Saltar al contenido

LaTeclaTec

Dando con la tecla

Estafa de los operadores

13 enero, 2021

 

Lamentablemente vivimos en un mundo donde los estafadores o amigos de lo ajeno, campan a sus anchas sin que la justicia, que en la mayoría de ocasiones se convierte en injusticia, es blanda y poco efectiva. Hoy vamos a comentaros estafa de los operadores, y es que lamentablemente, los operadores están metidos en casi todas las salsas habidas y por haber en el campo del engaño. Matizar que en la estafa que hoy os comento, no es directamente un operador el que busca engañarte, sino un vendedor de servicios de un operador que busca las fórmulas necesarias para conseguir contratos, sin importar que quizás las formas no son las correctas. Hoy analizamos todo lo que hay detrás de cada llamada de operador que deja clara una cosa, no estamos protegidos.

 

La estafa en cuestión.

Como digo, más que una estafa de los operadores, es una estafa de trabajadores indirectos de operadores. Pero al final, el caso es el mismo, un operador te intenta estafar. La trama es simple. Te llaman de tu operador, obviamente con un número desconocido o que no se asocia al que debería ser habitual. Te dicen que te llaman para hacer seguimiento de calidad del servicio o cosas similares. En muchas ocasiones incluso se dirigen a ti con nombre y apellidos. Luego, después de contrastar que estás contento con el servicio (suele ser la respuesta habitual), te dicen que van a hace mejoras en la infraestructura y van a cambiar todo el cableado. Tu factura se verá incrementada por dichos cambios ya que van relacionados directamente con un mejor servicio. En el caso personal (mi suegra), ese incremento le dijeron que era de 20 euros. Como mi suegra es una persona poco dada a la tecnología…, todos los temas tecnológicos los llevo yo. Pues bien, obviamente es una estafa y os cuento cual es el objetivo.

 

Segunda llamada, siempre llega.

Pasarán las horas o quizás un día o dos, pero no tengas dudas que recibirás una segunda llamada. Ahora de otro operador. El objetivo es ofrecerte un buen servicio, curiosamente ahora que vas mosca porque tu operador supuestamente te va a subir la cuota. Milagrosamente ha llegado tu héroe para solucionar el problema. Héroe, que como ya estáis imaginando…, es el mismo de antes o un compañero suyo. El objetivo es claro, venderte un servicio existente, con el mayor éxito posible. Y la razón de hacer esto es que, si van con su oferta tal cual, posiblemente no consigan nada. Porque el cliente suele estar bien donde está y no necesita cambios, porque más o menos, las low cost están todas en los mismos varemos. Es una táctica de venta ilegal, obviamente, y que acaba siendo una estafa de los operadores.

 

¿Quién es realmente el estafador?

Obviamente la empresa en si no es la estafadora. Es el empleado que está cometiendo varias ilegalidades. Primero suplantación de identidad, ya que está hablando en nombre de otra empresa. Segundo, falsedad, ya que lo que te cuenta es totalmente falso. Tercero, manchar la honorabilidad de la otra empresa, y finalmente, lo único que hace legal es la segunda llamada, donde si que está vendiendo un servicio existente, pero habiendo preparado un terreno lleno de mentiras. El problema es que todo esto, como no se puede demostrar, y como la empresa contratante es una intermediaria que trabaja para quizás otra intermediaria que a su vez trabaja para la empresa directa, que para colmo no es la matriz, sino una filial…, pues nos va como nos va. Lo normal y lógico es que X empresa, contratara a trabajadores para hacer la captación de clientes, sin más. Pero en este país de mierda las cosas son mucho más complejas, y eso no existe. Y no en el campo de los operadores, en todos en general. El modelo de negocio que existe es la de contratar a una o varias subcontratas (lo segundo suele ser lo habitual), que capten clientes. Las fórmulas que usen a la empresa contratante les dan igual. No quieren saber nada, pese a que están haciéndolo bajo su nombre. Las subcontratas cobran miserias por esos trabajos a no ser que tengan buena producción (contratos). Y es allí donde los vendedores usan todas las estrategias legales o ilegales para conseguirlo.

 

Hay que frenarlo.

Este tipo de estafa de los operadores es una de las mil estrategias que se montan para venderte el producto. Y todas tienen el mismo patrón. No tienen defensa jurídica posible. Te llaman desde centralitas, donde el número no se identifica. Primer gran error. Desde hace años, se supone que el número debe ser visible, pues no se cumple. Y en el caso que se cumpla, y que sea un número visible, denuncias ese número y cuando se tramita ya no existe porque se ha dado de baja. Poco importa que se sepa la persona que lo tenía dado de alta, seguramente será una sociedad afincada en otro país donde no exista posibilidad de reclamaciones. Y así con todo. Los delincuentes lamentablemente tienen muchísimas herramientas para delinquir sin que pase nada.

 

¿Solución?

Pues lamentablemente, a la problemática de la estafa de los operadores poco o nada se puede hacer. Desde el momento que tienen toda una extensa base de datos con nombre, apellidos y numero de teléfono…, poco o nada se puede hacer. Estoy seguro que el 100% de lectores ha vivido directamente o alguien directo, una llamada en los últimos meses de algún operador intentando vender algo. Y cuando no es la llamada de un operador es el del gas, o la luz. Al final vivimos expuestos a continuas llamadas. Y lo peor es cuando te pilla un captador psicópata que te puede estar una o dos semanas, cada día llamando varias veces para venderte lo mismo. Y da igual que lo bloquees, te llaman desde varios teléfonos diferentes. ¿Eso es normal? Pues en este país de pandereta en el que vivimos si que lo es. Y al final la solución es tragar y aguantar, o ponerle salsa al problema. ¿Qué salsa? Pues ya que te hacen perder el tiempo…, se lo haces perder tu a ellos. Que te quieren dar de alta, genial, les sigues el juego. Haces ver que sigues adelante con la tramitación del contrato. Les das datos falsos, siempre llegarán a un punto donde por suerte, todavía estamos protegidos (o casi), el número de cuenta corriente. Allí es cuando ya te puedes soltar y decirle todas las barbaridades que te vengan en gana. No sirve de mucho, pero al menos te quedas a gusto y el otro mosqueado.

 

¿Cómo evitar el engaño?

Sencillo, a la que te llamen de cualquier operador, les cuelgas, sin más. No entres a debatir o a que te digan nada. Da igual lo que te quieran decir. Si es algo interno de tu operador, lo harán mediante mensaje claramente identificativo o mediante correo electrónico o carta. Nunca van a hacer nada sin que estés correctamente informado. Así que lo más efectivo, aunque es muy agresivo, es responder con un “no me interesa, gracias” y colgar. Por experiencia propia, es lo que más uso y lo más efectivo. He vivido hace poco un engaño que se ha extendido mucho por el país. Una llamada automatizada donde no había respuesta, a los pocos segundos me decía una locución grabada “goodbye”. El tema es que seguramente han estado grabando mi voz, que suele ser como la de muchos una respuesta a la llamada diciendo “Si”. Ese tipo de frases es peligrosa porque pueden usarla para intentar darte de alta en algún servicio. Por suerte es poco efectivo ya que normalmente se necesitan más datos que un nombre y apellidos para hacer nada, pero se podría llegar a conseguir. Así que hay que ir con mucho ojo.

 

Proteger a los mayores.

La estafa de los operadores, que es donde más éxito hay y donde más intentos, se debe acabar de alguna manera. Y como es muy complicado porque todo el sistema falla…, se debería dotar a especialmente las personas mayores, de herramientas que le permitan protegerse ante este tipo de situaciones. Sinceramente no se cual es ese tipo de protección el más adecuado, pero se me ocurren varios. Por ejemplo, se podría hacer que el operador donde estás, te permita tener un código de seguridad, y que para cualquier operación que quieran hacer se tengan que identificar con ese código de seguridad. Eso sería suficiente para saber si realmente estamos ante un suplantador o ante alguien oficial. Aún con esas no es de mucho, ya que en muchas ocasiones tu propio operador intenta liártela ofreciéndote cosas que no son para conseguir extender tu contrato. Es decir, todos los operadores están amparados por una mala justicia que los protege ante cualquier pillería que quieran hacer.

 

Conclusión sobre la estafa de los operadores.

No existe solución posible a como está montado el negocio. Con lo cual, sólo se puede recomendar que, si eres mayor o poco hábil con el tema telecomunicaciones, lo pongas en manos de alguna persona joven que tengas en la familia, que suelen estar más familiarizados con estos temas. Nunca aceptes unas condiciones o cambios de tarifas que te proponga alguien que te está llamando, y que en caso que pudiera ser cierto, que podría, seas tu el que llame a la operadora para gestionarlo. Mucho más seguro al ser un teléfono directo con ellos. Si es una oferta real, estará. No te dejes llevar por los cantos de sirena que te digan que es una oferta exclusiva de la llamada o del momento, suele ser un engaño. Haz las cosas bien y nunca entres en ese tipo de juegos ya que suele salir mal. Solucionar el acoso telefónico al que somos sometidos demasiado a menudo, por desgracia es complicado. Armarte de paciencia es la mejor arma, será una semana o dos, luego pasarán hasta que llegue el siguiente. Es triste, pero es así.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast.Por último, puedes dejarnos un comentario, quejas, dudas o sugerencias aquí o directamente a conmigo en Telegram
Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts