Google Maps se ha vuelto imprescindible.

Google Maps se ha vuelto imprescindible.

 

Cuando Google es la solución para todo.

Recientemente me he comprado un coche nuevo. Ya tocaba después de 14 años con el mismo y no, AAM no ha subvencionado la compra del Peugeot 3008 SUV que me he comprado. El tema es que desde que lo compré, hará dos semanas, ya me han salido algunos temas interesantes que puedo enlazar con el Blog. Para el primer artículo de la nueva temporada os voy a proponer un tema interesante. Google Maps y cómo cambia la vida de sus usuarios cuando empiezas a usarlo. Tengo que decir que estoy muy contento con el navegador de mi coche. Alimentado por Tom Tom y con pijadas como edificios 3D, es un navegador muy atractivo. ¿El problema?, que no es Google Maps. Sin darme cuenta me he vuelto adicto a Google Maps.

 

Google Maps aporta todo lo que se necesita en un navegador.

No se le escapa una. Ya puedes poner el nombre de un local, dirección bien o mal puesta o lo que quieras, lo encuentra. Eso es fundamental, y más la manera en la que te guía. Es eficiente al cien por cien mientras que mi navegador ya me ha hecho alguna que otra. No tener preocupaciones de megas también ayuda. No es que Google Maps consuma demasiado, pero claro, tener un navegador al alcance de la mano el cual no necesita de espacio físico ya que todo es online, no tiene precio. Es sencillamente perfecto. Y lo más fuerte, cada dos por tres se actualiza con nuevas funcionalidades a cuál más buena. Ahora incluso están poniendo la posibilidad de ayuda a la hora de aparcar en las grandes ciudades.

 

Todo al alcance de tu bolsillo.

Por si nos ofreciera poco Maps, nos encontramos con que lo podemos llevar en nuestro bolsillo. Hoy sin ir más lejos he tirado de él ya que he ido a un pueblo desconocido y quería llegar a un lugar el cual no sabía dónde estaba. Había dos opciones, preguntar o entrar en Maps y dejarme llevar. He elegido la segunda opción y la experiencia ha sido como siempre. Perfecta. Pero aparte, si quieres ir en transporte público, tienes las mejores rutas, a pie, en bici, coche, taxi, lo tiene todo. Ya puede ser Tom Tom un referente, que, ante el gigante Google, se queda pequeño cualquiera. Como siempre digo Google es la empresa más cara del mundo. No nos regala nada, es más, nos lo cobra a precio de oro ya que le damos nuestra privacidad, pero señores, que se la queden, me hacen la vida más sencilla.

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner