Las miserias de la tecnología

Ahora Huawei se queda sin MicroSD.

Hoy un nuevo capitulo de las miserias de la tecnología. Cada día que pasa, queda más patente que el mundo es un lugar maravilloso donde la fachada y el postureo, mandan sobre todas las cosas. Ahora todos repudian a Huawei, los mismos que hasta hace dos días se hacían fotos con ellos y se daban abrazos. También bromeaban y miraban el mundo desde arriba, sentados en caras mesas donde cenaban y hacían otras cosas. Todo era buen rollo y amiguismo. Ahora, un personaje que mucho deja que desear, los mete en la lista negra, y curiosamente sin que el mundo sepa exactamente los motivos, empieza una escalada de patriotismo donde nos damos cuenta que la mayoría de empresas que se encargan de darnos lo necesario en tecnología, son americanas o tienen sede fiscal en EEUU. Cada día que pasa es un nuevo palo en la cabeza de Huawei. La vergüenza de unas empresas que ahora, porque el patrón de turno les ha dicho “este no”, todos a seguir la voz de su amo. Hoy, Huawei está un poco más hundida, si no lo estaba del todo. Una nueva empresa, asociación o como queramos llamarlo, le da la espalda, hoy Huawei no puede ya montar MicroSD en sus dispositivos.

 

Cronología de la vergüenza.

Todo empezó con la inclusión de Huawei en la lista negra de empresas con las que operar. Trump, que seguro no analizó lo que iba a pasar con esta decisión, decidió entrar en una guerra que veremos como acaba con los chinos. Seguramente no vamos a acabar con armas, ni con bombardeos, pero seguro que acabaremos pagando los platos rotos de toda esta movida en forma de impuestos o tasas extra por productos tecnológicos. Esto no puede acabar bien de ninguna de las maneras. Con Huawei en la lista negra, Google se encargó de empezar el bombardeo. Excluido de Android. Pero Huawei, lejos de amedrentarse, sacó pecho y valoró el acontecimiento con un discurso que parecía más un “empieza la guerra” que no un “ahora que hacemos”. Pero Huawei estaba listo para esto. Llevaba años esperándolo. Tienen preparado un sistema alternativo que no impide a la gente usar las aplicaciones Android. Pero al día siguiente llega ARM y la lía gorda. El golpe más duro. No podrán usar procesadores. Para esto no se había conseguido o expuesto una solución, si existiera que hoy llega otra, SD Association elimina a Huawei de su lista. Eso hace que ahora, tampoco puedan montar ni SD ni MicroSD. Es un mal menor, para que nos vamos a engañar. Cada vez son menos los que montan las tarjetas, pero desde luego es otra más para el palmarés del cinismo tecnológico.

 

Estamos dominados por yankilandia.

Una vez más, al igual que ha pasado con Google, ARM y ahora con la SD Association, todas tienen sede fiscal en EEUU, y, por lo tanto, todas se deben a las ordenanzas del pastor Trump. Y como si algo tienen por encima los americanos es el patriotismo…, pues ala, a acatar ordenes. Eso si, mientras tanto, el pastor tiene en sus famosas gorras donde saca pecho de “echas en EEUU” pero en realidad tienen origen chino, curioso. No se si os habéis parado a pensar en si preferís que nos dominen los chinos o los americanos. Creo que la manera de ser de ambos nos queda lejos, pero no tengo claro si prefiero que nuestra información y vidas, sean “organizadas” por los americanos. Tenemos una dependencia demasiado grande de ellos. Sin ir más lejos, este blog se ve porque una empresa americana lo tiene colocado vete a saber donde. Si yo fuera Huawei, seguramente el blog también desaparecería. Me parece muy fuerte que el gobierno Trump, en un chasquido de dedos, haya hecho el daño que ha hecho. Trump es la viva imagen de Thanos. Y esto lo triste es que sólo ha empezado. Esperad cuando se empiece a ver que todo esto ha sido promovido por intereses propios de los americanos.

El 5G vuelve a entrar en escena.

¿cuántos de vosotros sabe las causas reales de que a Huawei le esté pasando todo esto? Estamos hablando, no sólo de un negocio de terminales, donde Huawei es la reina de la fiesta por detrás de Samsung. Estamos hablando de la segunda potencia mundial en el sector, y ojo, un sector que no es el caballo de batalla de la compañía. Es más, creo que no es su principal negocio ya que ese está más en las telecomunicaciones. Curiosamente, el sector donde tampoco van a poder operar. Y es aquí donde entra en escena el 5G. Existe una guerra silenciosa por ser los encargados de su expansión. Todos quieren hacerlo, entre ellos, como no, los americanos. Estamos hablando de un sinfín de millones de dólares en expansión de la tecnología que nos va a gobernar los próximos años. Hay que hacerlo todo de nuevo y eso se traduce en contratos multimillonarios con países de todo el mundo. Pues bien, tal como están ahora las cosas, Huawei se cae de esa batalla porque al estar vetado de ARM, no pueden expandir el 5G. Esa es la verdadera batalla que está perdiendo Huawei, mucho más que el tema de los móviles.

 

¿Quién ganará la batalla?

Lamentablemente, tal como está todo montado, parece que serán los americanos los que van a ganar. Huawei tenía una buena ocasión para desprenderse de ellos y depender totalmente de china, pero con el tema del ARM…, todo se torció demasiado. No creo que tengan margen de recuperación, sinceramente. El sector de los móviles lo doy ya por perdido. Y si tras el primer día me preguntaba si iba a conseguir aguantar la tercera posición, ahora tengo claro que Huawei no va a cerrar el año manteniendo el podio. Con lo cual, tengo más que seguro que el podio de ventas de este año, estará formado por Samsung, Apple y Xiaomi. Quizás Huawei, que hasta hace tres días gozaba de una salud y crecimiento imparable, y todos daban por sentado que no tardaría demasiado en colocarse numero uno, ahora tiene que luchar por sobrevivir. Las ventas hasta hace una semana lo mantendrán en una digna posición en el ranking anual de fabricantes, pero creo que del podio se pueden olvidar y para el año que viene quizás el reto será el de sobrevivir como empresa de telefonía. China por su parte, tiene un futuro incierto. La fabricación cada vez más tira a India, con lo cual, si empiezan una guerra encarnizada contra los EEUU, que no dudo que así sea, pueden perder más que ganar. Estamos ante una tercera guerra mundial, pero sin armas. Todo serán acuerdos comerciales entre empresas que van a tener que gestionar muy bien una situación que, hasta ahora, se ha gestionado de pena.

 

Conclusión AAM sobre las miserias de la tecnología.

El mundo funciona todo igual. Tienes pasta y prestigio y todos te dan palmadas en la espalda y te hacen la ola. Pero ojo no te caigas o te pase lo que, a Huawei, porque en tiempo record, Trump y los suyos se acaban de cargar una empresa que generaba, aparte de tropecientos millones de beneficios anuales, miles de puestos de trabajo repartidos por todo el mundo. Puestos de trabajo que ahora, todo apunta a que pueden desaparecer viendo como está el tema. No se si al final todo quedará en nada y alguien saldrá a poner un poco de paz. Pero recordemos que Nokia también debería haber puesto tierra de por medio y en vez de eso, sus dirigentes prefirieron llevarla a la desaparición antes de asumir la derrota y pasarse al lado oscuro. Quizás estemos ante la nueva Nokia, una empresa que lo era todo y acabó siendo desmantelada y desangrada. Esperemos que no llegue a pasar, pero desde luego, dudo que la empresa esté preparada para pasar de ser la segunda más importante del mundo a desaparecer (en los móviles y quizás en el resto). Ya lo dije el otro día, no me da pena Huawei como empresa que puede ser, me da mucha pena por como se ha gestado toda esta situación y lo rápido que han sido capaces de acabar con el prestigio de una de las más grandes.

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner