llave de hotel

Llave de hotel, menudo cambio tecnológico

 

40 años entre nosotros.

Lejos han quedado las épocas donde cuando ibas a un hotel, te daban la llave enganchada en un pesado y poco discreto llavero. Eso pasaba hasta que en los años 80, se implantó la tarjeta de hotel a modo de llave. Se había inventado cuatro años antes, en el 1974, su inventor fue Tom Sornes. La llave de hotel en forma de tarjeta revolucionó la manera de trabajar en todos los hoteles, que pese al coste brutal del nuevo sistema, no tardaron demasiado en entender que era del todo necesario. Durante esa década, convivimos con los dos sistemas. Yo por ejemplo, que soy del 79, recuerdo perfectamente algún hotel donde he estado y todavía estaban con esta fórmula. A día de hoy, seguro que todavía queda un tanto por ciento de hoteles que tienen este antiguo sistema. Por estas fechas se debe cumplir su 40 aniversario.

 

La comodidad de la llave de hotel.

Es evidente que los beneficios para todas las partes son enormes. Es cierto que el coste de adaptarse a esta nueva tecnología no ha sido poco. Hay que tener en cuenta que se han tenido que cambiar todas las cerraduras del hotel, aparte del sistema informático que permite gestionarlo. Pero por el otro lado tenemos el enorme ahorro de dinero en varios conceptos. El primero de ellos en el de la pérdida. Hasta ese momento, si el cliente perdía la llave, no te quedaba otra que darle una copia y seguramente, cuando dejase la habitación, proceder al cambio de la cerradura por temas de seguridad. Es por ese motivo por el que las llaves iban acompañadas de un enorme llavero pesado. Era la forma de evitar pérdidas, o al menos, reducirlas. El problema es que en el llavero salía el número de habitación y el hotel en cuestión, con lo cual, en caso de robo…, los ladrones lo tenían relativamente sencillo.

 

 

La seguridad ante todo.

La tarjeta de hotel nos ha dejado una serie de ventajas a nivel seguridad. Concretamente relacionado con el tema que contaba antes, a niveles de seguridad nos encontramos todo ventajas. Por un lado en caso de robo, el maleante no tiene la opción de saber que habitación es, a diferencia de lo que pasaba antes. Como mucho sabrá el nombre del hotel, pero tendría que ir probando todas las habitaciones hasta dar con la correcta, y seguramente eso haría alertar a alguien del hotel. Por otro lado tenemos el tema de seguridad para el hotel. La llave de hotel en forma de tarjeta, te ahorra el tener que cambiar la cerradura. En caso de pérdida, con anular esa tarjeta y programar una nueva, tienes más que suficiente. Es un proceso muy rápido y económico. Por cierto, la mayoría de hoteles, en caso de pérdida te cobran entre 2 y 5 euros en concepto de gastos de gestión o de mano de obra.

 

La llave del hotel con el medio ambiente.

Otra ventaja que encontramos con el sistema de llave mediante tarjeta, es que las habitaciones de los hoteles, están programados para apagarse si no estás. Es decir, cuando entras en la habitación, pones la tarjeta para que se active la luz general de la habitación. Si la quitas, todo se desconecta. Esto es por temas de seguridad y de preocuparse por el medio ambiente. Se puso de moda ya que muchísimos turistas, al llegar a la habitación, dejaban todo encendido y se iban a pasar el día fuera. Esto suponía un coste enorme para el hotel y de paso, contaminación ambiental a saco. Con el sistema actual, al salir de la habitación del hotel, todo se apaga y no consumes. Obviamente está la trampa de dejar puesta cualquier tarjeta que lleves o incluso de las de cartón. Eso hace que todo quede conectado y volvemos a tiempos antiguos. Eso ocurre en algunos hoteles donde para colmo, el que directamente te deja una tarjeta puesta son los del propio hotel. Algo que me parece surrealista.

 

Conclusión sobre la tarjeta de hotel.

Está claro que a nivel tecnológico, estas llaves en forma de tarjeta han revolucionado el panorama en los hoteles. Ahora todo es mucho más sencillo. En temas de seguridad, se me olvidaba comentar que ahora con las tarjetas, se lleva un registro exacto de las personas que entran en las habitaciones. Eso permite que se hayan reducido los robos, aparte de tener controlado al personal de limpieza y poder saber si cumplen con los tiempos que se les imponen para limpiar las habitaciones. Vamos, que ahora todo es mucho más cómodo, sencillo y permite una gestión mucho más completa de todo el sistema de seguridad y control que se necesita en un hotel. Por cierto, si piensas en quedarte o robar una de esas tarjetas…, que sepas que es inútil. Vienen programadas para lo que dura la estancia, una vez pasado ese tiempo, se desactivan, con lo cual no vas a poder usarlas de ninguna de las maneras.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner