El móvil, ¿aliado o enemigo del usuario?

movil-si-movil-no

Hoy quiero hacer una reflexión sobre el teléfono móvil y que cosas buenas y malas nos aporta, porque no hay que ser ciegos ante la realidad de que el móvil tiene muchas cosas buenas, pero lamentablemente tiene muchas malas, y la cuestión no es poner en una balanza si son más las buenas o las malas, porque siempre saldrá ganando las buenas por todo lo que aportan, pero quizás sí que es cuestión de analizar cuáles son esas malas y lo que significan. Así que vamos allá, voy a ir poniendo sobre la marcha, con lo cual no voy a poner una lista de buenas y malas. Empezaré comentando algo que ya hice hace mucho tiempo, sobre la desaparición de una profesión por culpa de los teléfonos móviles. Quizás es muy catastrófico decirlo así, pero es cierto que antiguamente existía la profesión de mecanógrafo y que actualmente si no ha desaparecido poco le falta porque la gente ya escribe muy rápido gracias a los teléfonos móviles, más concretamente gracias a programas comoWhatsApp.

deformaciónLamentablemente a nivel físico no sabemos qué consecuencias van a tener nuestros hábitos cada vez mayores con los teléfonos, especialmente en el cuello donde estudios ya están demostrando que afectan, endureciendo la parte posterior superior y creando estrés, mal humor y problemas varios. También se empieza a ver como nuestro dedo meñique coge una forma poco natural que dura un rato o mucho, dependiendo de la persona, y no sería de extrañar que acabásemos con deformación en ese dedo de mantener el peso del móvil. A nivel visual varios expertos ya se han pronunciado que la vista no tiene porque verse afectada a causa de estar mirando mucho rato una pantalla, mas allá de dolores de cabeza, visión borrosa, o vista cansada, pero más allá de eso de momento no he leído que pueda pasar. Aunque personalmente creo que en este aspecto todavía falta mucho que demostrar, y estoy seguro que no es bueno y que alguna consecuencia tendrá estar mirando diariamente la pantalla del móvil cuatro, cinco o incluso nueve horas.

A nivel escritura, no sé si decir que ayuda o perjudica. La gente se ha acostumbrado a escribir palabras con k por evitarse dos letras, acortar palabras, o escribir “malamente” y creo que programas como SwiftKey, pese a que ayudan, nos acomodan en que él lo va a rectificar y acabamos usando una ortografía mala, yo sin ir más lejos, soy adicto a SwiftKey y las veces que me he puesto otro para hacer pruebas para artículos y tal, he notado las consecuencias que empiezan por no escribir acentos, no lo suelo hacer, me hacen perder tiempo y SwiftKey siempre está allí para ayudarme. Pero por grupos, foros y demás, si tengo que posicionarme sobre si los móviles son buenos para mejorar la ortografía, me toca decir que no, porque diariamente podría hacer una sección con errores ortográficos que hacen sangrar los ojos, y seguro que me faltaría tiempo para escribir sobre ello, así que seguramente no ayuda a la ortografía.

El otro día vi un reportaje que hablaban del crecimiento de casos de niños con leucemia y de la importancia de apagar el wifi cuando dormimos por las ondas y lo que pueden suponer. Yo la verdad siempre dejo el móvil en el comedor (lejos de donde duermo) con los datos y el wifi apagado. Mi mujer es más reticente y pese a que la he conseguido llevar por el buen camino y que apague datos y wifi, todavía se niega a tenerlo lejos, más que nada lo usa de despertador, pero bueno, todo se andará y lo conseguiré. Con esto a lo que quiero llegar es que las redes del móvil, tanto wifi, como datos, como señal, no sabemos hasta qué punto pueden llegar a ser perjudiciales, y os recuerdo que los hombres solemos llevarlo a escasos centímetros de un órgano muy sensible a temperaturas y otras movidas, así que quizás deberían hacerse más estudios y garantizarnos que nuestras pelotas están a salvo, y perdón por la ordinariez, pero las cosas dichas como vienen molan más. Por todo ello, los móviles son indispensables, nos ayudan muchísimo en el día a día, fotos, mapas, llamadas, información, lo tenemos todo en 5”, pero quizás habría que empezar a pensar en que tiene muchas cosas malas y exigir a los fabricantes que se lo tomen más en serio y controlen todo lo que actualmente se les escapa.

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner