guerra china

Guerra China contra EEUU

 

La cosa acabará mal.

Estamos en una época donde lamentablemente un presidente de gobierno la puede liar muy parda. Y es exactamente lo que ha conseguido Donald Trump con sus actitudes fuera de lo normal. Es cierto que en parte si hace lo que hace, es porque se lo permiten. Existe gente muy poderosa, incluso más que él, que puede pararle perfectamente los pies, pero nunca lo han hecho. Le han dejado hacer y ahora estamos en una situación donde todos vamos a quedar tocados. De entrada, lo de Huawei parece que puede ser cuento de niños si lo comparamos con lo que está haciendo el gobierno chino. Ha dado orden de apartar de las administraciones todo el hardware y software externo. Esto va mucho más allá de cualquier cosa que se haya podido hacer hasta ahora. Para ello tienen tres años para adaptase a algo que es una completa locura. Podemos entender que la guerra china contra los americanos pase por quitar de las administraciones públicas cualquier software externo, pero pasar también por el hardware…, es ir muy a saco.

 

Lo de Huawei ha traído cola.

Como era de esperar, el ataque de Trump a Huawei ha traído cola y lo que nos queda. No podía ser de otra manera, y es que lo que le hicieron a Huawei, a mi personalmente me pareció una cerdada y una falta de coherencia en toda regla. Querer acabar con la compañía obligando a todas las empresas que tienen tratos comerciales con ellos a dejar de tenerlos por las normas americanas…, me pareció fatal. Especialmente porque no había o existen motivos demostrables de que algo hay. Se habla de problemas de seguridad, que envían datos a China, todo muy bonito, pero, ¿alguien ha visto algún papel oficial sobre lo que ocurre? A Huawei la han dejado muy tocada a nivel internacional. No lo mismo en China donde se ha hecho mucho más fuerte y ha derrumbado al resto que se han desplomado en el país. ¿Y todo para que? Se ha entrado en una espiral destructiva donde muchísima gente va a sufrir las consecuencias.

 

Huawei ha demostrado que se puede.

Con la salida del Huawei Mate 30 Pro, la empresa china ha demostrado algo con lo que posiblemente no pensaban que podría pasar desde la administración Trump. El teléfono salió sin ningún componente procedente de EEUU. Y esto señores, lo van a trasladar al tema institucional. Basicamente porque tienen capacidad para ello, y si algo tienen los chinos, es que son muy patrióticos. Más incluso que los americanos. Con lo cual, no me cabe la menor de las dudas de que ni tres años, seguro que mucho antes todas las instituciones públicas, se habrán adaptado a las exigencias del gobierno chino. Y lo pienso porque si Huawei lo ha hecho en poco tiempo, ellos también pueden. Con esto, el que perderá es EEUU, concretamente todas las empresas que dejarán de ingresar dinero de sus socios chinos. Y todo por la cabezonería de un pirómano que no mide lo que hace ni lo que dice.

 

Trump el patriótico.

Es curioso porque si algo ha destacado del señor Trump, es su amor por el Samsung Galaxy que siempre lo ha acompañado. Incluso fue un punto caliente en su mandato ya que le querían obligar a pasarse a un iPhone porque era más seguro. Pues bien, él siempre ha ido a la suya. Con su Twitter y su Galaxy. Curioso porque como todos sabéis, Samsung es de lo más americana que existe en el mundo. Manda narices, que un tío que va de patriótico esté enamorado de un terminal coreano. Y es que, aunque quisiera, nunca usaría un iPhone, básicamente porque con ellos también ha estado en guerra. Sólo entrar ya quiso soplarle las orejas a los de Apple. Por suerte para todas las partes, creo que la sangre no llegó al río y supongo que alguien con suficiente poder le dijo que mejor que no se metiera en terrenos pantanosos tan pronto porque iba a terminar mal la cosa. Y es que, desde Apple, ya han avisado públicamente en más de una ocasión, que la guerra que lleva Trump contra los chinos no va a ningún lado y que la cosa acabará mal. Pero él a lo suyo, pasa de todo.

 

Una guerra sin sentido.

Muchas son las voces autorizadas que han aconsejado a Trump cesar su guerra contra China. Básicamente porque son los americanos los que más tienen que perder en todo esto. El motivo es sencillo, las dependencias. Las empresas americanas dependen mucho más de china que las empresas chinas de EEUU. Con lo cual, al final siempre serán las americanas las que tengan las de perder. Y acaben teniendo que reducir la inversión en EEUU para poderse adaptar a los aranceles impuestos por los americanos. Y Apple es el máximo exponente de lo que está pasando en esta absurda guerra. Si existe un producto americano que todos quieren tener, ese es un iPhone. Es el producto estrella en EEUU pese a que Samsung asoma la patita. Apple da trabajo en EEUU a más de 2 millones de personas directamente, más la infinidad de indirectos que hay. Con lo cual, todo esto salpicará a ésta como a otras empresas que tendrán que reducir personal y acabará suponiendo reducción de inversión en el país.

 

Las grandes se estremecen.

Si le preguntas a la propia Apple, o a HP, Dell, Microsoft, Amazon, entre otras, todas te van a decir lo mismo. Están en contra de la guerra de Trump contra China. Y si lo están, es porque todas, en mayor o menor medida, tienen lazos con los chinos, y algunos mucho más de lo que nos podemos pensar. Con lo cual, todas estas guerras les acaban salpicando a ellos y haciendo que los costes de producción sean mayores, lo que hace que luego el margen de beneficio e inversiones se vea reducido. Al final, la conclusión es que esta guerra acaba afectando más a los americanos que a los chinos. Y ahora que empieza la guerra china, todavía se va a notar más. Que le pregunten en tres años a Dell, HP, Microsoft o alguna más que tal se vive sin tener las facturas de las instituciones públicas chinas con las que hasta ahora trabajaban. Un despropósito.

 

Luz al final del túnel.

Si algo bueno tiene que salir de esto es que la globalidad ha llegado a un punto donde dependemos en exceso de china. Sale más a cuenta traer cosas de chinas que fabricarlas por aquí. Y eso es un error grave. Básicamente se ha comprobado que a nivel contaminación es una locura. Millones de productos que dejas de producir para traerlos de china, que normalmente llegan en barcos que son terriblemente contaminantes. Dejas de producir en tu país porque es más barato traerlo de China. Si más países entrasen en guerras de este tipo, acabaríamos dependiendo más de producto de fabricación propia. Pero quizás con guerra, deberíamos entender otro tipo de guerra que no sea la de ir a cuchillo.

Lo de los americanos y china es de locos. Pero es que a nosotros (España), también nos ha disparado con bala. Y es que Trump ha decidido ir a la guerra con demasiados países por cosas que son muy patrióticas pero que son absurdas a niveles globales. Ir contra España por apoyar a Maduro, o imponer aranceles por el caso de los Airbus, algo desproporcionado especialmente porque a EEUU se le investiga por lo mismo con Boeing, y que generará un efecto rebote. Al final, acabaremos con aranceles por todos lados y volveremos a lo que quizás nunca debimos abandonar. Más producción propia y dejar de depender tanto de los de fuera.

 

¿Estamos preparados para la guerra China?

Para nada. Dudo que ni nosotros ni nadie esté preparado para eso. Somos dependientes de ellos, y si la cosa se estropea con China, nos buscaremos a otro, porque lo hay, y además cada vez es más importante. Se trata de India y es que es la nueva china para la industria tecnológica y cada vez se depende más de ellos para la fabricación. Así que, entre unos y otros, y India comiendo palomitas sentada en el sofá frotándose las manos. Es de locos. Y mientras tanto, Trump a lo suyo, consentido por los que mueven los hilos del país, se le está dejando entrar en guerra con todo dios y al final la cosa acabará estando tan desgastada que veremos como se repara todo lo que está generando el pirómano.

 

Conclusión sobre la guerra China.

No me gusta básicamente porque Trump va a conseguir que China sea todavía más suya. Si ya eran cerrados por naturaleza, ahora lo serán más. Por otro lado, hay cosas buenas en todo esto. Los gobiernos están cada vez más dependientes de software propio sin depender de software externo. Pero llevar eso a también la parte de hardware es desmedido y hará que muchas empresas vean como los golpean con dureza. Recordemos que China es muy grande y hay muchas empresas americanas que viven en parte, de los ingresos que perciben de allí. Ingresos que en tres años dejarán de percibir por decreto ley. Con lo cual, esto es a ver quien la tiene más grande y mientras tanto, muchas empresas se van a ir quedando por el camino. Y al final Trump se irá y todo lo que dejará por el camino será muy difícil de reparar.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.

 

Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts

 

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner