amazon

La poca vergüenza de Amazon y la vulneración del RGPD

 

 

Un caso que debería sonrojar a muchos.

Hoy me he levantado con ganas de guerra. Y Amazon está en el punto de mira. Me parece una auténtica vergüenza el caso que voy a exponer hoy, y que me da para mucho contenido. Hoy toca hablar de cómo Amazon, una mega empresa, ha quedado en evidencia y debería estar sonrojada de ser tan poco profesional y demostrar tan pocas malas formas. Un usuario alemán, amparado en el Reglamento General de Protección de Datos de la UE (RGPD), le pidió a Amazon que le enviara un registro de toda la actividad que tuvieran de él en su espacio web.

Dos meses después, el usuario recibió un enlace donde tenía más de 1700 archivos de audio y un PDF con la transcripción de las conversaciones. Todo en un ZIP que descargó de unos 100 MB. Bien, hasta aquí todo correcto, pero la sorpresa venía en forma de que esas conversaciones no eran suyas, eran de un desconocido. Empieza la sonrojaste historia.

 

Un despropósito en toda regla.

El usuario, viendo que eso no correspondía a él, se puso en contacto con Amazon exponiendo el problema. La respuesta por parte de Amazon no llegó, con lo cual, el usuario decidió intentar ponerse en contacto con el usuario erróneo para ponerle en conocimiento de lo ocurrido. Pues no fue difícil conseguir localizarlo. Entre esas grabaciones de su Amazon Echo, había de todo. Desde conversaciones donde quedaban claro sus gusto, preferencias, direcciones donde acudía, voz de una chica, sonido de la chica en la ducha, el transporte público que usaba, nombres y apellidos en muchas ocasiones de contactos y mucho más.

Consiguió ponerse en contacto con el usuario erróneo, y ya con toda esta información, la revista alemana se puso en contacto con Amazon para pedir explicaciones. Oh que sorpresa, pocos días después, tres días concretamente, Amazon se puso en contacto con ambos usuarios afectados con el error exponiendo que era un caso puntual que nunca había ocurrido y presentando las disculpas. También hizo un comunicado público explicando que fue un error humano y que nunca antes había ocurrido.

 

Vergonzosa actitud popularista de Amazon.

Una de las partes más lamentable de esta historia es que Amazon, como otras muchísimas empresas grandes, ante el problema o reclamación de un usuario de a pie, pasan olímpicamente de darle asistencia, sin embargo, oh que casualidad, como venga un medio (reputado o con seguimiento), ponen la alfombra. Es lamentable que la vida que vivimos sea así. Si eres popular y llegas a gente te ponen todas las atenciones del mundo y si eres un “don nadie” con poca repercusión, te dan por el saco (siento ser vulgar, pero creo que es lo más expresivo que se me ha ocurrido).

Respecto a la parte de que Amazon Echo haya almacenado semejante cantidad de audios…, pues que os voy a decir. Pese a que soy un hombre tecnológico, nunca he comulgado con un aparato de estos. No me gusta hablarle a una máquina para que haga cosas que no me cuestan nada hacer a mí. Me niego, mientras pueda. Sin ir más lejos, me querían regalar un Google Home que a su vez, le habían regalado en la empresa por navidad y le dije directamente que no lo quería, que lo vendiera en Wallapop o Cex.

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner