Google compra North, gafas inteligente en camino

 

North es una empresa de gafas inteligentes, que competía o iba en paralelo cuando Google sacó sus Google Glass que se dieron el gran batacazo. ¿Motivo? Seguramente la inclusión de cámara y la falta de privacidad para llevarlas al mundo global hicieron que la civilización lo viera con malos ojos y que su despliegue fuera complicado. Recordemos que estas gafas, llegaron a salir a la venta, y que seguramente, existan muchas personas que tienen acceso a ellas. Pero bueno, Google se pegó la gran leche con ese proyecto, como le pasa con muchos aunque no trascienda, y ahora parece que vuelve a la carga con la adquisición de la empresa North, especializada en gafas inteligentes. Vamos a analizar todo este tema, pero antes, promoción. Escucha los artículos del blog con la voz de quien los escribe. Con giros y matices que aquí no llegan. Todos en LaTeclaTec o al final del artículo.

Ir a descargar

Sinsentido de las Google Glass.

Me parece una vergüenza que a Google, se le permitiera sacar un dispositivo al mercado que era capaz de grabar y de esa manera, violar la privacidad de las personas. Es cierto que por esa misma regla de tres, algunos relojes inteligentes que también tienen cámaras, deberían estar prohibidos. Y para que nos vamos a engañar, creo que también. No veo bien que puedan sacar relojes con cámara y que se permita su venta. Es claramente una vulneración de nuestro derecho a la privacidad, porque evidentemente, entre todo el que tenga uno de estos relojes con cámara, es más que evidente que la usará para delinquir. Y desde el momento que eso pasa, mal vamos. Ahora que Google ha comprado North, esperemos que las autoridades regulen mejor el tema de las gafas porque no se puede permitir este descontrol con las cámaras.

¿Motivo de la compra?

North es una de esas piezas del tablero de Google. Habitualmente hacen este tipo de movimientos, comprando empresas estratégicas o que pueden servirle para algo. En muchas ocasiones las empresas compradas son simplemente para quedarse con sus patentes y poco más. Es lo que podría estar pasando con esta adquisición que asciende a unos 180 millones de dólares. North era una empresa que estaba en la cuerda floja, de hecho, había colgado el cartel de “en venta” porque no era viable y en poco tiempo se iba a quedar sin liquidez. Es decir, Google ha rescatado a una empresa que estaba a punto de quedarse en la cuneta, la absorbe, se queda con todas las patentes, seguramente con los trabajadores cualificados que le puedan servir, y veremos si la empresa se desmantela o es un satélite de Google que haga acto de presencia hasta que la gente se canse o que pasa.

 

Sistema de las gafas inteligentes.

La inclusión de cámaras en las gafas inteligentes, siempre va a ser sinónimo de problemas. Es por eso que entiendo que la tecnología asociada a este invento, debería ser otro. Por ejemplo una especie de NFC que permita el sincronismo de las gafas con el sitio donde estás. Y que te sirva, por ejemplo, para saber cosas de lo que estás viendo. Es algo que molaría mucho. Estar de viaje, ver un edificio y que las gafas te den información de ese edificio. Eso se puede hacer si las gafas incorporan una cámara, y mola mucho, pero claro, el tema es que unos pocos que hacen mal uso de esa función, acaban haciendo más ruido y dando más miedo que el que las usa correctamente. Así que seguramente la idea que tiene Google con la compra de North es la de tirar de la tecnología que tienen en proceso de un brazalete que se sincroniza con las gafas u permite hacer cosas. Veremos hacia donde enfocan a partir de ahora a North, porque es evidente que habrá cambios a todos los niveles.

 

¿Compraría las gafas?

Si os digo la verdad…, si tuvieran un precio razonable, sin lugar a dudas. Pero compraría unas gafas capaces de darme notificaciones en pantalla, noticias de mis temas seleccionados, información sobre cosas concretas que le pida y cosas así. Y como todo esto es posible porque las mismas North Focals que ya estaban en el mercado lo hacían… pues sería posible. Pero el precio es prohibitivo, y no me he informado al respecto, pero no se hasta que punto hay posibilidad de hacer esas gafas con corrección de visión. Es decir, yo tengo miopía y estigmatismo. Si esas gafas no corrigen mi defecto visual, de nada me sirven. Y como siempre os digo, soy catalán. Suelo comprar gafas cada mucho y en tiendas donde te hacen eso del 2×1 o 3×1 por 80 euros con montura o algo así. Con lo cual, como comprenderéis, no soy de los que me gastaría 300, 500 o 1000 euros en unas gafas inteligentes.

Para profesionales y punto.

Creo que este tipo de tecnología no debería salir del ámbito profesional. Es decir, venderlas de manera exclusiva para profesionales de ciertos sectores. Por ejemplo, unas gafas inteligentes con cámara incorporada para policías, bomberos y gremios relacionados. Para sanitarios y personal de rescate en situaciones difíciles. Gremios muy concretos que hagan un buen uso de ese tipo de tecnología. Evidentemente un software dedicado que sea inútil para el común de los mortales. Es decir, que no se pierdan accidentalmente, o directamente sean robadas y que se comercialicen en el mercado negro y se descontrole su uso. Evidentemente eso es inviable y cualquier tecnología que sale tiene que ser pensada para el uso comercial libre. Pues bien, que exista la misma versión modificada pero limitada. Pero ya os digo que conseguir un equilibro cuando invades la intimidad de la gente es complicado.

 

Con los drops nos salvamos.

Cada vez que hablo de estos temas, no puedo dejar de recordar con alegría el tema de los drops. Se siguen vendiendo, pero por suerte, no han dado el pelotazo que esperaban dar y no ha sido una moda que se haya implantado. Y digo por suerte porque con los drops, se podría haber liado muy gorda. Ciudades llenas de esos artilugios, sin control alguno, con posibilidad de grabar y mil movidas más, como accidentes o espionaje…, me alegro profundamente que no se hayan puesto de moda. Pero ojo, una cosa no quita a la otra. Los drops se venden, y seguramente muchos lo compran para delinquir. Para hacer vigilancia de gente y/o viviendas para hacer fechorías. Pero por suerte, su uso no parece estar demasiado extendido. Donde si que parece que su uso es más habitual es en agricultura, rescates o búsquedas por parte de las autoridades en zonas complicadas y cosas así. Es decir, una tecnología peligrosa que por suerte, se usa para cosas buenas.

 

Peligro de la tecnología.

Seguramente el desconocimiento y el miedo a que invadan nuestra intimidad, es la que hace que por ejemplo, de manera errónea a mi entender, no se impone un sistema de cámaras de vigilancia general en las grandes ciudades que acaben con la delincuencia o casos con muertos, heridos o agredidos. Lo mismo pasó con las Google Glass, y seguramente lo mismo que pasará con los productos que salgan de North. Pero si la gente supiera mucho más de lo que pasa en nuestro alrededor…, quizás se pondría las manos en la cabeza. Por ejemplo, en minoristas o páginas tecnológicas de esas que venden cosas baratas, podemos encontrar por menos de 20 euros, unas cámaras que son igual de grandes que un dado del parchís. Que tienen un imán que les permite situarlas donde quieras (que tenga metal) y son prácticamente invisibles. Tienen sensor de movimientos y permiten hacer una grabación con una calidad muy buena. Es decir, cualquier loco puede poner cámaras de estas en sitios privados, como baños, dormitorios o incluso en zonas comunes, y hacer un seguimiento o acoso de una persona incluso sin que se entere. Esto es muy peligroso, y no tiene regulación. Es decir, vivimos en un mundo de locos.

 

Vivimos descontrolados.

North es una empresa especializada en gafas inteligentes, y entre sus patentes, tienen muchas cosas de valor que son las que han atraído a Google. Entre todas las cosas que les han atraído, seguro que hay muchas patentes de artilugios de espionaje. Si tienes la suerte de tener cerca de donde vives una tienda de espías…, o por la web que hay muchísimas, podrás ver a que me refiero con el descontrol que existe. En la propia Amazon te venden cientos de artículos de espionaje. Y en ese tema, creo que se han hecho las cosas muy mal. Dejar al alcance de cualquiera ese tipo de tecnología…, es malo y obviamente peligroso. Vivimos en un entorno donde unos pocos locos, están delinquiendo de manera anónima y haciendo de su enfermedad, un lujo con todo este tipo de artículos.

 

TikTok y su falsa moral.

Seguramente en muchas ocasiones me habéis visto rajar sobre TikTok pese a que soy asiduo a ella por temas tech. La razón es que va en paralelo con el tema que comento. Es una red social maravillosa donde encuentras a gente con muchísimo ingenio, pero a la vez, es una red social que tiene un formato de uso erróneo, donde la mayor parte de personas que suben contenido, lo hacen en abierto, es decir, que cualquiera puede acceder a ese contenido. Esto, sumado a que un enorme tanto por ciento de gente que la usa para subir contenido son menores de edad, y muy menores…, son caldo de cultivo para enfermos. Y encima, el sistema de seguirlos y que te haga recomendaciones del mismo estilo, permite a un enfermo, en menos de diez minutos en TikTok, poder seguir a más de 100 menores que suben contenido no adecuados a su edad. Y por eso le doy caña y la penalizo. Porque es una red social muy peligrosa por ese motivo. Y acepto que son unos pocos los que están enfermos, pero hacen demasiado ruido y no me gusta.

 

Conclusión sobre Google compra North.

Veremos hacia donde conduce Google a North después de su compra. Es pronto para saber que pasa, porque no han explicado que quieren hacer con ella. Pero está claro que Google gana un montón de patentes y una empresa que está evolucionada en un campo que les interesa y que seguramente en “poco tiempo”, volverán a retomar la idea de unas gafas inteligentes como las que mal pusieron en el mercado hace unos años. Esperemos que esta vez se hagan las cosas mejor, que estén mejor reguladas, y que pongan en la calle algo que esté controlado, que la gente sepa que lo tienes y que si estás grabándolas o extrayendo información con las gafas sobre ellos, que lo sepan desde el segundo cero. Si todo es transparente y no invade la privacidad de la gente, será bien aceptada. El problema es cuando escondes o maquillas cosas que puedan hacer y que invadan esa privacidad que la gente quiere tener. Pero vamos, viendo las cosas que hay en el mercado, viendo como sacaron en su día las gafas sin que nadie les dijera nada, y como funciona todo en este planeta que destrozamos día a día…, tengo claro que harán lo que les de la gana y como les de la gana.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.

 

 

Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts

 

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner