robos a famosos

Leyes para delincuentes

Hoy os traigo una historia cercana, de lo más sorprendente. Seguramente, muchos de vosotros tenéis claro que muchos o la mayor parte de nuestros problemas, se debe a que tenemos una leyes malas, muy malas. Parece que sean leyes para delincuentes, al favorecerles de manera más que evidente. Ejemplos hay cientos. Por ejemplo, en nuestro país, ocupar una vivienda que es de otro, parece estar permitido ya que, en caso de querer recuperarla, pueden pasar años hasta que lo consigas. Sin embargo, si entran en tu vivienda, y acto seguido entras a la fuerza a tu casa, te van a denunciar y en el mismo momento te detendrán y le devolverán el piso al que lo ha ocupado. Curioso cuanto menos. Pero el tema de hoy, es muy tech y se las trae.

Un iPhone entra en escena.

Los teléfonos de hoy en día, tienen un montón de sistemas de seguridad y localización para que vivas más tranquilo. El problema es que, en países como el nuestro, y lo personalizo en Barcelona que parece la jungla, tenemos leyes para delincuentes, o eso nos hacen ver con algunas decisiones que se toman en casos que son de juzgado de guardia. Hoy os explicaré como una persona, es asaltada en el metro, le roban el iPhone, y lo que pasa a continuación es sencillamente sorprendente. ¿Recuperará su teléfono? Pues va a ser que no.

El caso. 

Cuando digo que hay leyes para delincuentes, no es que realmente lo crea, pero sí que creo que existen tantos vacíos legales, que, en vez de mirar por nuestros derechos, se acaban mirando más por el de otros. Resulta que una persona es atracada en el metro de Barcelona (oh que raro), le roban el iPhone y la chica acto seguido denuncia el robo. Apenas han pasado unas pocas horas, y mediante el localizador, consigue saber exactamente dónde está su teléfono. Va hasta la localización donde se encuentra su teléfono robado y es una tienda de reparación de móviles. A partir de aquí, sucede algo que nos debería sorprender a todos pero que, por desgracia, nos es de lo más familiar.

Las leyes.

Resulta que la chica, acto seguido de ver donde estaba supuestamente su móvil, llamó a los mossos (policía autonómica), los cuales se presentaron y al mostrarle la chica donde estaba su teléfono, los agentes dijeron que la entendían perfectamente pero que no podían hacer nada. Sin una orden judicial, la cual tardaría días o semanas, no se puede hacer nada. Es decir, Apple tiene un sistema de localización eficiente y efectivo, pero las leyes no permiten que se entre a recuperar su terminal. Evidentemente, si se consigue una orden judicial, cuando puedan registrar el local, ese móvil ya no existirá. Lo triste es que este tipo de negocios, y no es cuestión de generalizar, pero es una realidad, reciben terminales robados para usar sus piezas. 

Un mercado negro brutal.

Existen muchos locales donde hay un tráfico de piezas de teléfonos móviles que es alucinante. Sin ir más lejos, hoy mismo se ha procedido al registro e incautación de uno de estos locales, donde efectivamente, se han encontrado pruebas más que suficientes de lo que estaba ocurriendo allí. ¿Qué ocurría? Pues que el comerciante de turno, aceptaba terminales robados a cambio de una compensación económica. Los teléfonos tienen un mal mercado en los sitios de compraventa al quedar registrados. Pero en esos sitios no es así, y los móviles, que no podrán ser usados por estar bloqueados, sí que sirven para piezas. Memoria, almacenamiento, sensores…, muchísimas piezas que se pueden usar como recambios, generando un mercado negro alucinante. 

¿Cómo se debería actuar?

Pues la verdad…, entiendo que el sistema de Apple es lo suficientemente preciso como para que sea más que evidente que algo raro pasa. Pero en este caso, no es cuestión de corroborar que hay leyes para delincuentes o que están adaptadas a ellos, pero sí que es cierto que, si hay pisos cercanos, la precisión del localizador podría llevarnos a registrar el local y que no fuera el que tiene el teléfono. Eso es ser muy ingenuos, es más que evidente que el local es el responsable, pero ante la duda, por desgracia siempre se defiende al mismo. Así que de nada sirve un sistema prácticamente perfecto de localización de móvil perdido si luego las leyes se ponen de la parte que no toca.

Conclusión.

Es una pena que el sistema no actúe ante casos tan evidentes. Con estas leyes para delincuentes, o adaptadas a ellas, lo que se consigue es que aumenten los robos de teléfonos móviles. Si no se pudieran usar, o al menos, en caso de ser robados se pudiera actuar con efectividad, no aumentarían este tipo de casos. Sin embargo, al actuar con total impunidad, lo que sucede es que los delincuentes saben que, si roban teléfonos, hay ciertos establecimientos que los van a comprar, y luego, van a hacer negocios con ellos. Pero con la denuncia, al menos la policía ya estará avisada, y si actúan bien, que suelen hacerlo, tendrán marcado eses sitio como un punto caliente y posiblemente acaben pillándolos infraganti. Así que, si eres de Barcelona, o nos conoces por sus continuos robos…, posiblemente ahora tengas una referencia de porque realmente se roba tanto. Las leyes los amparan, lamentablemente. 

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner