Saltar al contenido

LaTeclaTec

Dando con la tecla

El frío desactiva el móvil

8 enero, 2021

 

Si habéis estado pendientes a las noticias de los últimos días, seguro que habréis visto a unos montañeros, inconscientes, dicho sea de paso ya que no iban equipados, que tuvieron que ser rescatados por las bajas temperaturas. Un inconciencia que les podría haber costado la vida de no ser porque un agente de la ley, patrullando por la zona, los vio y pudo avisar a emergencias. El problema que tuvieron es que el frio desactiva el móvil, es decir, por mucha batería que tengas, puede llegar a dejarlo inutilizable durante el tiempo que dure a esas bajas temperaturas. Que vaya por delante que estamos hablando de temperaturas extremas, no os penséis que ahora por estar a unos pocos grados os va a pasar porque no es así.

 

¿A que temperaturas me puede pasar?

Difícil dar una respuesta concreta a esto. Básicamente porque no existe una ley exacta que diga, a tantos grados puede pasar. Pero tener en cuenta que siempre estaremos hablando de temperaturas en negativo. En positivo, aunque sea 1 grado, no debería pasar. Si estáis en zonas muy gélidas, especialmente estos días…, pensar que en unos 15 grados bajo cero, el riesgo ya empieza a ser alto. Que vaya por delante que el frio desactiva el móvil, no lo estropea. Simplemente deja de hacer contacto la batería con el móvil y deja de ir. Cuando recuperéis la temperatura habitual, la cosa volverá a la normalidad.

 

¿Por qué pasa eso?

La parte técnica del asunto es compleja. Así que intentaremos simplificarlo al máximo posible. Las baterías actuales son de ion-litio. Su funcionamiento se compone de reacciones químicas internas. Las bajas temperaturas congelan o ralentizan esos procesos y es cuando el teléfono se queda pajarito, pero más por seguridad que por otra cosa. Y para que visionéis como funciona una batería…, digamos que hay unos señores en una esquina de la batería (iones de litio). Esos señores van caminando hasta la otra esquina de la batería (desgaste). La batería estará totalmente descargada cuando esos señores lleguen al otro extremo. Ese proceso que hacen esos “señores”, realmente quien lo hace son líquidos químicos, y esos líquidos si pesan más por congelación, no avanzan. De allí que pueda pasar.

 

¿Y la carga?

Si hemos visto que el frio desactiva el móvil, ¿Qué pasa con la carga en frio? Pues podríamos cargarnos la batería del móvil, que no el móvil seguramente. Con la explicación de antes, veremos que los señores que tenían que ir a la otra esquina, están congelados, con lo que si les metemos calor para que espabilen…, podemos ver como avanzan sin piernas, y eso es sinónimo de problemas. Es por eso que en estos días complicados…, si estáis a muchos menos cero, ojo con lo que hacéis con los móviles y cualquier aparato tecnológico que tenga batería. Os los podéis cargar. Seguramente no os cargareis ni móvil ni batería, pero el sufrimiento que pasará podría tener consecuencias como deterioro de la batería, que tendría como relación directa la menor duración de la misma.

 

¿Y a alta temperatura?

Si el frio desactiva el móvil… ¿lo opuesto que hace? Pues lo que hace es fundirlo. Si usas tu móvil a temperaturas muy altas, puedes tener problemas de todo tipo. Dejamos el frio y nos trasladamos al calor de verano. Ir a la playa con el móvil tiene el inconveniente que soportará altas temperaturas. No tiene nada que ver la temperatura a la que estés con la que puede coger el móvil. Es decir, si vas a la playa y estáis a 32 grados, pero dejas el móvil al sol, puede alcanzar temperaturas muy superiores. ¿Recordáis a los señores de antes? Pues bien, si les metes mucha temperatura, pueden hacerse agujeros (poros) y que se escapen por ellos, pudiendo provocar incluso incendios, es decir, que salga tu móvil ardiendo. Es por eso que en ese tipo de casos, dejarlo en la sombra o tapado, que no le de la luz del sol directa.

 

Consejos para ahorrarnos disgustos.

Los móviles están preparados para altas y bajas temperaturas. Las temperaturas que pueden alcanzar son altas, y la mejor manera de evitar que se calienten demasiado es no usarlos por ejemplo mientras se cargan. Si lo usas no pasa nada, pero si evitas jugar a juegos que requieren mucha chicha, mejor. Más que nada porque de por si ya se va a calentar por la exigencia, o por correr un juego que es mejor en equipos más potentes, con lo que si no cargas mejor. Otro sistema que funciona es bajar el brillo. A mayor brillo, más calentamiento. Otro sistema que funciona es bañarte con él. Cada vez son más los terminales que permiten ser mojados, con lo cual, un buen chapuzón no está de más, aunque mejor este paso nos lo ahorramos. Al final es cuestión de sentido común. No uses tu teléfono directamente con el sol abrasante y no pasará nada.

 

En caso de emergencia…

En el caso que hayas pasado de todo lo comentado, y tu teléfono coja temperaturas preocupantes…, todavía no es tarde. La que coge temperatura es la batería, porque esos señores de antes, están como monos con pistolas y te la quieren liar. Con lo cual, quitar la batería es la mejor de las soluciones. Si quitas la batería el móvil estará a salvo. Como mucho la batería será la que muera. Pero eso al final tampoco es un gran drama ya que pese a que valen lo suyo, el teléfono vale mucho más. El problema de esto es que la mayoría de móviles que se venden, ya son unibody, es decir, tienen cuerpo sellado y pese a que se pueden abrir, algunos llevan tornillo y otros simplemente con una ventosa los abres, es complicado tener esas herramientas a mano. Así que mejor sigue los consejos y en extremos de mucha y poca temperatura, no los uses.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast.Por último, puedes dejarnos un comentario, quejas, dudas o sugerencias aquí o directamente a conmigo en Telegram
Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts