taxi

La polémica del taxi en modo tech

 

 

Actualidad y tecnología unidas en un mismo sitio.

Hoy tengo un difícil reto. Voy a tratar un tema de actualidad que quiero tocar y lo voy a ligar con la tecnología. El blog siempre he defendido que toca temas tecnológicos. Así que sobre el papel…, difícil, ¿verdad? Pues os aseguro que si seguís leyendo, vais a ver que la polémica del taxi y la tecnología tienen mucho que ver, o todo. Venga, arrancamos. Ciudades como Barcelona o Madrid estos días son noticia porque los taxistas han decidido secuestrarla. Así tal cual.

Ya os adelanto que tengo dos amigos taxistas y que ellos saben que no apoyo su causa, todo lo contrario. Venga, seguimos. El motivo del secuestro, donde han cortado carreteras principales, aeropuertos y puertos, es que no están de acuerdo con los Vehículos de Transporte con Conductor (VTC). Creen o intentan argumentar que son competencia desleal y que por lo tanto, no deberían estar. Hasta aquí ningún problema. Quéjate lo que quieras y que los sindicatos hagan lo que tengan que hacer. ¿Dónde está el problema?

 

Manifestaciones, agresiones y vuelta a la época medieval.

El problema está en que en este país, o en cada vez más, no se sabe dónde y cómo quejarse. La forma de quejarse es la vía rápida. Manifestación, corte de carreteras y que le den por saco a todo dios. Transportistas, transporte público, todos condicionados porque un gremio decide que como les molestan y no les hacen caso, pues nadie se mueve. Pero no contentos con eso van a la caza y captura de los VTC. Hacen persecuciones, los apedrean, les destrozan los coches…, todo muy normal. Una de estas agresiones la hemos podido ver hace pocos días en la televisión donde el conductor tuvo que ser atendido por una crisis de ansiedad cuando decenas de energúmenos, atacaban su vehículo y herramienta de trabajo destrozándola como si fueran primitivos, salvajes irracionales. ¿Todavía nada tech? Tranquilos que llegará os lo aseguro.

 

¿Los taxistas son seres primitivos?

Como dije, la actitud del sector radical del taxi es esa, la de seres primitivos. Pero es que el sector del taxi al completo son de la época medieval. No se han sabido adaptar a la actualidad y lo están pagando. Y aquí, señores y señoras, es donde entra la temática tech. Si Cabify, Uber y los que vengan tienen éxito, es entre otras muchas cosas que detallaremos, que tienen una aplicación efectiva y eficiente. Mientras ellos ofrecen un servicio claro y transparente, los señores trogloditas del taxi se dedican a bajar la bandera desde la otra punta de la calle cuando los llamas, a bajar la bandera cuando han llegado a la llamada sin estar los clientes, a tener el coche lleno de olor de cigarros o puros,… Es cierto, estoy poniendo a todo el gremio en el mismo saco, pero es que señores, hay un tanto por ciento muy elevado que es así. O si no, te recoge un árabe o marroquí que en muchas ocasiones no sabe ni donde tiene que ir. Ese es el servicio de unos y otros. Pero espera, que todavía hay más.

 

La aplicación del taxi, un desastre.

Los del gremio del taxi ven que el negocio se les escapa y tienen que adaptarse. Perfecto. Desde hace unos años tienen servicio de taxi mediante App. Pero es que como son como son, en vez de ir todos a una, para nada, cada uno tiene su aplicación de taxi. En ciudades como Barcelona podemos encontrar unas seis o siete aplicaciones de taxi. Un desmadre. Seguramente las comisiones que se llevan y como se las reparten es el foco de que exista tanta variedad. Como veis, seguimos tocando temas tech. Mientras unos tienen una única aplicación y son muy transparentes, los otros son poco claros y de difícil acceso. Pero seguimos con los despropósitos, porque todavía quedan unos cuantos.

 

Presencia y saber estar.

Ya lo estaba más o menos anunciando antes. Mientras los VTC tienen los coches impolutos, los conductores van trajeados, incluso te ofrecen un botellín de agua y no tienes que sacar la tarjeta de crédito ni preocuparte por el tráfico porque el viaje ya tiene un precio cerrado, los señores del taxi quizás te llevan por zonas más transitadas, quizás tengan el coche con olores, quizás ni tienen aire acondicionado, quizás tienen la radio a todo trapo o con música o cadena que no quieres escuchar, quizás…, tantos quizás que no sé tú, pero yo me decanto por el VTC. No quiero gastarme una cantidad de dinero que no es poca para que me toque una persona que no sabe estar. Que no va bien vestida (en esto creo que llegaron al consenso de que había que tener buena presencia, curiosamente desde la aparición de los VTC), que va como una moto, cabreado o lo que sea.

 

Adaptarse de verdad o morir.

En todas o casi todas las profesiones del mundo se han tenido que adaptar a la tecnología. Todas o la mayoría tienen competencia y todas se han sabido adaptar. Obviamente una de las que no se ha sabido adaptar es la del taxi. Es tan sencillo como cambiar su manera de trabajar. Adaptarse a la época que vivimos. Ofrecer un servicio similar a los VTC. Pero claro, no les interesa. Siempre se escudan en que están jugando con el pan que les da de comer.

Pues bien, si quieren ir de este palo, quizás deberíamos empezar a poner normas que les impida trabajar 12 o 14 horas que trabajan muchos de ellos. Porque se me de unos cuantos que lo hacen, entre ellos mis dos amigos. O los que tienen el taxi 24h funcionando con dos empleados. ¿Nadie se queja de explotación o de exceso de horas laborales? Porque en otros gremios, si haces eso te cae un palo interesante en forma de impuestos por exceso de horas laborales mensuales. O quizás también nos podríamos meter en cómo se consiguen las licencias, como se pasan los exámenes o la burbuja que hay entorno al negocio de las licencias.

 

Conclusión AAM sobre la polémica del taxi.

Estoy en contra de las quejas del sector. Y lo estoy porque alguien que usa la violencia y la fuerza para conseguir algo, para mí ya ha perdido la razón. Es más, viendo cómo actúan un grupo salvaje con sus colegas de profesión, porque en el fondo son colegas, y si no lo quieren ver así, son personas. Sólo con ver eso, a mí ya me generan rechazo. Puedo llegar a entender que pidan que los coches VTC no se puedan pedir con tanto poco margen porque les destrozan el negocio, pero como no saben pedir las cosas…, yo no quiero escucharlos. Que dejen de jugar a la falsa moral con el tema del pan que les da de comer, porque sus maniobras de presión (que no están resultando) se llevan por delante el pan de otros muchos gremios al que su actuación les perjudica y mucho. Así que primero que se comporten como seres humanos, que se adapten a la nueva era y luego ya si eso… hablamos.

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner