La fusión Orange MásMóvil toma cuerpo

Llevamos más de un año con el tema de la fusión Orange MásMóvil y ahora coge carrerilla ya que la Unión Europea, ha decidido pasar a la fase 2 de evaluación, lo que significa que hará una investigación exhaustiva para dar su aprobación final a la fusión. El motivo de tener que analizarla en profundidad, es básicamente el miedo a subidas de precios por parte de la operadora o grupo resultante, ya que al final, dicha fusión, será a pachas, es decir 50-50 (seguramente), pese a que, de dicha fusión, Orange saldría beneficiada al conseguir una ventaja que le permitiría hacerse con el control pasados tres años bajo una serie de condiciones, lo que se acabaría traduciendo en Orange compra a MásMóvil.

¿Subirán los precios?

Paradojas de la vida, desde Europa se insta a que se reduzcan el número de operadores que existen, ya que son excesivos. Sin embargo, es este mismo organismo el que podría desmantelar la operación precisamente por la posible reducción de operadores. El motivo de esta controversia es que, al reducirse el número de operadores, algo que seguramente pasaría tras dicha fusión, se reduciría el número de alternativas para los clientes, y eso se traduciría en que las operadoras que quedasen, podrían aumentar los precios ante la ausencia de tanta competencia.

¿Solución?

Pues desde fuera, es muy sencillo. Fusión entre operadores y reducción del número de operadores virtuales, sin que eso incluya subida de precios. Pero como el mundo empresarial es tan complejo y existen tantas vías alternativas y letra pequeña…, pues seguramente eso sea imposible. Pero digo yo, que para eso existen organismos reguladores. ¿Tanto cuesta que, en vez de 100 empresas, entre principales y OMVs que tenemos en la actualidad, se reduzcan a 20 y que se regule el precio para evitar que se hagan subidas? Pues al parecer si, y es una verdadera pena. Al final, nos encontramos con la situación que tenemos, con 4 operadoras principales que manejan más de 80 pequeñas empresas entre ellas.

¿Volvemos al trio calamidad?

Ya hace unos años cuando España, tenía a Movistar, Vodafone y Orange como operadoras en nuestro país. Luego una pequeña llamada Yoigo se hizo con la licencia para ser la cuarta operadora del país. Años después, otra pequeña que venía con fuerza y era una OMV, se hacía con esa cuarta operadora, en una operación sorprendente donde el pececillo se comía al pescado. Ahora, varios años después, volvemos a un escenario donde posiblemente, volvamos a tener tres operadores en nuestro país. 

¿Cambiarán el nombre?

En principio, hasta donde he podido ver, no pasará eso. Con la fusión Orange MásMóvil seguirían operando de manera individual, pero en vez de tener una cuenta de ingresos cada una de ellas, tendrán una común. MásMóvil seguirá siendo MásMóvil y Orange seguirá siendo Orange. Lo que sí que peligran, son todas esas pequeñas empresas que maneja cada una de ellas. Que al final, no es que sean empresas de ellos (algunas sí), sino que son empresas que trabajan bajo el paraguas de su cobertura. Como decimos, la fusión está pendiente de estudio y no se sabe si al final, se dará luz verde a la operación. Es de esperar que sí que se haga puesto que al final, desde Europa se busca esta reducción de empresas existentes, y esta fusión, daría como resultado una reducción de empresas.

El escenario perfecto.

Para mí, siempre he tenido claro que el mundo de las telecomunicaciones en nuestro país está loco. Sin tener en cuenta la posible fusión Orange MásMóvil, siempre he tenido claro que tendrían que estar las 4 principales, y luego una “satélite” para cada una de ellas. Quedando de esa manera, por decir algo, Movistar – O2, Vodafone – Lowi, Orange – Amena, MásMóvil – Yoigo. Para mí, este sería el escenario perfecto. Luego, le añadimos pequeñas empresas independientes (OMV) como DIGI, Virgin, Finetwork y poco más. El resto…, yo me las cargaba todas. ¿Para que tantas? Pues bien, lo mismo que para que tantas peluquerías o bares en España. Si miramos a nuestro alrededor, tenemos un exceso descomunal de este tipo de negocios, y en ello está el que puedas elegir. Pues en las telecomunicaciones igual.

¿Cuándo habrá una resolución?

Pues no queda mucho, y es que desde que se ha anunciado la fase 2 de evaluación, tienen 90 días para tomar una decisión. Esto hace que el 21 de agosto del 2023, como fecha límite, se tiene que tener una resolución definitiva. Hagan sus apuestas, la mía personal es que la fusión tirará adelante, eso sí, con unas condiciones por parte de la comisión europea duras que harán que se tengan que romper los cuernos para cumplir con las exigencias que se les impongan. Al final, cuando dos grandes compañías se sientan a negociar una fusión…, no se hace porque se han levantado con ganas de hacer algo diferente. Es un proceso que se analiza y se mide muy bien antes de mover ficha. Si se hace es porque tienen muy claro todos los escenarios a los que se enfrentan y ven viable la operación.

Conclusión.

Estamos ante un momento histórico, donde la empresa/grupo resultante se convertirá en el más poderoso en nuestro país. Esto hará que todo el panorama de las telecomunicaciones tal y como lo conocemos cambie, y para los usuarios, hay que dejar claro que no se deben preocupar. Sus líneas y contratos seguirán igual. Eso es algo inamovible por suerte desde hace un tiempo. Una cosa es que tengas subidas de precios porque se renuevan condiciones y otra diferente es que tu contrato, se vea modificado. Te podrán empujar a cambiarlo si no tienes permanencias o algo similar, pero si tienes un contrato de permanencia de uno o dos años, se van a respetar tus condiciones, y en caso que no se haga, eres totalmente libre de irte a otra compañía. Pero con la ley actual, las operadoras se ven obligadas a ofrecerte las condiciones que tienes durante un periodo mínimo de dos años. 

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner