Ojo con grabar sin permiso

 

Se está poniendo muy de moda el grabar alguna actitud reprochable de alguien y subirlo a las redes sociales. Últimamente TikTok aglutina la mayoría de este tipo de contenido. Llevamos mucho viéndolo, pero lo de esta red social es escandaloso. Es por eso que es ahora, cuando muchos se sorprenden por las normas que existen al respecto, y las ven exageradas. Hoy vamos a hablar de ellas y a comentar que te puede pasar si grabas y difundes este tipo de contenido. Pero antes, a la promoción. Los podcast. Escucha a quien escribe los artículos con matices y giros que aquí no puedo dar. Una experiencia diferente que complementa la de leer los artículos. Todos en LaTeclaTec de tu app favorita o al final del artículo. Así que vamos a este artículo sobre grabar sin permiso y las consecuencias que puedes tener.

Ir a descargar

Grabar sin permiso es peligroso.

Que vaya por delante que hay que diferenciar entre grabar sin permiso con el fin de denunciarlo ante la justicia o ante agentes del orden, y grabar sin permiso para compartir tu denuncia en redes sociales. La ley va contra los segundos, esto que quede muy claro. Si tu grabas un acto denunciable con el fin de compartirlo en un juicio o para denunciarlo a la policía, no te pasa absolutamente nada. Pero si la finalidad es acabar en las redes sociales, aunque sea con animo de denunciarlo, puede salirte muy caro. Y aquí es donde está la indignación de mucha gente, y para que nos vamos a engañar, me parece una medida inteligente y necesaria. Esto de las redes sociales se está convirtiendo en un desastre. Los jóvenes están más interesados en conseguir likes y seguidores que en el futuro que les espera o conseguir un trabajo. Hay que frenar esta locura.

el selfie es peligroso

Sanciones muy grandes.

Por una vez en la vida, creo que las sanciones que se te pueden aplicar por grabar sin permiso a alguien, son correctas y ejemplarizantes. Estamos hablando de penas de cárcel de entre 1 y 4 años y sanciones económicas de entre 12 y 24 meses a razón de dos euros hasta 400. Así que mucho ojo, porque las sanciones no son moco de pavo. Insisto, me parecen correctas y ejemplarizantes. Tenemos que acabar con esa mentalidad de la sociedad sobre el derecho de grabar a cualquiera, subirlo a su canal, enriquecerse con el video y ponerse la capa de justiciero. Muchos lo son o lo intentan, no digo que no, pero no nos engañemos, cada vez más, se hace por el like que por intentar denunciar algo en lo que crees. Esto, como digo, no es cosa de ahora, lleva tiempo siendo así. La diferencia es que ahora, con las revueltas americanas con el tema racismo, la gente incívica que va sin mascarillas y son grabadas para denunciarlos públicamente…, pues pasa lo que pasa.

 

El malo perjudicado.

Y esto, tristemente nos lleva a la curiosa situación donde, una persona que va sin mascarilla en un sitio público, como por ejemplo el metro, le graban para recriminarle la acción, lo suben a las redes sociales y la persona que sale en el video lo ve y lo denuncia, va a ganar. Y si se hace muy viral o tiene mucha repercusión, pues la multa que le caerá al supuesto héroe será de las buenas. Es la parte mala del asunto, pero que insisto, la apoyo. Grabar sin permiso para lucrarte con ello, debe estar penado. Y esto, claro está, nos lleva a pensar en las revistas. Sacan beneficio económico de sus reportajes con imágenes de famosillos tomadas sin permiso, supuestamente. Pero esto es otro tema aparte. La ley habla claramente de usar este tipo de imágenes para compartir en redes sociales. Si las imágenes o videos que captas son para denunciarlo a la policía, no te va a pasar nada. Pero ojo. Si tu metes un Twitt con la foto y @policia, pese a que estás denunciándolo a la policía, no sirve. Tendría que ser un mensaje directo, privado. Lo digo porque me imagino que alguno se está planteando esa hipótesis.

 

¿Es correcto?

Seguramente es justo ya que grabar sin permiso o autorización me parece un feo detalle. Pero es cierto que resulta paradójico que una persona grave el acto malvado de otra y acabe perjudicado. Pero es como el que graba un accidente o una imprudencia de otro conductor. Miras la grabación y resulta que el que graba es otro que va al volante. Pues señores, me parecería justo que denunciaran al que hace la locura, pero también al que sube ese video haciendo otra imprudencia. No puedes denunciar una imprudencia cometiendo otra. Además, como digo, un cada vez mayor tanto por ciento, lo hace porque quiere repercusión más que denunciar algo. Y como siempre suele pasar, los que hacen las cosas para el mal o para destacar en negativo, acaban estropeando el resto.

¿Se colapsarán los juzgados?

Seguramente ahora llegamos a la conclusión que si grabar sin permiso es un delito tipificado en la constitución, concretamente el artículo 18, podríamos pensar que esto será un goteo de denuncias constantes. Pero nada más lejos de la realidad. ¿Motivo? En nuestro país, como en muchos otros, el delincuente tiene casi total impunidad ante una ley muy coja. Si quieres denunciar te vas a tener que armar de tiempo, porque las denuncias se resuelven en mucho tiempo, y hablamos de años, y aparte tendrás que tener un buen colchón económico, porque para denunciar, si no dispones de dinero (bastante), no vas a ningún lado. Es decir, que el delincuente campa a sus anchas, porque en nuestro país, denunciar y llevar a juicio a alguien, es un proceso largo y costoso.

 

¿Cómo evitar ser denunciado?

Pues sencillo. No grabes. Y si lo haces con ánimo de denunciar, no lo subas a tus redes sociales. Y si lo haces, tapa la cara. Con eso será suficiente. Existen un montón de aplicaciones que te permiten hacerlo, incluso en videos. O si quieres subirlo a redes sociales, que no se le vea la cara. Con eso es más que suficiente para evitar una posible denuncia. Puedes grabar a alguien haciendo el bestia, que se le vea de espaldas, o que no se le vea la cara y no pasará nada. Para que exista denuncia, debe existir una muestra clara y reconocible de la persona que grabas, si no, es papel mojado. Y como digo, sabiendo que en caso de que te graben y quieras denunciar, que te armes de paciencia y tener un colchón económico porque le proceso es largo y costoso. Y si piensas que la parte contraria estará igual…, vas equivocado, suelen tener abogados de oficio con lo cual no pagan nada. Si salen condenados, se declaran insolventes y a correr. Así van las cosas en nuestro querido país.

 

Las personas que ayudan a difundir.

Si piensas que las personas que distribuyen el contenido están a salvo…, nada más lejos de la realidad. Ellos también pueden recibir penas potentes al igual que el que graba sin permiso. Se ha dado algún caso donde el demandante, el que sale en el video, denuncia y el proceso sigue adelante y acaban tirando del hilo descubriendo que hay muchos implicados en la distribución del video. Lo típico que te llega un video guapo por WhatsApp y lo pasas entre los colegas. Pues bien, el que comparte el contenido, también se puede enfrentar a penas importantes. Y esto es peligroso, porque estoy seguro que muchos de vosotros, yo me incluyo, hemos compartido algún video gracioso o bestia. Yo alguna vez lo hago, pero en un círculo muy cerrado de gente de mucha confianza. No es excusa, pero allí queda. Pero imaginar que luego el colega lo comparte con otro, y así sucesivamente. Se puede liar gorda y pueden condenarte por compartir contenido a entre 12 y 24 meses de multa y de entre 1 y 3 años de cárcel.

 

Hay que concienciarse.

Creo que estamos teniendo un problema con las nuevas generaciones. De hecho, voy a escribir un artículo al respecto. No puede ser que los jóvenes de ahora quieran vivir de hacer TikTok, influencers, gamers o YouTubers. Creo que viven en un mundo donde les van a dar muchas leches si van por ese camino. Recientemente jugaba con un chico al PUBG Mobile. No paraba de alardear sobre que tenía 20 años, que era gamer. Hablaba del dinero con una fijación preocupante. Que si en la última partida que había subido había ganado 4 mil dólares y no se que tonterías más. Sinceramente me da pena que exista gente que piense así. Y más pena me da que saquen pecho o alardeen de lo que ganan (en caso que fuera cierto). Como sabéis los que me seguís, últimamente estoy mucho en TikTok, por curro (muchos temas que luego trato en el blog), y me da lastima ver a la juventud y lo que hacen. Especialmente los que salen con fardos de billetes, alardeando. No lo puedo entender.

 

Conclusión sobre grabar sin permiso.

Creo que las penas que se pueden imponer están bien. Pero como siempre, hay que ver como se interpreta. Supongo que para la mayoría de casos será una pena mínima que no será ejemplarizante. Las penas gordas están destinadas para el que la lía muy gorda, y al final, la gente seguirá haciendo lo mismo. Vivimos en una sociedad donde si alguien necesita ayuda, antes sacas el móvil para grabar que prestarle ayuda. Es lamentable pero es así. Y no culpo directamente al que lo graba, estamos acostumbrándonos a ello. Por un lado porque las leyes defienden al delincuente, y como te metas en una pelea por ayudar al indefenso, acabas cobrando y encima quizás hasta vayan a por ti más adelante. Soy pesimista, pero es que vivo en Barcelona, una ciudad donde los últimos años se ha convertido en la ciudad sin ley, y la cosa pinta muy mal. Así que ya sabes, grabar sin permiso puede tener consecuencias, aunque al final, seguramente quedará en nada. Ves con ojo.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.

 

 

Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts

 

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner