momento tecnológico

Mi momento tecnológico ideal

 

En la vida me han educado para que no alardee de aquello que tengo y otros no tienen. A respetar a los mayores, y a cosas de este estilo. Vamos, lo que viene siendo normal en cualquier niño. Y el artículo que escribo hoy, no se si es saltarme alguna de estar normas básicas de educación, pero desde luego, mi intención no es ni mucho menos la de alardear de cosas que tengo o de cualquier cosa similar. Busco compartir con vosotros, mi momento tecnológico.

Lo que tengo, si me compensa, si vale la pena, y en general, compartir con vosotros una parte de mi. Porque al final, con el blog, lo que busco, es dejar un recuerdo de mi, para cuando no esté, internet me siga recordando. Siempre hay algo de mi en los artículos, y quiero que siga así. Venga, empezamos con los aparatos que me llenan en mi día a día. Creo que, con este artículo, entenderéis un poco más como es mi día a día y como interactúo con los aparatos tecnológicos.

 

El MacBook Air, el centro de mandos.  

Es mi centro de mandos. Todo lo que se gesta en Androidealmando, LaTeclaTec y los podcast, sale del MacBook Air. Desde la preparación de los artículos, documentación, puesta en escena y publicación. Es el aparato tecnológico más vital en mi vida. Sin el las cosas serían mucho más lentas. Es una aparato caro, para que nos vamos a engañar. Pero sinceramente…, a nivel productividad, soy mucho más productivo con el MacBook que con un portátil.

Llámalo costumbre, sistema, o el propio aparato en si. Yo creo que es un poco de todo, pero desde luego en MacOS soy mucho más productivo que en Windows. Es una inversión que cuesta hacer, pero al final a mi me compensa. Tengo en casa el iMac desde hace un porrón de años y sigue funcionando. No le he hecho nada, siempre encendido. Son inversiones caras pero que valen la pena porque pese a que a nivel potencia quedarán desactualizados, siguen rindiendo sin problemas durante muchos años. A diferencia de móviles y otros aparatos Apple, los ordenadores suelen ser productos que se amortizan muy bien.

 

Samsung Galaxy Active Watch.

Es mi última adquisición y estoy tremendamente contento. Es cierto que me cayó un jarro de agua fría cuando vi que una de sus funcionalidades principales, la del NFC, no funcionaba por no tener un Samsung, o, mejor dicho, por tener un iPhone. Samsung y Apple siempre a la guerra y en este caso es una evidencia. No son compatibles para el sistema de pagos. Es cierto que analizado fríamente tiene sentido, pero es una pena que vayan de este palo. En cuanto al reloj…, es una maravilla.

Cumple con creces lo que buscaba en él. Es pequeño, uno de los aspectos fundamentales que buscaba en el reloj. Es cierto que la batería es limitada, pero me llega el día sin problemas. Aparte tengo la pantalla siempre encendida, un aspecto que aumenta su consumo. Pese a ello, el día haga más o menos, siempre acabo sin problemas. Y con eso digo que rara es la vez que estoy por debajo del 50%, con lo cual, perfectamente aguanto día y medio o dos días. Es un reloj “económico” si tenemos en cuenta que el modelo nuevo vale tres veces más.

 

iPhone 8 Plus.

En mi momento tecnológico ideal no podría faltar el teléfono que uso. Otra de las piezas fundamentales en mi día a día. Le doy muchas horas de pantalla al día. Entre 5 y 7 horas. Es mucho, lo reconozco, pero es que lo uso muchísimo. Tengo que reconocer que el cambio me apetecía mucho. Toda la vida en Android me había aburrido. Necesitaba estar apartado de Android y de Miui para ver que hacían otros. Y para que nos vamos a engañar, estoy encantado. Es cierto que iOS tiene ciertas carencias respecto a Android, pero se suplen perfectamente en el cómputo general.

Aparte, hay ciertos aspectos que iOS gana sobradamente. Mi conclusión sobre el cambio es que Android es mejor porque es barra libre de todo, pero que, en iOS, pese a tener ciertas limitaciones y cosas que no me gustan, se vive más tranquilo. Tienes menos necesidad de tocar cosas y menos preocupaciones. Eso si, el precio es inviable. Yo tengo el iPhone porque lo cambié por un Xiaomi Mi6, dudo que en un futuro tenga otro iPhone a no ser que sea otro cambio. No tengo intención de pagar más de 300/350 euros por un móvil.

 

Auriculares inalámbricos.

Llevo dos o tres años con esta tecnología y tengo que reconocer que ha sido una de las mejores cosas que he hecho a nivel tecnológico. Paso muchas horas con los auriculares. Entre 5 y 7 horas al día. Mientras trabajo, escribo y paseo, siempre los llevo, y ahorrarme el tema de los cables es muy cómodo. El contrapunto es el tema de la batería. Es limitada. Entre dos y tres horas, pero para eso tengo un par de ellos, es más engorroso porque tienes que ir con dos cajitas de carga, pero bueno, compensa por la comodidad. Recientemente me compré los de Redmi, pero los he devuelto. No es que sean malos, para nada, cumplen con creces.

Pero tienen un problema que hace que al conectar los auriculares de cable (los uso para jugar), se activan y el teléfono se vuelve loco sincronizando unos y otros. Es inviable y por eso he vuelto a mis MyCarbon. Los he tenido dos años y perfectos. Con lo cual, he vuelto a comprarlos, una versión renovada, son idénticos, pero con más autonomía y mejor caja de carga. Aparte de ser Bluetooth 5.0 que entre otras cosas me permite escuchar las llamadas en estéreo. En definitiva, que, pese a que los Redmi están muy bien, los MyCarbon juegan otra liga. Es cierto que cuestan el doble, pero estamos en que 32 euros unos auriculares inalámbricos, no me parece un precio caro.

 

Conclusión sobre mi momento tecnológico ideal.

Como dije antes, el objetivo de este artículo no es otro que el de mostraros que aparatos uso en mi día a día y que uso hago de ellos. Cuales valen la pena y cuales no. Es por eso que tengo claro que el MacBook, el iMac, el reloj de Samsung y los auriculares, son productos que valen mucho la pena. Los dos primeros son muy caros, pero se amortizan muy bien. Es decir, prefiero gastar 1500 euros en un iMac y que me dure 7 años sin apagarlo a toda mecha y lo que le queda, que gastarme 700 en uno que a los tres años ya le esté haciendo cambios y a los 5 ya lo quiera cambiar.

Por no hablar del sonido, es cierto que ahora hay ventiladores silenciosos, pero recordar mis años donde estaba con PC y los ruidosos ventiladores…, no quiero volver a eso. El único producto que no recomendaría, y como único motivo es por el precio, es el teléfono. Es cierto que al igual que los dos primeros, lo acabas amortizando, pero me parece terriblemente caro y no puedo pasar por el aro por mucho rendimiento que le pueda sacar. Es absurdo, pero es algo que sigo a rajatabla. Me puedo gastar 1200 en el MacBook o 1500 en el iMac, pero no me puedo gastar 1000 en un móvil.

Me parece que es un precio abusivo y al cual, nunca accederé a no ser que sea de economía relajada. Algo que me da que estoy lejos de serlo. Así que mi momento tecnológico ideal pasa por muchos aparatos Apple, lo asumo como resultado de unos buenos productos que se complementan de maravilla entre ellos, son los productos que más uso con mucha diferencia. Si tengo que destacar uno por encima del resto, destacaría el MacBook, creo que es el producto más completo y al que más rendimiento le doy.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.

 

Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts

 

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner