Saltar al contenido

LaTeclaTec

Dando con la tecla

Jugando a ser Dios

6 octubre, 2019
jugando a ser dios

 

La tecnología mal entendida.

Hoy quiero tratar un tema complejo. Y lo es porque yo mismo tengo sensaciones contradictorias en referencia al tema que trato. Es más, durante el artículo, seguramente acabaré sacando las conclusiones necesarias al respecto. Ya os adelanto que va a ser un artículo más pro animal que pro tecnológico, pero como siempre, todo lo que trato tendrá un fondo tecnológico. El tema que trato hoy es la del ser humano jugando a ser Dios. Lo trato desde el punto de vista si es normal usar la tecnología o la ciencia para crear vida.

Concretamente clonar animales. Veremos como el tema es complejo y que hay partes donde estaremos de acuerdo y por otro lado no lo estaremos. A mi, en este punto exacto, donde todavía no me he documentado de todo lo que iré tocando, que no he pensado en profundidad en el tema, os digo que no me parece bien que se clonen animales, sea para el uso que sea, pero yo mismo, con algún previo documental que tengo, ya estoy viendo que seguramente acabaré diciendo lo contrario. Venga, vamos al tema que creo que estará interesante.

 

Clonar animales, si o no.

Si pensamos en clonar animales desde el punto de vista chino, donde lo están haciendo con perros policía muy bien dotados físicamente, porque les sale más económico que buscarlos y entrenarlos, pues me parece mal. Eso me parece jugar a ser Dios, innecesario y poco ético. Pero si me dices que vas a clonar vacas, porque están destinadas al consumo humano y a extraer leche, que viven en unas condiciones poco naturales, que las haces criar para separar las que son aptas para el consumo y producción y que el resto no las quieres para nada…, pues seguramente te diré que mejor clonar vacas perfectas que no traumatizar a animales por el simple hecho de estar mejor o peor dotados. Es decir, la clonación de animales me parece mal, pero según para que se necesiten…, podría asumirlo como bueno. De una manera o de otra, el tema en cuestión del artículo es que el ser humano está jugando a ser Dios, con lo cual, en ese punto, tengo que decir que estoy en contra. Creo que no se debería jugar a eso.

 

No sólo estamos jugando a ser Dios.

Hay un aspecto que me preocupa todavía más. Es el hecho de que el ser humano está usando a los animales para hacer sus pruebas. En todas ellas, tiene mucho que ver la tecnología. Y es que todos los avances tecnológicos que requieran de pruebas humanas para comprobar si es peligroso, especialmente en temas espaciales y científicos, se suelen usar animales en vez de personas. Es sorprendente que nadie ponga el grito en el cielo con este tipo de prácticas. La perra Laica, seguramente fuera el primero que recordamos o que nos viene a la cabeza. La pobre perra callejera que los soviéticos recogieron y vieron que era válida para sus pruebas, que fue entrenada y finalmente lanzada al espacio.

Se convirtió en el primer ser vivo en orbitar el espacio. Pero el precio que pagó fue muy caro. Lo hizo con su vida, y aunque no se sabe si murió en el despegue, a las horas, días o cuando, ya que la información no es clara o veraz. Después de ella, otros perros también fueron lanzados en diferentes ocasiones, pero no se comentó demasiado ¿Por qué no hicieron la misma prueba con un humano? Pues porque estamos jugando a ser Dios y para ello mejor nos cargamos animales que no personas. Lo mismo pasa en la ciencia, para probar medicamentos y tal. Se usan ratones y animales similares porque es menos bestia que usar personas. ¿Deberían clonarlos entonces? Pues a esto vamos en el siguiente punto.

 

Método de clonación, fundamental.

En esta carrera del ser humano de estar jugando a ser Dios hay un factor que no se tiene que pasar por alto y que seguramente es determinante. Las clonaciones, hasta donde yo se y como se suelen practicar, interfiere un factor fundamental, otro animal de características similares. Es decir, si quiero clonar a un perro, cojo células de ese “perro perfecto” y las introduzco en un óvulo para que sea fecundado. Es decir, interfiere un animal.

Desde ese momento ya tengo que estar en contra. Porque estás usando un animal con fines reproductivos, con lo cual, seguimos con un problema moral. Si tu coges células de un “animal perfecto” y lo pones en una máquina y de allí sale el animal, perfecto, pero como eso no va a pasar…, no puedo aceptar como bueno que se use a un animal para sacar a otros. Eso de nuevo es estar jugando a ser Dios y no me parece correcto. Por no hablar de los traumas emocionales del animal al ver que van a nacer las crías y se las quitan para sus finalidades. No puedo aceptarlo como válido.

 

Revivir especies o mantenerlas.

Otro aspecto donde estoy totalmente en contra es en la clonación de especies animales a punto de su extinción o que ya no existen. Eso es posible y espero que nunca se apruebe. En este punto si que tengo claro que estoy en contra. De pequeño, se me quedó grabada una imagen donde un cachorro desnutrido estaba al borde de la muerte mientras el que firmaba el documental no hacía nada. Le dije a mi padre que porque pasaba eso, que al hombre no le costaba nada darle agua y comida. Pues bien, la sabia respuesta fue que eso era el ciclo de la vida, y que la intervención del hombre puede poner en riesgo toda la vida de ese y otros animales.

Es decir, ese cachorro débil quizás debe morir porque si lo salvas, puede que otra especie animal que estaba esperando su muerte, no puede acabar comiendo porque has salvado a ese cachorro que iba a servir para alimentar a toda su familia. Pues esto es lo mismo, si una especie animal está a punto de la extinción, quizás es porque debe ser así. Y en el caso que no lo sea, será porque el ser humano ambicioso y egoísta ha terminado con ella. Como ha pasado con tantas especies que han desaparecido por la codicia del ser humano. Si eso conlleva problemas de cualquier tipo para nosotros…, bienvenidos sean. El ciclo de la vida debe seguir y debemos pagar las consecuencias de nuestros actos.

 

 

El egoísmo es una pieza fundamental.

Todo esto es muy bonito, pero cuando la tecnología y la ciencia se pone de tu lado para ofrecerte posibilidades que no estarían al alcance de cualquiera en otra época…, la cogemos. Es decir, si tengo una enfermedad terminal y me dicen que están trabajando en un fármaco que puede acabar con esa enfermedad, pero que está en fase muy beta y es tremendamente inestable y que se requieren de muchos sujetos para perfeccionarla y que para ello usarán ratones que son lo más parecido al sistema interno humano, la respuesta la tenemos clara, ¿Verdad? Pues eso. Que una cosa es lo que moralmente me parece bien y otra es sobre el terreno lo que pasa y debe pasar. Así que está claro que el tema de jugando a ser Dios te parece mal hasta que ves que lo que se hace o para que se hace, es positivo.

 

Conclusión sobre jugando a ser Dios.

Tengo clara ahora mismo mi conclusión. No creo que sea bueno jugar a ser Dios, pero entiendo que es necesario. Somos egoístas y miramos a otro lado cuando nos interesa. Me encanta la carne y si pusiera en primer plano el como llega la carne a esas bandejas que compro en el super, seguramente no la comería. Pero prefiero obviar esa parte y comerme esa rica carne de unos animales que habrán sufrido de lo lindo para acabar en eso. Pues lo mismo con la clonación. Los animales sufren, pero son necesario para llegar a evolucionar ciertas enfermedades. Entiendo que lo normal sería no exponer la vida de ningún ser humano para conseguir tus resultados, porque según como lo miremos, se puede comparar con otras épocas que mejor no recordar.

Con lo cual, pese a que es un tema demasiado complejo, dejaría el resultado como que, siempre que sea para finalidades directamente relacionadas para mejorar la vida humana o salvarla, me parece bien o aceptable. Pero siempre que sea como el caso de los perros policía y similares…, me parecería mal. Aprovecho para hacer una mención a Dolly, que fue también mítico al ser el primer animal clonado. Podría entrar en como fue su vida, la esperanza de vida que tienen estos animales y lo poco que duró ella, lo maltratada que fue al ser animal de laboratorio y no sólo por ser creada, sino por como vivió. En fin, podría decir mucho pero mejor lo dejo aquí porque sería entrar más en temas animales de lo que ya lo hice. Espero que quede claro el punto tecnológico y como se usa la tecnología.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.