Élite T2

Élite T2 (Netflix)

 

Decepcionante manera de estirar la historia.

Pues ya he terminado otra serie Netflix que no tiene sentido alguno. Querer estirar ciertas historias es absurdo. Si bien es bastante mejor que “Por trece razones”, donde es infumable como alargan la historia, en esta ocasión al menos tiene algo más de sentido. Me encanta que la crítica haya profundizado en el tema de dicción. Vale que yo tengo un problema auditivo que no me permite escuchar al cien por cien las cosas, pero es que Élite T2 es imposible de seguir. Entre que el audio es malo y que los personajes tienen claros problemas de dicción…, cuesta mucho seguir las conversaciones. Es más, se escucha mejor a los actores cuando están en la discoteca con la música aparentemente a todo trapo que no en escenarios sin ruido. En sonido la temporada 2 es desastrosa y no entiendo como los directores, que han cuidado muchos detalles y que se ve que es una serie de calidad, no hay caído en la cuenta de este gran detalle. Mi valoración de Élite T2 es que tendría que haber acabado con la primera, que se deja ver pero que es innecesaria.

 

Élite T2 y como alargar cosas innecesarias.

Netflix se está acostumbrando a alargar series por el simple hecho de haber tenido un gran impacto entre el público. Pero con ello se está cargado productos que de dejarlos tal cual, estarían en la mente de muchos durante mucho tiempo. Con “Por 13 razones” ya hemos visto como un producto perfecto, lo han destrozado por la necesidad de hacer dinero. Con Élite todo apunta a que será lo mismo. Están alargando una historia que no necesitaba ser alargada. O quizás con esta segunda temporada ya se tendría que haber cerrado. Es cierto que cierran bien la primera temporada y que una segunda podría llegar a tener sentido. Pero es que volver a dejarlo abierto para una tercera…, ya no cuela. Netflix debe cerrar series con una temporada cuando son buenas y no son necesarias seguir.

 

Reflejo de nada.

Si esta serie tiene que ser ejemplo o reflejo de algo…, como que no. Es una serie donde refleja a una juventud que no existe o creo que no debería existir. Ricos, pijos, sobradamente sobrevalorados, sin principios, sin sentido, es terrible. Me niego a creer que eso existe realmente en nuestro país. Por no hablar de los barrios. El de los ricos y el de los pobres. Mal expuestos ya que en ocasiones parece que estén uno al lado del otro cuando se supone que uno es una zona residencial de ricos y lo otro parece un pueblo o vete a saber. La corrupción entre los menores, tramas llenas de mentiras y de cosas oscuras y siniestras…, no cuelan. Es muy malo en cuanto a intento de concienciar a la sociedad. Es exagerado en todos los aspectos que quiere mostrar.

 

 

Calificación de la serie.

Es bestial que Netflix haya tenido la serie catalogada para mayores de 7 años. Tampoco me parece normal que esté con la calificación actual de 13 años. Estamos hablando de una serie donde hay altas dosis de sexo en su primera temporada, y en la segunda, hay mucho menos sexo, pero drogas, asesinatos y palizas a doquier. Me parece que no es muy apropiado en el tema de edades y claramente tendrían que revisar ese apartado. El iluminado que tuvo la serie con calificación de mayores de 7 años…, tiene tela. Y es que además estuvo así durante muchas semanas sin que nadie hiciera nada. A Netflix muchas veces se le va la pinza, y con Élite T2 creo que se le ha ido bastante. Esa serie como poco tiene que tener calificación de 16 años.

 

¿Vale la pena verla?

Pues si os digo la verdad…, si que vale la pena. A nivel interpretativo, pese a la dicción de los personajes, está bien. Es exageradamente poco creíble, los personajes están exagerados a unos niveles brutales, pero está bien. Es como un “física y química vol.2” pero en pijos. Se han intentado hacer muchas series de este tipo de contenido porque siempre han tenido buena acogida, pero lo de Élite… tiene tela. La primera temporada fue un boom absoluto. Seguramente por su alto contenido sexual, que eso siempre llama, y porque que narices, la serie estaba muy bien en todos los aspectos. Muchas caras desconocidas y otras tantas muy conocidas. Una mezcla de actores que gustaba y mucho. Pero con la segunda, y especialmente como se cierra, estoy seguro que va a decepcionar a muchos.

 

Tiempos de Élite T2.

Al igual que pasaba en “Por trece razones”, en esta segunda temporada de Élite, nos vamos a encontrar continuos saltos temporales. Atrás y adelante sin parar. Algo que personalmente me parece mal. No me gusta nada. Detesto este continuo salto temporal. Además, en esta segunda temporada, está preparada para acabar cada episodio con algo sorprendente, como si se tuviera la necesidad de enganchar al espectador y no pudieran con lo básico de la serie. El ritmo de la serie no tiene demasiado sentido. Las cosas van rápidas y lentas a una velocidad poco normal. Todo en Élite T2 es extraño. Sinceramente…, creo que han ido a piñón, sacando un guion como fuera por el éxito de la primera y no se han cuidado demasiado bien ciertos detalles.

 

Personajes ilustres desaparecidos.

Concretamente me centraría en dos personajes. Ambos varones, que salen en “La casa de papel”. Jaime Llorente (Denver en LCSD) y Miguel Herrán (Río). Era obvio que la otra “casa de papel”, María Pedraza, no podía o debía salir. Pero esos dos… Especialmente Miguel Herrán. Si te gusta este actor y te gusta verlo…, no esperes verlo demasiado en Élite T2. Con esto no estoy haciendo spoilers en plan que se muere, o se va, para nada. Simplemente digo que no esperes verlo demasiado. Lo mismo pasa con Jaime Llorente, pero bueno, en este caso, se le ve muy poco, pero al menos se le ve. Son dos personajes que se encuentran a faltar. Por no hablar de María Pedraza, no pensaba que iba a notar tanto su ausencia. Es claramente un personaje que tenía demasiado peso y fundamental para el éxito de la serie.

 

Conclusión Élite T2.

No me ha gustado. Me sobra. Estoy cansado de ver series excelentes que no necesitan ser continuadas y por hacer pasta las destrozan. No es necesario. Cada vez tengo más claro que quiero ver series de una única temporada, un tema ya cerrado sin posibilidad de destruirlo. La primera temporada fue un descubrimiento. Chocó el alto grado sexual y lo bien cuidada que estaba la serie. En esta segunda temporada, la serie sigue estando muy cuidada en muchos aspectos, pero falla en otros tantos. Veremos que nos preparan para la tercera temporada, porque como os he ido diciendo o preparando…, habrá tercera temporada. Esperemos que en esta entrega, los personajes, que como actores os digo que me han gustado la mayoría, los cuiden a nivel vocal y no necesitemos subtítulos para poder entenderlo todo. Es elemental que las series españolas tomen conciencia en que el audio de las voces se debe subir para que se entienda bien. Estamos cada vez más acostumbrados a series extrajeras, donde las voces están grabadas aparte y nos enteramos de todo de manera mucho más nítida.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner