España ejemplar, somos un desastre

 

Si pensábamos que España podía ser diferente por una vez en al vida y ser un país ejemplar en el trato del coronavirus…, hemos demostrado que no. Estamos muy lejos de ser ejemplares. Eso si, estamos dando un ejemplo mundial a nivel ingenio, picaresca y otras muchas cosas, pero en lo que hace referencia a cumplir las normas que se establecen para evitar que se propague el virus…, somos un desastre. Hoy, España ejemplar, para mal, y otras cosas donde si que estamos demostrando ser buenos.

 

El trabajo el gran problema.

Personalmente soy uno de los afectados en este aspecto. España está a la cola del mundo en sacar una hoja de ruta y saber cumplirla. Hay que reconocer que el fin de semana pasado ha sido cuando todo se ha disparado y se han ido sacando soluciones sobre la marcha, pero la ejecución ha sido un desastre. El domingo por la noche me puse en contacto con mi jefa y me dijo que fuera a trabajar con precaución pero con normalidad. Llega el lunes y en menos de una hora ya me estaba mandando a casa hasta nueva orden. Pero los despropósitos no acaban allí. Por la tarde se manda un correo advirtiendo a los trabajadores que deben ir a trabajar. En definitiva, no se aclaran ni ellos. Y ojo, que mi trabajo es del todo prescindible. Es decir, si no voy no se acaba el mundo.

 

¿De quien es la culpa?

En nuestra España ejemplar para mal, entre otras cosas es por no abordar el trabajo como se debería hacer. Es decir, sanitarios, servicios especiales, farmacias y tiendas de alimentación deben trabajar. El resto no. Pero si ese resto que no debe ir a trabajar no incentivas al dueño del negocio, mal lo tienes. Es decir, si al dueño de mi trabajo le dicen que durante la clausura no va a pagar impuestos por mi, el propietario no me va a hacer trabajar. Pero si por lo contrario no se le indemniza por mi, me hará trabajar salvo que sea una persona de buen corazón, que de esas hay pocas. Es por eso que, pese a que mi puesta de trabajo no es elemental, el dueño dice que hay que ir a trabajar y mi jefa directa me dice que me espere. ¿A quién le hago caso? Pues como es lo más parecido a una casa de señoritas de moral relajada…, le hago caso a mi jefa directa y al dueño que le den sanfaina. Total…, no sabe ni lo que pasa entre sus trabajadores.

 

El ingenio de los ciudadanos.

Donde si que tenemos una España ejemplar, es en el ingenio. Demostramos estar muy por encima del resto en cuanto a la picaresca y similares. Seguro que muchos de vosotros ya habéis visto los videos que os comento, pero hemos visto cada cosa… Desde un montón de bloques haciendo deporte al son que marcaba uno que estaba en el patio interior, pasando por gente que alquila perros para pasear con total impunidad… Es de locos. Que alguien “ceda” su mascota para que otros puedan salir a la calle, me parece el colmo de las locuras. Pero el “problema” es que cuando piensas que ya no se puede superar, llega uno y graba a un ciudadano paseando por la calle disfrazado de dinosaurio. Tal cual. Y encima vemos a la policía como lo para e intenta dialogar con él. De traca ver al dinosaurio hablando con el agente. Es de locos. Es realmente gracioso, y tenemos un montón de situaciones de este estilo. Deja claro que en ingenio, estamos muy por encima de la mayoría.

¿Superaremos la situación?

Obviamente…si. Pero el problema es como lo superaremos. Estamos muy lejos de conseguir erradicar el virus con la eficacia que lo han conseguido en otros países. Recordemos que en China, foco del follón, ya están empezando a recuperar la normalidad. Aquí no se está intentando acabar con el problema, simplemente se está intentando no colapsar la sanidad. La famosa curva. Se intenta evitar el colapso sanitario con este tipo de medidas. Al final, no se espera que la gente no coja el virus, simplemente se intenta que lo cojan poco a poco. Al final…, es un virus más. Mucho más mortal, cierto, pero la mayor parte de la población que lo padece, lo supera sin mayor problemas. Los ancianos y gente con problemas cardiovasculares y algunos otros son los que caen por norma general. Así que es cuestión de no volverse locos. Pero el mayor de los problema es que si nos dicen 15 días y ya nos volvemos locos…, ¿que pasará cuando veamos claramente, como ya se apunta en muchos sitios, que de 15 días nada de nada, que se necesitan posiblemente 45 días para superarlo?

 

El transporte público es el ejemplo.

En nuestra España ejemplar, vemos en el transporte público el mayor de los ejemplos de lo mal que lo estamos haciendo. En horas punta el transporte público sigue yendo muy al límite. Lleno de gente cuando lo normal sería que fuera totalmente o casi vacío. Queda claro que no estamos haciendo las cosas bien. Desde el gobierno no ayudan. Porque en mi caso por ejemplo. Me niego a ir en transporte público a trabajar en estas semanas de locura. Pues bien, ir a trabajar me supone coger el coche y aparcarlo en zonas azul o verde, que tienen un coste que hace que el día no me salga a pagar, pero no le queda mucho. Vamos, que rentable no me sale. Lo normal sería que ese tipo de zonas desde el minuto uno, hubieran sido gratuitas. Facilitar a los trabajadores el poder ir a trabajar en vehículo propio sin que supusiera un problema. Ya que no se ponen de acuerdo en hacer que nadie vaya a trabajar, al menos que te faciliten las cosas. Pero no, aquí eso no se lleva y así nos va.

 

Conclusión sobre nuestra España ejemplar.

Nos costará superar este momento de locura. Especialmente porque lo estamos haciendo terriblemente mal. Todos los medios y programas te dicen que te quedes en casa cuando ellos son los primeros que no lo hacen. Nos quedamos en casa cumpliendo las instrucciones a rajatabla pero luego tenemos que saltarnos esa norma para ir a trabajar en curros no elementales. No tiene sentido. Es todo un despropósito. Si el país hubiera aceptado con naturalidad que había que parar un mes, asumiendo las perdidas en todos los campos, otro gallo hubiera cantado. Pero no, mejor hacer las cosas como se pueda y listo. Así no vamos bien, y sólo queda cruzar los dedos e intentar que el daño sea lo menor posible.

 

¿Y la parte tecnológica?

Ahora que pienso…, creo que me he saltado un poco la esencia de todas mis entradas, hay muy poco de tecnológico en todo esto. Así que…, como no quiero saltarme una de mis normas fundamentales…, vamos a darle el toque tecnológico. En esta España ejemplar, el teletrabajo está demostrando estar muy mal montado en muchas empresas. Sin ir más lejos en la de mi mujer. El sector bancario demostrando no estar a la altura. Ayer, primer día de clausura y todo iba muy mal. Sistema lento, videoconferencias que fallaban.., en definitiva, lo que ocurre cuando todo se hace deprisa y corriendo. Si desde hace años, se estuviera apostando por el teletrabajo, ya que está claro que funciona y es eficiente, otro gallo cantaría. Ahora nos tenemos que acostumbrar a la fuerza y así nos va. Así que paciencia, no nos queda otra.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.

 

 

Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts

 

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner