móvil, NFC, estafas…, todo esto es lo que vamos a tratar en el artículo de hoy. Porque si el NFC es un sistema excelente, también es cierto que el peligro del NFC existe, y parece, por lo que estoy viendo, que las empresas se lo están poniendo fácil a los malos. Empezamos, pero antes…, os recuerdo que podéis escuchar mis podcast. Vivir la tecnología de una manera diferente es posible, con la voz de quien escribe los artículos. Os espero.

Ir a descargar

Pago con móvil.

Yo tengo este sistema de pago desde hace unos dos años que tengo el iPhone. Tengo que decir que el NFC cambió mi vida por completo, y no exagero. En la actualidad, no llevo cartera, algo que hace dos años, era impensable. Ahora voy con el DNI y el abono mensual del metro. No llevo la cartera por varios motivos. Primero por comodidad. Segundo, porque así no me la roban, aunque es cierto que nunca me la han robado porque soy muy cuidadoso. Por último, no la llevo porque a día de hoy creo que estamos tecnológicamente preparados para no tener que llevarla, pese a que por desgracia, esa preparación no se cumple y muchos trámites y sitios seguimos necesitando de tarjetas que llevamos en la cartera. Pero me da igual, soy un rebelde y lo he dejado todo de lado por culpa del NFC. Me ha costado algún que otro disgusto este cambio de forma de vivir, por ejemplo en gasolineras donde todavía no están adaptados a esta forma de pago, pero bueno, en general no suelo tener problemas.

El peligro del NFC.

El peligro en cuestión del que hablo es en el pago con el móvil mediante este sistema. Yo en el iPhone lo tengo configurado para que cualquier pago, independientemente de la cuantía que tenga, me pida código o huella. Esto es elemental en lo que os voy a contar. ¿Motivo? Las estafas que se pueden dar de no tenerlo así. Y os expongo el caso personal vivido para que se entienda. A mi mujer le regalé el otro día el Poco X3 ya que tiene NFC y por características me pareció que para ella es un teléfono más que adecuado. Pues bien, estaba entre Google Pay y LaCaixa Pay. Se decidió por la segunda opción ya que la vio más funcional para lo que hace ella. Pues bien, pese a que espero y entiendo que debe existir algún ajuste que le permita hacerlo…, no tiene seguridad en compras inferiores a 50 euros. Porque recordemos que el límite para no pedirte PIN en las tarjetas, estaba establecido en 20 euros, pero se ha cambiado a 50. Esto supone un peligro de seguridad y unas posibles estafas que son muy preocupantes y que os detallo ahora.

 

Las estafas que se pueden producir.

Si tienes los pagos con el móvil, existe un peligro del NFC que tenemos que tener presente. Os voy a poner en la situación. Vamos en transporte público, mucha gente, tienes el pago en el móvil como lo tiene mi mujer actualmente, se te pone al lado una persona al lado y cuando bajas te han cobrado 20, 40, 60, 100, 200, 400…, cualquier cantidad. ¿Qué ha pasado? Pues que esa persona que tenías al lado, iba con un datafono en la bolsa y te ha cobrado poniendo cantidades aleatorias. Al no tener código y ser inferior a 50…, te pueden hacer un roto importante. ¿Manera de evitarlo? Tenerlo como lo tengo yo en el iPhone. Sea 1 euros o sean 200, me pide código de seguridad o huella. Y si pensáis que es un método muy extremo…, nada más lejos de la realidad. Los datafonos van todos con tarjeta SIM, es decir, son como un móvil. Existen modelos que son extremadamente pequeños y manejables, con la cual cosa, te la pueden liar muy gorda. Seguramente no se habla de esto, porque no interesa, o porque no es recomendable crear alarma social, pero existe el riesgo.

 

Seguridad por bandera.

Cualquier aplicación de pago con el móvil, debería tener la seguridad por bandera. Es cierto que el registro de las tarjetas y sistemas de seguridad para evitar que cualquiera entre en tu app y te la líe existen, pero con el detalle de no poner visible o configurado que cualquier pago te pida código…, me parece un tremendo error. Es cierto que luego los seguros se hacen cargo y que todos tienen un tanto por ciento de estafas que asumen como normales, pero sinceramente…, es una estafa muy sencilla de realizar al igual que es muy sencilla de evitar. El peligro del NFC existe y creo que es un sistema que debe llegar para quedarse y este tipo de problemas que pueden surgir le puede penalizar demasiado.

 

¿Tan peligroso puede ser?

No. Una cosa es que os comente lo que puede pasar y otra que pase. El NFC es una tecnología que permite el pago (entre otras muchas cosas) con el dispositivo que lo incorpore. Pero es un sistema de corto alcance, es decir, tiene que estar a escasos centímetros para que funcione. Si estás a más de 20 cm ya no te lo detecta. Pero es evidente que la estafa que os comento es posible ya que en el metro, fuera de la situación que estamos, existen aglomeraciones y pasar rozando a otra persona es algo habitual. Pero como usuario del servicio, me sabría mal que su expansión se frenara porque empiecen a darse casos como el que comento. Y callarme la posible estafa seguramente ayudaría a no dar ideas, pero evidentemente el amigo de lo ajeno es bastante más inteligente que yo o cualquiera de nosotros y seguramente ya hace años que lo ha pensado o que lo está ejecutando. Es por eso que lo comento, para el que use este sistema que sobretodo, ponga o busque la opción de seguridad para cualquier compra. Y si no lo tiene…, no usarla ya que tendréis la alternativa que tenga la opción.

Más allá del pago con el móvil.

El NFC es un sistema que lamentablemente usamos mucho menos de lo que podríamos. Es cierto que el máximo “socio” del NFC es el pago con el móvil. Pero existe mucho más allá de esto. Por ejemplo, es un sistema que permite la transferencia de información mucho más rápido que el Bluetooth. El sistema es tan sencillo como elegir el video, foto o archivo a compartir, enviarlo por NFC y juntar ambos dispositivos. Pero sin embargo, entre la falta de facilidades al hacerlo, tener que usar programas externos o complejas rutas para llegar a algo sencillo, hacen que no esté muy extendido su uso. Otro sitio donde se podría o se debería usar es en el transporte público. Poder usarlo facilitaría mucho las cosas, pero no se usa, y ahora que se empezará a usar…, se hace mal ya que será con una tarjeta propia del transporte y no mediante el móvil que sería mucho más cómodo. En conciertos o eventos también se podría usar, pero tampoco se hace. Entre dar un tiket o entrada y que la verifiquen y poder pasar tu dispositivo con NFC y validarlo… no hay color. Pero ya sabemos que en este país, el tema de evolucionar cuesta. Y así con infinidad de funciones que se podría usar y no se hace. Pulseras, relojes y móviles con NFC nos harían la vida muy sencilla, muy rápida y cómoda, pero como hay que adaptarse a ello, mejor no lo hacemos y seguimos anclados al pasado. Al menos ya no está el revisor con esa especie de aparato que le hacía un agujero al billete conforme habías pagado. Algo hemos evolucionado.

 

Las etiquetas NFC.

Deberían ser las que más se comercializaran, pero sin embargo, como todo entorno al NFC, cuesta. Venden etiquetas NFC que permiten configurarlas con la función que más te interese. Esto es una pasada porque por ejemplo, imaginemos que ponemos una al entrar en casa que active el Wifi, otra en el dormitorio que active el modo silencio o dormir, y así sucesivamente. Eso es posible y es una de las grandes funciones que tenemos con las etiquetas NFC. También existe la posibilidad de usar una especie de etiquetas NFC que te permitirían usar tu móvil para pagar como si tuvieras NFC de serie. Al final, el NFC lo usamos todos desde hace tiempo ya que las tarjetas de crédito que ahora ponemos encima del datafono y antes teníamos que introducir, todas usan esta tecnología.

 

Sacar dinero con NFC.

Es otra de las grandes ventajas del NFC. En este caso no hablamos de peligro del NFC sino todo lo contrario. La verdad es que en la actualidad saco poco dinero del cajero. Esto es una buena señal porque quiere decir que no gasto. Pero no es exactamente ese el motivo, sino que ahora pago todo con la tarjeta. Animo a que todo el mundo lo haga ya que el efectivo lleva consigo más robos, estafas y demás. Si todos pagáramos todo con tarjeta y nada en efectivo…, existiría menos delitos de blanqueo de capital y demás. El tema sacar dinero del cajero. Todos los que he tenido la suerte de acudir lo tienen. Hablo del NFC. Pones el móvil en el cajero y sacas o haces operaciones como si metieras la tarjeta. Con esto nos ahorramos el tema de que te clonen la tarjeta y puedan hacerte un roto. Os parecerá complicado, pero la manipulación de cajeros es algo más habitual de lo que podemos pensar. Con el NFC eso no ocurre ya que no introduces ninguna tarjeta. Si que es cierto que en algún momento pones el PIN, pero no existe registro que puedan captar y suplantar tu identidad ya que todo va codificado.

 

Conclusión del peligro del NFC.

El NFC es un sistema increíble que nos ofrece un montón de posibilidades. Actualmente podríamos ir en transporte público, abrir las puertas de casa, fichar en el trabajo, entrar y arrancar el coche, entrar en eventos, y un montón de cosas más, con nuestro dispositivo con NFC. La pena es que sólo nos quedamos en la superficie y no rascamos un poco. Y encima tenemos el peligro del NFC que os comentaba, entre otras timos o estafas que pueden haber. Es decir, tenemos un sistema que ofrece infinidad de posibilidades y que no las aprovechamos, nos quedamos en un 5% de su uso, y encima lo dotamos de vulnerabilidades que permiten su uso fraudulento. Una pena. Esto es un toque de atención a aquellas entidades bancarias, como LaCaixa, que tienen una app para pagar que no te informa o te da como prioridad, la posibilidad de obligar a poner PIN o huella para cualquier pago. Es un paso elemental y que te da una tranquilidad espectacular. Yo desde que uso NFC para pagar con el iPhone…, mi vida a cambiado, y no es exagerado. Ni cartera ni preocupaciones de posibles cobros indebidos. El móvil siempre lo llevo encima. Si viene un listo a hacerme el truco del datafono, no le irá porque no pongo el código de validación. Así que sí, existe el peligro del NFC pero con un poco de precaución es más que suficiente.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.

 

 

Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts