¿Muerte definitiva para las cabinas telefónicas?

 

Parece que se ha dado el paso definitivo para la extinción de las cabinas telefónicas en nuestro país. Pero bueno, hasta que esto no sea definitivo…, mejor no tirar las campanas al vuelo. Eso si, en este caso, parece que el tema queda zanjado y hoy, vamos a intentar explicaros exactamente que ha pasado, y que sucederá con las cabinas telefónicas. Pero antes ya sabéis, un poco de promoción. Escucha con la voz de quien escribe los artículos de la web, los podcast de LaTeclaTec, con sus giros y matices difíciles de dar en el blog. Te espero. Todos al final del artículo o en tu app favorita buscando LaTeclaTec.

Ir a descargar

Telefónica gana el juicio.

Es una evidencia que Telefónica no quería seguir haciéndose cargo de las cabinas telefónicas. Recordemos que son los dueños de ellas, pero que desde hace años, querían dejar de serlo porque no son rentables. Son una losa para ellos, pero la justicia siempre les había dado la espalda, obligándoles a tener x cabinas por números de habitantes. Independientemente si se usaban o no. Vamos, que el negocio que ha sido para ellos durante décadas, ahora se les había girado en su contra. El problema es que llevar el mantenimiento de algo que nadie usa es una faena. Es decir. Si la cabina está rota por vandalismo, te toca arreglarla. Si no funciona, te toca arreglarla. Es un marrón para ellos y ahora, por fin, un juez les da la razón.

Las cabinas en tierra de nadie.

Ahora mismo, las cabinas telefónicas están en tierra de nadie ya que con la resolución del caso, Telefónica no tiene obligación de seguir prestando servicios de mantenimiento. Falta ver si el gobierno otorga un concurso público para que sigan existiendo o las dan definitivamente por muertas. Yo sinceramente, creo que tienen recorrido por delante. Es cierto que a nivel mantenimiento no son rentables, pero siguen siendo un excelente punto de publicidad. Es decir, las cabinas tienen el mismo efecto que las marquesinas de los autobuses. Se les pone publicidad. Con lo cual, puedes hacer un ejercicio de márketing brutal y aprovechar el sinfín de posibilidades que tienen.

 

De elementales a innecesarias.

Durante décadas, las cabinas telefónicas han sido una parte elemental de nuestras vidas. Recordemos que los teléfonos móviles llegaron hace menos de 30 años. Concretamente en el año 1993, de la mano de MoviLine, una empresa de Telefónica, como no podía ser de otra manera. Así que hasta esa fecha, lo más tecnológico que se había visto era el busca, que era muy usado por representantes, comerciales y demás gremios asociados. Era como un móvil pero sin recibir llamada. Llegaba un mensaje breve de texto y el que lo recibía, normalmente llamaba al número para hacer las gestiones pertinentes. ¿Desde donde llamaban? Pues desde las maravillosas cabinas que estaban distribuidas por todo el mapa. Había muchísimas, en casi cada esquina te las encontrabas. Eran las reinas de la fiesta. Elementales, queridas, admiradas… Pero ahora son una losa, algo que nadie quiere. Superman dejó de usarla hace décadas, y con él, su mayor promotor. Todo el mundo lleva un móvil a día de hoy, y es lógico que las retiren.

¿Quién puede hacerse con ellas?

No tengo claro si debe ser una empresa de telecomunicaciones la que debe hacerse con ellas en caso de un posible sorteo público. De ser así, creo que alguna de las operadoras existentes, debería plantearse el pujar a la baja por ellas y hacerse con sus servicios. Podría hacer muchísimo con ellas. Desde modernizarlas, haciendo que las llamadas se hagan desde una especie de centralita con promoción de la compañía en cuestión, pasando por convertirlas en pantallas informativas con acceso a llamadas… A nivel futurista creo que se pueden hacer muchas cosas con ellas. El mantenimiento es muy caro, cierto, especialmente porque vivimos en una sociedad de mierda donde siempre hay algún tonto que va a ir a reventarlas, pintarlas o estropearlas. Lamentable pero cierto. Creo que las míticas de Londres también pasaron a mejor vida. Al final, tenemos que asumir la realidad, las cabinas telefónicas deben desaparecer.

 

¿Las encontraremos a faltar?

Es evidente que no. Pero si os digo la verdad…, yo a nivel personal si. Y me explico. Mi hijo, cada día (cuando estábamos en normalidad), al salir del cole y dirigirse para casa, pasaba por una cabina telefónica. El tío no se como se lo montaba pero cada semana, alguna moneda había. Con lo cual, entiendo que por poco que se usen, se están usando. Quizás es la cabina famosa de la ciudad y es la única que recibe visitas, pero las recibe. Y seguramente si la quitan, a mi hijo le dará pena porque él, a diferencia del 99% de la población, si que le da uso. Durante varios años ha cogido el telefonillo para hacer ver que hablaba, luego mira si hay moneda, y alguna queda de tanto en tanto. Es rentable para él, pero es evidente que estamos hablando de un caso aislado y que no tienen sentido. No se si en España todavía queda alguna de las tipo Superman. Es decir, de las que entrabas dentro, se cerraba la compuerta y hablabas. Que recuerdos. Alguna que tenía el muelle más flojo o suelto de lo normal, no veas las que te liaba. Ahora diría que todas o casi todas son de las que están a la vista, al aire libre. Recuerdo con nostalgia esas antiguas, ya con las modernas, las que tenían un sistema de poner monedas tipo cargador y tal…, que pena. En fin, entiendo que no se encontrarán a faltar, pero sinceramente, las recuerdo con añoranza.

¿Las he usado?

Muchísimo. Sobretodo recuerdo la última etapa, donde ya estaban empezando a salir móviles. Era muy caro llamar desde ellos, y mi padre, que era comercial, tenía una tarjeta de Telefónica, donde mediante los teléfonos se podían hacer llamadas a cualquier teléfono fijo o móvil. Me acuerdo con nostalgia porque yo era pequeño, y sin embargo, me sabía de memoria el dichoso número, que corto no era. 083#737404586720. He cambiado algún dígito, así que no hace falta intentar marcarlo porque no va, aunque si pusiera el original no pasaría nada porque ese tipo de servicio debe estar muerto, pero bueno. El total de números es el mismo. Pues bien, yo era muy joven, pero usaba o quería usar los teléfonos. Esa tarjeta, que se marcaba en las cabinas, me permitía hacer llamadas sin que me costase dinero. Todo iba a cargo de la empresa jejeje. Así que recuerdo que lo usaba bastante para hablar con mis amigos, o cuando ya era más mayor, hablar con la familia para decir que me quedaba más tiempo con mis amigos o cualquier cosa. Yo sinceramente, las he usado bastante y me da pena ver como han acabado.

 

¿Pujarías por ellas?

Como he dicho antes, creo que las cabinas telefónicas tienen mucho que ofrecer. Si bien a nivel llamadas creo que han muerto, si se pudieran adaptar a otros servicios, serían maravillosas. Por ejemplo en plan atención al cliente. Sería una manera interesante de dar soporte a los clientes del operador de turno sin necesidad de hacerlo desde un móvil o desde una tienda. Se les podía dar prioridad respecto a los que llaman desde móvil y seguro que la gente los usaría. A eso le añadimos un lavado de imagen, poniendo buena publicidad, y ya lo tienes. Las cabinas tienen publicidad, si se pueden adaptar, seguro que más de un operador estaría interesado. Pero evidentemente si lo que quieren es que alguien se haga cargo de las cabinas telefónicas tal y como las conocemos…, está claro que nadie querrá. Se estropean o manipulan siendo necesario mucho dinero de mantenimiento que nadie va a querer asumir. Así que sintiéndolo mucho…, creo que estamos ante el ultimo cartucho de las cabinas telefónicas, y que salvo milagro, se determinará que hay que retirarlas y darlas por extinguidas.

El poco civismo es determinante.

Tengo claro, como dije antes, que si nadie quiere que las cabinas sigan, es en gran medida por culpa de cuatro tontos que se dedican a destrozarlas. Si no fuera por eso, estoy seguro que Telefónica seguiría contando con ellas. Es decir. Si no llega el tonto que las rompe, pinta o manipula, las cabinas no necesitan apenas de mantenimiento. Retirar las monedas que haya es un mal menor porque se usan poco. Con que alguien pase cada muchos días o semanas, tienes suficiente. Pero claro, como tienes que tener a alguien que pase cada nada, porque si no algún tonto la rompe para sacar las monedas, como tienes que tener a alguien de mantenimiento constantemente revisándolas porque se las han cargado, y porque, porque, porque…, pues acabamos así. Nadie las quiere. Una lástima pero claro reflejo de la sociedad en la que vivimos. Lamentable.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.

 

 

Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts

 

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner