Luxottica, el perfecto mal ejemplo

Parece mentira como en un mundo donde van de que todas las adquisiciones, fusiones y similares, se miran con lupa, una empresa como Luxottica, va a lo suyo sin que nadie nunca le haya dicho nada, o le hayan podido cargar ningún muerto. Y según veo en la documentación que voy buscando al respecto…, tiene guasa el tema. Hoy os hablo de este tema porque me ha aparecido mientras iba entre unas cosas y otras, y porque pese a que no tiene demasiado que ver con la tecnología…, sí que tiene que ver con la práctica que hacen algunas de las empresas tecnológicas entorno a las adquisiciones y fisiones que van realizando. Como la de Facebook que teóricamente compraba y decía que no iba a compartir información entre empresas, y luego de lo que digo a lo que hago va un trecho. Pues eso, algo de relación existe entre ellas.

Visitar LaTeclaTec con bloqueadores de publicidad, es cómo ir a comer a un restaurante e irte sin pagar la cuenta. Eres libre de hacerlo, pero ponernos en la lista blanca de bloqueos hará que lo poco que se gana con tu visita, valga la pena.  Espero que disfrutes del contenido, lo veas de la forma que lo veas, un saludo.

 

Luxottica.

Me centro en esta empresa porque es una sorprendente desconocida. He ido tirando del hilo, y me sorprende que entre nosotros, sea una enorme desconocida. Más que nada porque la importancia de esta empresa en el mundo de las gafas de sol es considerable, por no decir otra cosa. Por ejemplo, ¿os suenan nombres como Oakley, Ray-Ban, Armani, Bulgari, Burberry, Chanel, Dolce & Gabbana, DKNT, Versace, Tiffany & Co, Ralph Lauren, Prada, entre otros? Seguro que sí. Pues bien, ¿y si os digo que todos ellos tienen algo en común con Luxottica? Y es que todas esas marcas, son o están fabricadas por Luxottica. Tiene guasa el tema, ¿verdad? Tremendo el poder de esta empresa que tiene prácticamente todo el mercado de las gafas de sol bajo su poder.

¿Tan poderosa es?

Pues creo que desde el prácticamente monopolio de Nokia hace unos años, donde reinaban con más del 90% del mercado, no había visto nada igual. Según la revista Forbes, Luxottica controla el 80% del mercado mundial de marcas de lujo. Pese a que no son suyas, tienen acuerdos de explotación, con lo cual, están ganando un pastizal en un mercado donde apenas tienen competencia. Y eso, según todos los expertos es un problema gordo. De entrada, la ausencia de competencia hace que ellos, pongan los precios que les da la gana sin que nadie pueda replicar con precios mejores. Pero es obvio que el que va a por unas gafas de marca, va a por algo exclusivo, aunque sea únicamente por el logotipo, y eso cuesta dinero. Así que Luxottica tiene a las gallinas de los huevos de oro, y para desgracia de los consumidores, las tiene casi todas.

Poca competencia.

No es que no exista competencia, la tiene. Pero poca. Podríamos ver en Safilo una de las pocas que le planta cara, representando a marcas como Gucci, Dior o Hugo Boss. O Macrchon que produce Nike y Lacoste. También tenemos Marcolin que produce Mont Blanc, Guess o Diesel. Poco más hay. Y ese, es uno de los grandes problemas. Que tres marcas aglutinen prácticamente el 100% del mercado de gafas de sol, siendo una sola la que maneja el 80% de ese mercado, es malo, lo mires por donde lo mires. Esta falta de competencia da como resultado un panorama complicado de entender. Las gafas de sol, a diferencia de la tecnología, donde existe mucha competencia y eso hace que los precios se abaraten pese a que no para de cambiar y evolucionar, no tienen evoluciones visibles. No existe campo de mejora más allá de un diseño más o menos perfilado. Sin embargo, los precios no paran de subir. Eso, lamentablemente pasa por esa ausencia de competencia de productores.

Siempre en la picota, nunca sentenciada.

Las autoridades antimonopolio de Europa y EEUU, en muchas ocasiones han intentado ir a por Luxottica, pero nunca han podido demostrar nada. Es curioso cuando ha tenido capítulos realmente cuestionables. Como cuando compró Oakley, en 2007, que formó un buen revuelo. El caso fue sonado porque Oakley era competencia de Luxottica, y los segundos, decidieron dejar de exhibir y vender lentes de Oakley en sus comercios. Esto hizo que Oakley se fuera ahogando hasta que Luxottica la compró. Tela con las prácticas mafiosas de algunos, ¿no? Y es que según los expertos consultados sobre el tema, Luxottica al manejar tantas marcas, puede establecer un precio alto de los productos y los demás acabarán cayendo porque generan desconfianza. Y es que cuando tienes 50 marcas de lujo, 45 venden a mínimo 500 y llega otra que vende a 200…, esos adinerados compradores van a por la cara porque la otra les genera desconfianza.

Cosas buenas de Luxottica.

No estoy aquí para criticar a la empresa, o meterme con sus prácticas comerciales. Para nada. No es mi campo, ni me interesa para nada. Pero sí que me parece curioso, al igual que lo que hizo con Ray-Ban, empresa que sí que es de ellos directamente, al igual que Oakley. La cuestión es que las Ray-Ban famosas y prestigiosas que conocemos hoy en día, no siempre fueron así. Y es que, en 1999, cuando Luxottica compró la compañía, las gafas se vendían en gasolineras por 19 dólares y su calidad dejaba mucho que desear. Pero Luxottica sabía lo que hacía y su primera medida fue la de retirar las gafas de 13 mil puntos de venta. Con esa medida, sacrificó los beneficios a corto plazo y gracias a su experiencia en marcas de lujo, fue mejorando el producto. En el año 2000, Ray-Ban le generaba 273 millones de dólares, en 2014, la cifra era de más de 2200 millones. Es evidente que saben lo que hacen.

La parte tecnológica.

Estamos ante un claro ejemplo de empresa dominante. Todos los expertos dicen que esa posición de empresa dominante no puede durar mucho tiempo, pese a que llevan muchísimo tiempo así. Están saliendo nuevas empresas que quieren morder la manzana, pero les está costando por el poder adquirido por Luxottica. Acabarán entrando y será cuando otras, huelan la sangre y vayan a saco. Pero lo que está claro es que Luxottica ha sabido trabajar bien el terreno y ha dado como resultado una empresa afincada en Italia, con presencia en todo el mundo, más de 35 mil empleados y un sistema comercial muy marcado y establecido que muchos intentan penetrar y ninguno lo consigue. Esto, si lo trasladamos a la tecnología, lo vemos en Nokia, BlackBerry, Blockbuster, y otras tantas, que en su día tenían el mundo a sus pies y acabaron mordiendo el polvo.

¿Pasará lo mismo con Luxottica?

Pues es difícil de saberlo. Sinceramente no tengo ni idea de nada entorno a esta empresa. Pero si es una empresa que cotiza en bolsa, tiene accionista potentes como veo que tiene, y demás movidas…, pues a la que empiecen a entrar en el cortijo que tienen montado y empiecen a desmontarle el precio del chiringuito que han montado, pues es de esperar que los accionistas empiecen a ponerse nerviosos, empiecen los problemas, los despidos y pueda acabar como otras tantas. Y es que al final, tener una empresa tan sumamente grande, no es sinónimo de tranquilidad laboral, ni mucho menos. Y el tema de las gafas de sol, por lo que hemos visto, es un mundo muy monopolizado y a la que empiecen a entrar nuevas empresas que apuesten fuerte, van a tirar la puerta abajo y las grandes veremos como asumen el dejar de ingresas las locuras que ingresan. Luxottica sin ir más lejos, en pocos años han pasado de vender las Ray-Ban Aviador, las más famosas gracias a la suerte que tuvieron con una exitosa película, de 30 dólares a 150 dólares. Casi nada. Veremos si cuando reviente la burbuja en la que andan sumidos, si son capaces de aguantar las bajadas.

Conclusión.

El caos de Luxottica, es uno más de gran empresa que tiene todo bien montado hasta que deja de tenerlo y no saben asumir el cambio. En el mundo tecnológico lo hemos visto continuamente, y seguro que no nunca nos íbamos a imaginar que Nokia acabara como acabó, o que en una época mucho más reciente, Huawei estuviera como está. Es cierto que su caso es diferente al resto, ya que no ha sido el tiempo, o las evoluciones tecnológicas las que se la han llevado por delante, sino que un lunático que los llevó a una situación insostenible y que ha dado como resultado que la empresa que este año, ya se iba a situar como mayor fabricante del mundo tecnológico, a día de hoy ha sido relegado a salir en los gráficos dentro de “otros”. Así de triste es la vida, y por lo que he ido viendo en el mundo de las gafas de sol, el chiringuito que tienen montado unas pocas, va a durar pocos años más.

Secciones: TIMELINE // CHOLLOS // AYUDA // MUSICA // SERIES-CINE // COMENTARIOS

 

Colaborar es fácil, gratis, ¡y tiene premio!

Servicios como Audible o Amazon Music.  nos generan grandes aportes que invertimos SIEMPRE en la web. Colabora, avísanos y te apuntamos en la lista para conseguir premios. Aquí te lo contamos todo. Las suscripciones se pueden cancelar en el momento que quieras y si necesitas asesoramiento no dudes en contactar conmigo en TELEGRAM o mediante cualquier otra vía.

¿Ganas de más?

Suscríbete a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir la mejor actualidad tecnológica.
* Escucha nuestros Podcast y vive la tecnología de otra manera.
* ¿Reseñas o comentarios? Por correo electrónico, en Comentarios Telegram o contacta conmigo directamente Telegram.
Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts

chevron_left
chevron_right

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentario
Nombre
Correo electrónico
Web

Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner