estafa con sms

Las estafas con SMS están en auge

 

El SMS no ha muerto.

Quien nos iba a decir a día de hoy que el SMS estaría todavía vivo. No tiene sentido alguno y su uso debería quedar en exclusiva para temas de seguridad. Es decir, códigos de verificación que te manden entidades bancarias, servicios como Netflix, HBO, Google o similares donde tengas que recibir un código a modo de firma digital. Algo que está de moda. Pero desde luego, donde deberían terminar por completo es a modo estafa como la común de correos. Es increíble como se ha puesto de moda el tema de recibir un SMS de correos diciéndote que tienes un paquete que no ha podido ser entregado porque lo han parado en aduanas porque no se han pagado las tasas. ¿Acojona? Pues la verdad es que no demasiado, y más cuando recibes ese mensaje varias veces. Si lo recibes y lo has abierto…, bueno, en principio todavía no estás en riesgo absoluto, pero cerca de estarlo. Las estafas con SMS están en auge y debemos preocuparnos.

 

Funcionamiento de las estafas con SMS.

Recibes un texto como el que te he comentado y un link. Obviamente ese link, no tiene absolutamente nada que ver con correos. Es un link extraño. Si lo has abierto, no te preocupes, no hace falta que formatees el teléfono o lo tires por la ventana. En principio todavía no estás infectado. Lo estarás si entras en el juego de poner algún dato en esa web que es una copia mala de la de correos. Aquí si que ya estarás entrando en un riesgo grande y te van a dar más de un disgusto, seguro. Son muchos los formatos de este SMS, algunos más trabajados que otros. Personalmente lo he recibido dos veces. Uno que estaba bastante bien, y otro que no colaba ya que pese a ser enviado a mi teléfono, mencionaban el nombre de mi mujer y lo ponían en masculino. Señor Belén. Obviamente eso canta como las almejas, pero bueno. La cuestión es que lo hacen porque funciona y más de uno pica. Especialmente gente mayor. Si pones datos personales, tarjetas o similares…, ya has palmado. Si lo hiciste ponte en contacto cuanto antes con tu entidad bancaria porque te van a dejar tieso.

 

¿Cuándo acabarán estas estafas?

Pues lamentablemente estamos muy lejos de que eso ocurra. Las hay de mil colores, y tienen éxito porque siempre hay alguien que pica. Es lo mismo que la que está de moda en WhatsApp. Una estafa piramidal que para colmo la chica que lo explica te dice con sus santos ovarios “no es una estafa piramidal, este negocio es circular” y se queda tan ancha. Porque claro, decir “no es una estafa piramidal es una estafa circular”, no queda demasiado comercial. Lo que me sorprende es que esa chica tenga el morro de hacer semejante video tal como están las cosas hoy en día. La acompaño en el sentimiento porque con lo locos que nos hemos vuelto…, no creo que le vaya a pasar nada bonito y con esto no estoy animando a la gente, pero me conozco a la especie a la que represento y me da que esto acabará mal. Pues es lo que pasa en todas estas estafas, las tenemos porque son rentables y siempre hay alguien que pica.

 

¿Existe una solución?

Pues lamentablemente no. El sentido común es la mejor de las soluciones. En mi caso, todos los paquetes que recibimos van a nombre de mi mujer. Con lo cual, si me llega algo a mi nombre…, desconfío. Por otro lado tener una tarjeta puente es importante. Es decir, una cuenta donde no haya dinero. Sólo lo indispensable. Que vas a comprar algo, mueves el dinero a esa cuenta. Que tienes que suscribirte a algo, pues a esa. Luego ya tendrás tiempo de cambiarla si el servicio es de fiar. Pero como te acostumbres a dar una cuenta donde tengas todo tu dinero…, ojo que te la pueden dejar temblando. Otro sistema que funciona es el visual. Los SMS de correos vienen sin el logotipo, los links no son de la pagina oficial, es todo demasiado obvio. No entiendo como la gente puede caer en este tipo de estafas con tanta facilidad. Son pistas evidentes que nos conducen a una cosa clara, es un timo. Lo de la estafa piramidal de WhatsApp es evidente. Quien te va a dar 1800 euros por una inversión de 33 euros. Es absurdo. Es más, en algún rincón de mi corazón, me alegro que estafen a gente tan absurda capaz de ser tan tonta o tan codiciosa para pensar que eso es posible.

 

Correo electrónico, peor que las estafas con SMS.

Si con los SMS estamos teniendo problemas, con los correos electrónicos ya ni os cuento. Semanalmente por no decir a diario, la de correos que puedo llegar a recibir. Que si del Banco Santander, un clásico pese a que nunca he tenido cuenta con ellos. Que si Apple, y un sinfín de correos phishing o malware que te la van a liar. Son tantas las formas que ya he perdido la cuenta. De nuevo entramos con que el sentido común es la mejor de las soluciones. Si recibo un email del Banco Santander con el cual nunca he tenido trato alguno, y me piden que entre para no se que gestión…, es obvio, no lo hago. Lo mismo con cualquier otro correo. De Apple, pues bueno, si quieren activar o verificar algo, precisamente Apple tiene sistemas más naturales que un correo mal redactado. No te fíes nunca de los correos de empresas. Mucho menos las que quieren que des algún tipo de dato. Te la van a liar.

 

El peligro es muy alto.

Por suerte, la mayoría de estos sitios, te la van a liar en el momento que pongas algún dato. No suele pasar que sólo por entrar en el link ya tengas los problemas. Y eso en parte, es una suerte. Porque darle accidentalmente a uno de estos links entra dentro de las posibilidades, y si sólo por entrar ya te la lían…, mal asunto. Eso le pasó hace poco a mi mujer. Le mando transcrito el mensaje de correos con el link y le dio antes de que le pudiera decir “mira que cutres como la quieren liar”. Por suerte ese link ya estaba caducado o cazado y daba error. No se que hubiera pasado de llegar a entrar. No se si ya estaría comprometida su seguridad o no lo estaría hasta no poner algún dato. Sea como fuere…, mejor que no llegues ni a eso. Pero es que lamentablemente estamos demasiado expuestos. Te manda un colega un link de algo raro que ha visto y ya estás infectado. Es así de fácil, o casi. Así que mucho ojo con las cosas que abres y de quien las abres. Si es desconocido, no abras nada, no vale la pena. Si es de un conocido…, ojo que no se la hayan colado y te la cuele a ti. Cualquier cosa de compartir o similar, mal tema.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner