Saltar al contenido

LaTeclaTec

Dando con la tecla

Mercado de cromos con sello tecnológico

17 noviembre, 2020

 

Hoy quiero hablaros de un tema muy interesante, especialmente para los que tengáis hijos pequeños. Se trata del mundillo de lo cromos y como la tecnología, nos ayuda en este campo. Seguramente los que tengáis cierta edad, que ya habéis pasado la adolescencia, habréis hecho alguna que otra colección de cromos. En vuestras respectivas ciudades no se como irá el tema, pero aquí en Barcelona, tenemos un sitio tradicional donde se cambian los cromos. Se llama o “el mercat de Sant Antoni”. Desconozco la historia de como empezó, pero es un sitio donde la gente intercambia cosas, ponen paradas y la gente va a comprar libros y cosas variadas, y de toda la vida, los domingos por la mañana es un sitio tradicional donde se cambian cromos (no en el propio mercado, sino justo al lado, en plan clandestino, parece. Van los niños con sus padres y en medio de la calle se van pasando hasta encontrar al que buscas. Pues bien, hoy os traigo la evolución de eso.

 

Una de tantas.

Hay muchísimas páginas que ofrecen este servicio, y yo os traigo una de ellas. No es la mejor, ni la que os recomiendo. Simplemente es una que mi mujer ha elegido al azar. Concretamente ella se ha dado de alta en “cromosrepes.com” y la verdad es que de momento, muy contentos. Es una web donde te registras, y con una interfaz un poco arcaica, introduces las colecciones que tienes y los cromos que te faltan. El sistema te localiza gente con la que puedes cambiar los cromos y a partir de allí ya negocias con la otra parte. Las “normas” de la web dicen que es cambio por cambio o si es uno de esos que se denominan especiales, un especial por dos normales. Si negocias con la otra parte algo diferente ya es cosa tuya.

 

Un sistema perjudicial.

No vamos a negar que este tipo de comercio se lleva por delante la filosofía del que hace las colecciones. Es decir, la idea es vender sobres y más sobres. Pero el problema es que cuando te faltan pocos, seguir comprando sobres es un suicidio. Te van a salir la mayoría repetidos. Es por eso que este tipo de sistemas tecnológicos para cambiar cromos revienta la filosofía empresarial. Pero tampoco hay que dramatizar ya que la mayoría te ofrecen incluso ellos mismos la posibilidad de completar el álbum pidiéndoles los cromos en cuestión previo pago elevado. El tema de intercambio de cromos la verdad es que es algo bonito, que algunos como yo con el tiempo lo ve de la manera que creo que deberíamos verlo. Un negocio que mueve muchísimo dinero. En los cromos de fútbol está perfectamente estudiado y siempre de los más importantes hay muy pocos para empujarte a comprar y comprar. Así pasa en todas las colecciones.

El sistema de intercambio.

No he visto otras páginas para ver el sistema de intercambio, pero es la parte que más dudas o más cuestionable me parece. El intercambio de cromos, una vez negociado con la otra parte, se efectúa mediante carta. Es decir que tu mandas los cromos por carta y la otra parte lo mismo. Si eres nuevo el sistema te obliga a enviarlo tu antes, ya que luego hay un sistema de valoración que te puntúa. Evidentemente si tienes mala puntuación es muy probable que te cueste hacer cambios porque la gente no se fie. El problema es que tu pones tus datos personales. Porque al final estás enviando una carta. Eso lleva tus datos y los de la otra parte. Así que en temas de privacidad…, la cosa anda floja. Creo que esa parte habría que pulirla y quizás localizar automáticamente la oficina de correos más cercana y hacer el envío allí, para evitar tener que dar más datos de los necesarios. Creo que el que un desconocido tenga dirección y nombre completo no es la mejor de las ideas, pero bueno.

 

Tradición que se recupera.

La parte más interesante de esto es que aunque sea para enviar cromos, se retoma una tradición que está prácticamente extinguida. El envío de cartas. Seguramente los que tenéis una cierta edad (25/40), ya ni se acordaba de lo que era esto. Lamentablemente la tecnología se ha llevado a muchos gremios por delante, y Correos es uno de ellos. Vive porque se ha sabido adaptar y porque para bien o para mal, se siguen enviando cartas. Pero ya es más recibos y cosas de ese estilo. Lo que son cartas de gente que se la envía a otros…, cada vez se lleva menos. Ahora con la época navideña hay un boom, pero luego volvemos a lo mismo. Correos ha quedado para publicidad comercial, recibos, multas y paquetería. Que ya es bastante, pero da pena recordar como pasaba el de Correos, abría el buzón y sacaba los dos sacos, uno de local y otro de extranjero.

 

¿Dónde está el beneficio?

Seguramente os estéis preguntando que gana el que hace este tipo de webs con todo esto. Pues bien, a priori el beneficio que saca es por publicidad. Este tipo de paginas lleva publicidad y obviamente por estar en ellas generas un dinero. Que sea más o menos ya es cosa de cada uno. Lo que mola es que este tipo de páginas si están bien montadas, independientemente del diseño web o de lo arcaico que sea o parezca, que en este caso ya os he dicho que lo es un rato, sirve para ver las colecciones más activas, las que más demanda tienen, y un montón de datos interesantes. El creador de la web no tiene datos más allá del registro que haces con tu correo electrónico y poco más. Así que en ese aspecto no temas porque tus datos personales están a salvo respecto al creador. Pero ya os digo que el tema de dar tantos datos…, es un punto negativo.

¿Formulas alternativas?

Con estas webs de intercambio de cromos, poca opción tienes. Pero las hay. Puedes intentar encontrar a alguien de tu misma ciudad, y como el tema del intercambio ya es cosa privada, puedes escribirte con él y hacer el intercambio en persona. Es una opción ya que el sistema sólo te pone en contacto con la persona que tiene los cromos que a ti te faltan, a partir de allí…, es cosa de las dos partes por privado. Lo bueno de este sistema es que si tienes varias colecciones, te localiza todo a la vez, es decir, te ahorras un motón de faena más allá de introducir los cromos de la colección que te falta al principio que no pasa de ir marcando los números en el panel que te sale. Sinceramente la pagina me ha parecido muy simple en diseño, pero muy funcional. Y para que nos vamos a engañar, el diseño al final me da igual si me ofrece un buen resultado.

 

¿Peligra el negocio con este tipo de formatos?

Para nada. Es adaptarse a las nuevas tecnologías. De igual manera que os he contado que de manera tradicional en Barcelona tenemos el mercado de Sant Antoni donde se hace intercambio y por ende, está perjudicando el negocio…, pues por eso igual. El negocio de los cromos está muy arraigado y a los niños les gusta abrir los sobres y pegar cromos. Seguirá existiendo. Otra cosa es que los que las hacen, tengan más o menos demanda con este tipo de prácticas, pero al final, el negocio seguirá existiendo porque es rentable. Se tendrán que adaptar, pero poco más. Porque por esa misma regla de tres, eBay y otros sitios, donde te venden cajas mucho más baratas, de dudosa procedencia, también destrozan el negocio. Y es que al final, en todo negocio o sector, contar con un 15/20% de piratería es normal o incluso bueno. Por muchas razones como llegar a un público que con el pago normal no llega, repercusión…, hay que asumirlo como natural. Y el tema de intercambio, pese a que no deberíamos catalogarlo como piratería al uso, acaba siéndolo de una manera o de otra.

 

Conclusión sobre los cromos.

Me gusta ver la tecnología bien usada. También me gusta ver como se retoma el ejercicio de hacer cartas, aunque sea sólo poner los datos y el sello en el sobre. Que por cierto, menuda clavada el tema de los sellos. 70 céntimos un sello para la península, me parece un sablazo de los buenos, así que los intercambios, si son de varios cromos mejor porque a casi euros por cromo…, mal asunto. En casa hacía siglos que no entraba un sobre para enviar en ese tipo de formato. Quizás como mucho alguna suscripción de revista o similar que se enviaba pero ya con todo preparado. El ejercicio de comprar sobres, sellos y meterlo en el buzón…, yo creo que haría como mínimo 30 años que no lo hacía. Me ha gustado la experiencia y os la recomiendo. Especialmente para ahorrarte dinero con sobres de cromos para 10 o 20 que te falten. Y en épocas de pandemia como esta…, donde no se puede hacer en el mercado de Sant Antoni…, pues bienvenido sea este sistema. Espero que adaptarnos a él, no acabe con décadas de tradición.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.

 

 

Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts