Saltar al contenido

LaTeclaTec

Dando con la tecla

Los hoteles no aprenden

27 julio, 2020

 

Es triste y se por adelantado que no estoy siendo justo. Hoy os quiero contar la experiencia que hemos vivido este fin de semana, donde hemos estado en pareja, en plan romántico, pero especialmente hemos estado para hacer una simulación de lo que podría ser dentro de unos días con los niños cuando estemos todos de vacaciones. No tengo intención de poneros los dientes largos, de alardear o de cualquier cosa similar. El enfoque que voy a darle a esto de que los hoteles no aprenden, es a nivel tecnológico y el poco cuidado que han tenido teniendo en cuenta que han estado cuatro meses donde podrían haberse adaptado mucho mejor. Como digo creo que no soy justo porque con la experiencia vivida estoy generalizando, pero creo que el enfoque que le daré, es aplicable a muchos otros hoteles. Arrancamos, pero antes, como siempre, promoción. Escucha con la voz de quien los escribe, los artículos de la web. Con sus giros y matices, una forma diferente de vivir la experiencia.

Ir a descargar

El Chek-in, un caos.

Entrar en un hotel donde sólo están atendiendo dos personas de muchas posibles entradas que pueden atender, seguramente porque la mayor parte del personal esté con un ERTE o despedidos…, es preocupante. Especialmente porque el hotel en cuestión, del cual no hace falta dar más datos que es un 4 estrellas, es muy transitado o demandado, y la cola que se formó cuando llegamos superó la media hora. Y no porque hubiera demasiada gente, que la había. El problema fue que se realizaban un montón de gestiones innecesarias con un peligro visible para todas las partes. Hoy quiero hacer una exposición amplia de lo que supone hacer un chek-in tan innecesario y que estoy seguro que se repite en más hoteles de los necesarios. Que tengas que estar más de media hora esperando en una cola, que no respeta distancias sociales…, es empezar muy mal la aventura.

¿Por qué ese chek-in?

Pues lamentablemente los hoteles no aprenden, ni habiendo estado cuatro meses cerrados. Hacer el chek-in supone perder muchísimo tiempo, firmar papeles, escaneo de DNI, entrega de llave (tarjeta), y todo ello haciendo ida y venida de posibles virus y los riesgos que conlleva. Es elemental cambiar el sistema de entrada. Tener un código QR y que sea tu pase. Simplificar todo lo demás, ya que es del todo innecesario. ¿Escaneo de DNI? ¿Para que te sirve eso? ¿Para seguridad? ¿No es lo mismo una firma digital, o una aceptación de que eres tu y que estás allí en modo de autorización o aceptación con el código QR? No hacemos uso del sistema cuando es muy útil y simple de usar. Bastaría con que los hoteles te dieran una pulsera con un código QR identificativo. Que eres un “todo incluido”, pues perfecto. Que eres media pensión, igual. Todos por igual. Misma pulsera. Al final diferenciar a la gente por pulsera y colores es algo que no me parece bien. La pulsera con código QR te da un sinfín de posibilidades que comentamos a continuación.

 

La seguridad de la pulsera con código QR.

A niveles económicos, al hotel no le cuesta mucho más una pulsera con código QR a una de colores. Es más, para ellos acaba siendo mejor como veréis a continuación. Te pones la pulsera, no te distingues del resto de huéspedes, vas a consumir y si eres un “todo incluido” al escanear te detecta como tal y no pagas, que eres media pensión y no te entran las consumiciones, se te abona en cuenta. Sin contacto de dinero, porque al final, este virus nos tiene que haber dejado claro que el dinero es una fuente de contagios brutales. Los billetes, en un alto grado tienen partículas de drogas. Es una locura. Acabemos con el dinero. Para el hotel, es un sistema mucho más seguro que el apuntar en una tarjeta el numero de habitación. Algo que siempre me ha sorprendido. Voy me pido algo, digo una habitación y vía. Es algo preocupante. Luego tenemos acceso a zonas especificas, como la piscina. En muchos hoteles, hay un tanto por ciento indeterminado de gente que no está li alojada. Llegan, entran con todo su morro y listo. Con una pulsera así, esto no pasaría. Todos a pasar por el torno. Y para el hotel, una fuente inagotable de información. Horas de más afluencia, tipo de gente que va a determinadas horas…, todo eso es información que luego pueden usar para acertar con la animación o con lo que quieran. Tener controlado quien está y donde están es posible y le da tanto al cliente como al hotel, un grado extra de seguridad.

La comida, un caos.

Un punto fundamental en este artículo sobre los hoteles no aprenden está en la comida. Es cierto que a nivel tecnológico no tiene mucho que ver, pero quiero comentarlo. Bufet libre donde no hay limitación de entrada es igual a foco de contagio brutal. Todos a saco, compartiendo cubiertos de servicio para ponerte en el plato las cosas, una locura. No se como se permite este tipo de cosas. Después de la experiencia vivida, pese a que a nivel personal he tomado todas las precauciones que he podido, sinceramente si me dicen que me he contagiado, no me extrañaría lo más mínimo. Es de locos la de irregularidades o cosas que no me parecen correctas que vi en el hotel. De nuevo podemos usar la pulsera con código QR para entrar a comer, y que el sistema sea capaz de organizar el aforo, marcando unos límites para que exista distancia social cuanto menos. ¿Por qué no se hace? Porque sería el caos máximo. Si ya tienes caos sin hacer nada, si intentas limitar horarios y aforo, la cosa se va de madre y no se si incluso acabarías exponiendo más a la gente.

 

La TV del hotel.

Parece mentira pero sigue habiendo hoteles que te cobran por usar la televisión. En el caos del que hemos estado, no te cobraban, pero si que habían retirado el mando. Entiendo que para reducir los riesgos de contagio. Mejor reducir un poco las posibilidades de contagio ya que con la comida y cena nos exponían a un “cara o cruz”. Pero me parece absurdo ya que para encender la televisión tienes que hacerlo mediante el pulsador de la misma. Con lo cual, levantarte para hacerlo, es incompatible con la idea de muchos de “hotel=perro total”. La gente tiene derecho a ello, y me parece una mala solución. Pero el enfoque de este punto lo quiero llevar a la necesidad de poner Smart TV. No creo que sea una inversión demasiado grande y para el usuario es una experiencia diferente. Poder conectarte a Netflix o HBO desde tu móvil, ya que mejor hacerlo así y no tener que poner cuenta que te puedes dejar, es una experiencia especial. Es cierto que quizás inversión / uso, no sale a cuenta. No es una buena proporción. Pero si os digo la verdad…, hubiera agradecido para antes de dormir el poder ver una película o serie de mi Netflix.

Consumo energético.

Vergonzoso. Otro punto donde queda claro que los hoteles no aprenden lo tenemos en la energía. Sinceramente sentí vergüenza ajena. El aire acondicionado de la habitación sin posibilidad de apagarse. No existía el maldito botón. Para apagarlo por la noche, porque entre ruido y frío no nos interesaba, tuve que quitar al tarjeta de la habitación, con lo cual, no pude cargar el móvil. Es un despropósito que esto ocurra. Creo que los hoteles, como otros muchos gremios, deberían tener un convenio por el cual, como mínimo, la mitad del consumo energético que hagan, sea mediante energía renovable. Que pongan paneles solares o energía eólica a mansalva. Esto tiene que frenarse. Es de locos pensar en el absurdo consumo innecesario de energía y la contaminación que se les permite realizar. Hay que ponerse las pilas, pero parece que a nadie le interesa. Pues para eso estoy yo aquí. Me parece una vergüenza que los hoteles tengan los consumos que tienen y que no se les exija el tema de energías renovables.

 

Conclusión sobre los hoteles no aprenden.

Sinceramente me ha sorprendido ver que nada ha cambiado, y que todo pasa por un cartel que te obliga a usar mascarilla y unas pantallas protectoras entre recepción y cliente. Poco más. Creo que en estos cuatro meses se deberían haber sentado unas bases, para evitar que no sólo este virus se extienda, sino que posibles virus futuros lo hagan. Tenemos que acabar con tanta burocracia absurda y tanto papeleo innecesario. Hay que acabar si o si con el dinero en efectivo. Todo son ventajas en acabar con él. Blanqueo de capital, estafas y demás es más complicado cuando hay registro de todo. En serio, el tema del dinero en efectivo me preocupa y mucho. Dejar de usarlo, es un propagador brutal de enfermedades varias. Y lo dicho, los hoteles no aprenden y me voy de ese hotel con la sensación de que un tanto por ciento, mayor o menor, saldrá de allí contaminado, seguro. No aprendemos. Y mi recomendación si te vas de vacaciones…, no vayas a un hotel, no se lo merecen. Si tienes que ir a uno, que tenga medidas claras y directas de protección contra el virus. Nada de cosas menores que acaban siendo absurdas. Así que lo tengo claro, los hoteles no aprenden y yo no voy a darles la oportunidad de demostrarme lo contrario a no ser que sean muy específicos. Pero ya sabemos como va esto, los que si que estén adaptados, seguramente sea porque su precio se ha incrementado significativamente.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.

 

 

Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts