Oculus Go, la realidad virtual se revoluciona

 

Hugo Barra toma la palabra, silencio por favor.

Este artículo será especial para mí. Por un lado, voy a tener que tratar un tema que personalmente no me gusta. La realidad virtual. No me gusta porque se lleva al campo del ocio y entretenimiento cuando le daría un uso más profesional, pero bueno. Por suerte por otro lado voy a hablar de Oculus Go, las nuevas gafas de realidad virtual de la empresa que fue adquirida por Facebook. Y, ¿quien está al mando de la división de realidad virtual…? ¡Correcto! Hugo Barra. Lo siento, soy muy fan de Hugo. Y no por haber sido un referente en Xiaomi, que va, es porque este hombre por donde pasa arrasa con su manera de entender la tecnología y lo que se llega a involucrar.

Facebook toma la delantera en la realidad virtual.

Sin duda alguna las Oculus Go han llegado haciendo mucho ruido. ¿motivo? Sencillamente porque ofrecen algo diferente a lo que hay hasta ahora. Si la competencia más directa, Gear VR de Samsung y Dadydream de Google necesitan de terminales incorporados para poder vivir la experiencia, y además terminales de gama alta, las Oculus Go no necesitan móvil. Es la gran diferencia que hace de estas gafas especiales. Por otro lado, su precio. Mientras la competencia está en los 100 dólares aproximadamente, las Oculus Go estarán sobre los 200 dólares. ¿Más caro?, sí, pero recordad que no necesita móvil. Las otras en conjunto son 100 euros más otros 600 en adelante para disfrutarlo ya que con gamas inferiores no van.

 

[av_image src=’https://androidealmando.com/wp-content/uploads/2017/10/oculus-go-1.jpg’ attachment=’12919′ attachment_size=’full’ align=’center’ styling=» hover=» link=» target=» caption=» font_size=» appearance=» overlay_opacity=’0.4′ overlay_color=’#000000′ overlay_text_color=’#ffffff’ animation=’no-animation’][/av_image]

 

Hugo Barra deja su sello desde el día uno.

El precio no es que haya aparecido por amor al arte. Hugo Barra ha tenido buena universidad, y presentar productos a costes muy reducidos es la clave del éxito que Hugo pudo exprimir codo a codo con el CEO de Xiaomi. Las Oculus Go contarán con el catalogo existente para la realidad virtual, incluyendo el de la competencia Gear VR porque es compatible. Con lo cual, el catálogo con el que arranca es bueno. En cuanto a la presentación, la puesta en escena y como no, el vicepresidente de realidad virtual de Facebook y máximo responsable de Oculus, de diez. Vale, soy muy fanático incondicional de Hugo, pero es lo que hay. Respecto a Oculus, recordemos que es la empresa que compró Facebook por una millonada, y que hasta ahora ha pasado más con pena que gloria.

 

[av_video src=’https://www.youtube.com/watch?v=PC00b3uh82Q’ format=’16-9′ width=’16’ height=’9′]

 

Facebook toma el mando de la realidad virtual.

La presentación no se iba a quedar allí, Mark Zuckerberg salió a escena para marcar territorio (bueno, lo cierto es que antes estaba Mark), para demostrar quién es el p..amo, para lanzar novedades interesantes, que lo son. Déjenme decir que…, menudo tándem. Zuckerberg y Barra, menudo equipo. De Facebook…, novedades importantes. La realidad virtual sin gafas está al caer, o lo que es lo mismo, estados de Facebook en realidad virtual. No en 360 que eso ya existe, no, hablamos de otra cosa. Podremos ver la imagen desde diferentes planos, girarla, acercarla o alegarla, eso sí, con condiciones. Tendrá que ser con software compatible de Oculus, así que veremos qué pasa.

 

La realidad virtual va muy lenta.

No me sorprende, no me disgusta que suceda. La realidad virtual sigue siendo a día de hoy un gran desconocido. Acepto que he probado juegos de realidad virtual, y he flipado. Siempre me posiciono en contra. Pero no por lo que es o lo que consigue, básicamente lo hago porque sé que va a caer en manos equivocadas y se crearan locos, asesinos y suicidios. ¿Suena fuerte? Lo sé, pero realmente lo creo. Los juegos de realidad virtual son peligrosos. En malas manos o mentes pueden resultar peligrosos. Ver jugadores que jueguen 20 o 30 horas seguidas será un clásico, y eso es peligroso.

Sin ir más lejos, mi vista no está preparada para aguantar mucho rato la realidad virtual. Todas las veces que la he probado me he ido con un buen dolor de cabeza. He percibido como mentalmente he salido afectado. Como si me hubiera tomado algún tipo de psicotrópico, y eso sucede porque mi mente, como la de muchos, no está preparada para vivir la realidad virtual en forma de juegos. Me gustaría más verla en visitas turísticas a museos virtuales, simulacros para aviación y otras profesiones y sitios así. En juegos también, por supuesto, pero menos. La gente no se está interesando por la realidad virtual, y eso es una realidad. Veremos si no este avance las cosas empiezan a cambiar.

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner