Hackeo a la DGT, otra más

Pues parece que vamos de lío en lío y tira porque me toca. Si ayer os hablamos del hackeo de Tickermaster, hoy toca un capítulo que nos toca muy de cerca, y que supone un lío descomunal para la mayoría de los que conducimos. Con el hackeo a la DGT se abre un capítulo negro en la historia de España, y con ello, una reflexión personal que creo que es totalmente necesaria. Ha llegado el momento de resetearnos a nivel tecnológico y empezar de cero, al menos en alguna de las facetas de nuestras vidas.

El lío.

Con el hackeo a la DGT, han quedado supuestamente expuestos datos privados que pueden dar como detonante, que a cualquiera de nosotros nos arruinen la vida, o cuanto menos, que nos generen un problema de magnitudes desconocidas. Los datos son más que preocupantes, 34 millones de conductores expuestos, con datos importantes como son datos del vehículo, matrícula, nombre completo de los conductores, DNI, domicilio, incluso datos del seguro vigente. Con estos datos, combinados con otras bases de datos robadas, como la que te dan el número de teléfono y correo electrónico, ya tendrías el pack completo para hacer prácticamente lo que quieras. Esto en malas manos, puede suponer un problema mayúsculo.

Todos estamos expuestos.

Con el hackeo a la DGT, pocos organismos importantes de nuestro país están a salvo. Han caído prácticamente todos, bancos, suministros…, es un desastre a niveles nacionales. Es por eso que antes comentaba que quizás ha llegado el momento de hacer un reinicio. Fabricar para cada uno de nosotros un nuevo documento de identidad, y la posibilidad de hacernos un nuevo correo electrónico con una nueva extensión. Así como cuando Hotmail.com dio el salto a empezar con los Hotmail.es, que sinceramente no sé hasta qué punto la gente empezó a usarlo. Pero al menos, que cada uno de nosotros tengamos a salvo un “nuevo DNI”.

Nuevo DNI.

¿Para que serviría esto? Pues, de entrada, para que al menos, ese documento oficial, estuviera a salvo. De esa manera cuanto menos, podríamos garantizar que ningún cambio de suministro, servicio o contratación de algo nuevo, fuera posible ya que estaría sujeto a ese nuevo documento. Por descontado, ese nuevo documento debería estar a salvo en algún sistema externo que gestionara ese documento, y que para acceder a él, se necesitara una autorización temporal por parte del usuario, y que ese documento, nunca saliera o fuera público, es decir, que cualquier contratación o validación oficial con ese documento, solicitara una autorización a la empresa gestora, y esa empresa gestora solicitara esa autorización con lo que el documento oficial estuviera a salvo, y se evitaran fugas de información como la sucedida. Parece complicado, pero sinceramente…, creo que no lo es.

Explicación detallada.

Yo tengo un DNI nuevo, pongamos que el número es 1234567ABC, y es totalmente privado y no accesible por nadie. Ese número está gestionado por una empresa de seguridad. Que Vodafone o Endesa quiere acceder a mi información personal o quiere cobrarme un recibo, pues solicita a esta empresa la información a través del contacto que tengan. Por ejemplo, al usuario Marc@Marc.com queremos hacerle un cobro X, pues se solicita esa autorización con lo que esa empresa de seguridad, te manda una autorización TEMPORAL SIEMPRE (1 uso, un día…) para aceptar esa gestión. Eso daría validez y oficialidad de todas las partes. Que es una domiciliación, pues igual. Se solicita y la empresa de seguridad, te solicita la autorización. La apruebas y de esa manera tienes control de todo. Panel accesible a tus autorizaciones y todo bien gestionado. Eso sería maravilloso, y lo más triste, es posible hacerlo, pero nunca sucederá.

¿Ahora qué?

Pues a cruzar los dedos para que no nos metan en algún lío, contratación de servicio o similar. Por suerte, la mayor parte de las veces que suceden este tipo de filtraciones, lo que suele pasar es que se usa la información para hacer spam vía teléfono, correo o similar. Pero al acceder a tantísima información junta, el roto que se puede llegar a hacer es enorme. Personalmente nunca he sido muy de preocuparme por todo el tema de la seguridad, pero quizás va siendo hora de empezar a preocuparse, porque hemos llegado a un punto de no retorno, donde cualquiera medio espabilado, puede generarnos un problema enorme. Mi recomendación es que tengáis verificación en dos pasos para todo lo que se pueda, no caer en engaños de bancos o cualquier servicio que te solicite cosas vía mensaje, ya que no es el método habitual, y, en definitiva, tener precaución porque si no, caeremos en algún engaño. Os esperamos en nuestro canal de Telegram con un montón de cosas interesantes.

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner