Las malas artes de Google

Las malas artes de Google

Estos días estás viendo con resignación (y no por sorpresa) como las malas artes de Google están llegando a todos los usuarios de dispositivos móviles con su sistema operativo. Concretamente todos aquellos que tienen un reloj inteligente con Wear OS 2.0 y que están viendo como Google los empuja de manera descarada hacia una actualización de sus weareables, y no precisamente mediante software, sino mediante una compra nueva. Vamos a exponer lo que está pasando y qué consecuencias tiene. 

Retirada de apps.

Google está retirando aplicaciones clave en los relojes para forzar a sus usuarios a comprar nuevos dispositivos. Esto lo hace con una estrategia muy clara, el desgaste de la moral de los usuarios. ¿Cómo lo hace? Retirando aplicaciones estratégicas de su tienda de aplicaciones. Las malas artes de Google quedan patentes al ver como “casualidades de la vida”, se caen de la tienda de aplicaciones oficial dos apps importantes en una semana. Si hace unos días fue Google Keep, una app de notas, la que desaparecía de Google Play, ahora vemos como es Google Maps la que también deja de estar disponible para dispositivos con Wear OS 2.0. Esto es grave porque fuerzan a los usuarios a tener que buscar alternativas para tener esas aplicaciones ni caso de reinicio del dispositivo. 

¿Es grave?

Si y no. Es grave porque las malas artes de Google quedan perfectamente visibles con esta estrategia. Y no es grave porque al final, si quieres tener esas aplicaciones, las puedes seguir teniendo, pero a través de terceros, no directamente desde la tienda oficial. Para un usuario que no busque complicaciones, que vaya a lo fácil, es grave porque para él, Google habrá dejado de tener esas aplicaciones, pese a que, en el fondo, siguen estando pero no en la tienda oficial. La app sigue siendo operativa, funciona perfectamente, pero Google te quiere forzar a que abandones tu “viejo” reloj y compres uno nuevo. Y esta es la parte donde no estoy de acuerdo para nada. Me parece una canalla por parte de Google.

¿Cómo solucionarlo?

Todo pasa por tres opciones, o bien te bajas una alternativa, vives sin ella o la descargas de terceros. Cualquiera de las tres opciones me parece más favorable que no pasar por el aro y comprar un dispositivo nuevo. Me parece una vergüenza que Google te empuje a ello. En mi caso, por ejemplo, tengo un Samsung Galaxy Watch, el primero de todos. Tiene unos 6 años y todavía funciona. Para el uso que le doy me sobra, aunque es cierto que este año posiblemente lo cambie por el Galaxy Watch 5 ya que se me rompió la esfera trasera y aunque la he pegado con pegamento y ha quedado bien, el sensor no acaba de ir fino. Con esto quiero decir que, como yo, hay mucha gente que tira con el reloj muchos años, y que Google quiera forzarte a cambiarlo con esta estrategia me parece feo.

¿Nos acordamos del medio ambiente?

La fabricación de cualquier aparato tecnológico, supone una bofetada al medio ambiente. Con esto no quiero decir que dejéis de comprar tecnología, para nada. Simplemente expongo la realidad que vivimos. Por ejemplo, el otro día me encontraba con una comparativa muy interesante donde hablaban que fabricar un Tesla, suponía la contaminación que producía un coche de hace 20 años durante cerca de 100 de manera consecutiva. Con esto a lo que quiero llegar es que las malas artes de Google en querer forzarnos a cambiar de dispositivos que tienen una vida útil más larga, es entendible porque al final, ellos ganan dinero con el cambio, pero a nivel planeta…, es un atropello que sucedan este tipo de cosas. Debemos acostumbrarnos (me incluyo) a darle la vida que se merecen a los aparatos, y no cambiarlos porque el nuevo tiene un punto rojo molón, o tiene 10 minutos más de batería. Seamos consecuentes con lo que compramos y el daño que le hacemos al planeta.

Conclusión.

No sé si a Google esta estrategia le va a salir bien, pero me da que sí. Al final, la gente es muy básica a la hora de cambiar de dispositivos. Aprovechan la más mínima para hacer un cambio bajo ese pretexto de “el nuevo es mejor, es más rápido, tiene esto o lo otro”. Quitémonos las caretas, lo cambiamos porque nos da la gana y porque nos gusta tener cosas nuevas, y que demonios, para eso ganamos dinero, para permitirnos tener lo que queramos. En eso no voy a entrar. Pero lo que me gustaría es que no fuera mediante una estrategia tan fea como la de forzar a gente con dispositivos nuevos prácticamente y que ahora ven como en caso de formatear sus relojes, ya no van a poder tener esas aplicaciones que usaban, y no la pondrán de tiendas externas porque no saben, no se atreven o no quieren. Me parece feo lo que han hecho.

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner