amazon

Jeff Bezos funda la Bezos Eath Fund

 

Cuando uno es el más rico del mundo, hacer cosas debería ser sencillo. Puedes hacer lo que quieras, tener lo que quieras, eres como unos de esos que juega a un juego con un hack de vida infinita o munición infinita. Jeff Bezos es ese hombre capaz de ganar 13 mil millones de dólares en 15 minutos por una subida en sus acciones. Así que si decimos que Bezos ha donado 1 millón de dólares para salvar al planeta, no nos debería sorprender, ¿verdad? Venga, que un millón parece poco, han sido 100 millones. ¿Tampoco te sorprende? Pues venga, subimos el listón y ahora si que si, vamos con la cifra del asunto. Jeff Bezos ha creado una fundación, la Bezos Eath Fund y la ha dotado con 10 mil millones de dólares para que científicos, investigadores y demás personalidades la usen para combatir el cambio climático. Casi nada. Hoy vamos a hablar sobre esto y muchas curiosidades de Bezos. Pero antes…, lo amenizamos con uno de mis podcast destacados. Todos en tu app favorita buscando LaTeclaTec o al final del artículo.

 

La vida de Jeff Bezos.

Vamos a darle un repaso a la vida del hombre más rico del mundo. Su madre lo tuvo con tan solo 17 años. De su padre, Ted Jorgensen, no se sabe casi nada. Al poco de nacer Jeff, su madre se casó con Miguel Bezos, que lo adoptó y recibió su apellido.  Miguel, era cubano con familia procedente de Valladolid (España). Amazon no siempre ha sido lo que conocemos hoy. De hecho, el primer nombre que recibió Amazon, fue Relentless.com. Era el 1994, y gracias a sus amigos, que le decían que ese nombre sonaba demasiado siniestro, un año más tarde decidió cambiarlo y ahora si, nacía Amazon. Como curiosidad, si vais a Relentless.com, os redirige a Amazon. Bezos se separó de su primera mujer en 2019. Con ella tiene 4 hijos en común. Jeff dejó su puesto de vicepresidente en D.E.Shaw para su “locura” de Amazon.com. Alquiló una casa y trabajó en su garaje. Su primer empleado fue Shel Kaphan. Curioso el tema de los garajes. De Jobs siempre ha sido mítico el garaje. De Bezos, nunca se comenta el tema del garaje.

 

La regla de las dos Pizzas.

Bezos, como gran empresario, tiene sus excentricidades. Una de ellas es la regla de las dos pizzas. Y es que tiene la creencia que una reunión productiva es la que tiene el número de personas necesarias para comerse dos pizzas. De locos, porque si me llama a mi para una de esas reuniones…, con él y yo ya estamos cubiertos (hasta aquí el comentario de calidad jejeje). En 2003, Jeff Bezos estuvo a punto de morir ya que su helicóptero se estrelló. El logotipo de Amazon, tiene un detalle que para muchos pasa desapercibido y que ha sido usado en alguna campaña de marketing. Os suena eso de Amazon, de la A a la Z. Pues es lo que tiene su logo. La flecha empieza en la A para terminar en la Z. Es una manera de decir que en Amazon lo encuentras todo. En los inicios de Amazon, sólo se vendían libros. En la actualidad, con poco más de 25 años de vida (5 julio del 95), Amazon es una de las tres empresas más valiosas del mundo.

La suerte del tiempo.

Jeff Bezos se lo ha currado. No hay duda de ello. Pero en parte, ha tenido suerte de aprovechar la locura que supuso internet. Concretamente en el 1994, se leía que en un año, el entorno web creció un 2300%. Casi nada. Todos los que por aquel entonces se embarcaron en algún proyecto online con cara y ojos…, tuvo casi la total seguridad de triunfar. Ellos fueron los que pusieron los cimientos en esa época. Fueron los primeros y por lo tanto, se posicionaron frente al resto. Una curiosidad de Amazon es que en sus inicios, un grave error de programación permitía a los usuarios engañar a la web y recibir dinero en sus tarjetas de crédito al marcar una cantidad negativa de libros. Si fuera el internet de hoy en día, esa web ya estaría hundida. El ingenio fue el arma usada por Bezos en sus inicios. Los libreros imponían un pedido de diez libros a Amazon, que recordemos empezó vendiendo libros. Para poder cumplir con esto, usaba una sencilla estrategia. Compraba un libro (el que le pedía el cliente) y como tenía que cubrir esos diez pedidos al librero, pedía 9 manuales de líquenes, que siempre estaban agotados. Así que el librero, tenía que enviarle el libro porque no era problema de Amazon no poder tener el resto.

 

Los juguetes en Amazon.

En 1999, Bezos decidió introducir juguetes en Amazon. Para cubrir las necesidades de la época navideña, y la creciente fiebre por los Pokémon, los empleados de Amazon, no dudaron en comprar todas las existencias disponibles en la web de Toys”R”Us para venderlos después en Amazon. Por aquel entonces, la web de la cadena de juguetes se acababa de lanzar, con lo cual, no registraba si los envíos eran masivos, por lo que no se percataron del asunto, y eso, sumado a que los envíos eran gratuitos…, fue un negocio redondo para Amazon. Hoy, seguramente esto no podría haber pasado ya que la web registraría que es un envío masivo y habría claramente un interés de revender su producto. La sede de Amazon se encuentra en Seattle, Washington y cuenta con 40 mil trabajadores. Esto supone que el 7.5% de la población con edad de trabajar de esa ciudad, trabaja en Amazon. Casi nada.

 

El récord de Amazon.

Si por algo es conocida Amazon, es por sus plazos de entrega. Muchas veces incluso entregan el mismo día. El récord en este sentido, se produjo en 2016 cuando la empresa de Bezos, consiguió entregar un paquete en California, tan solo 13 minutos después de su compra. Una locura. La relación con Apple siempre ha sido complicada. Prueba de ello es que hasta 2018, no se han podido comprar los iPhone último modelo en Amazon. Si que se podían comprar modelos anteriores, pero los últimos no era posible. Y así podríamos contar mil y una anécdotas o curiosidades de Bezos y su Amazon. Y por todo esto y mucho más, Bezos es el hombre más rico del mundo y ha podido crear esa Bezos Earth Fund y dotarla de 10 mil millones para proyectos que combatan el medio ambiente. Ahora, seguramente para muchos de vosotros, parezca poca cosa y es que recordemos que la fortuna de Jeff Bezos se estima en 127,7 miles de millones de dólares. Sinceramente…, no se ni como se lee eso.

 

Conclusión sobre Jeff Bezos.

Lo dicho. Parece que puede ser fácil hacer este tipo de cosas siendo una persona tan poderosa. Y podríamos debatir sobre si es positivo que se hagan públicas este tipo de acciones humanitarias o similares. Pues bien, personalmente creo que se debería hacer siempre. Y el motivo es que este tipo de acciones llaman a otros a que hagan lo mismo. Debe cundir el ejemplo y que otros ricos tengan la necesidad de hacer lo mismo para no ser menos. Este tipo de gente, podrían comprar lo que quisieran. Es más, me extraña que no se pongan de acuerdo y compren el Amazonas, lo que queda de él, para evitar que se sigan haciendo las atrocidades que se hacen en ella. Pero bueno, como eso ya son palabras mayores, pese a que podrían hacerlo sin ningún problema, este tipo de acciones humanitarias, caritativas, o pensando en el medio ambiente, nos parecen geniales. Así que perfecto. Y podremos entrar en las condiciones laborales de los empleados o asociados a Amazon, lo que queráis. Pero al final, una cosa no quita la otra, y esto que ha hecho Bezos, es un puntazo.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.

 

 

Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts

 

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner