¿Eliminar el plástico? Una farsa

Como hombre tecnológico, hay veces en las que me da pena defender este sector. Hoy quiero contaros un tema personal, que tiene que ver con las tarjetas de crédito, el uso del plástico que se emplea para hacerlas, y como la tecnología, que es capaz de quitarnos esa dependencia del plástico, resulta que, en algunos sectores, no se toma en serio o se ignora para priorizar otras mejoras. Vamos a exponer el tema.

Dependencia absoluta del plástico.

Está claro que en nuestro día a día, existen varios o muchos momentos donde queda patente la dependencia del plástico que tenemos. Estoy seguro que no existe ningún ser humano, que a lo largo de su día no coja, use o manipule, algo que contenga plástico. Es por eso que necesitamos que todo aquel que pueda eliminar esa dependencia del plástico, haga todo lo necesario para ello. Aquí no podemos incluir a TMB (Transportes Metropolitanos de Barcelona) que son el eje de mi ira. Si queremos comprar una tarjeta de metro en una de sus máquinas, mediante la tecnología NFC (Contactless), no vamos a poder hacerlo. Esto significa que personas como yo, que huye del plástico, es decir, las tarjetas de crédito, no podemos.

¿De qué me sirve?

Seguramente la pregunta que podría venir a continuación es que, aunque tenga las tarjetas de crédito en el móvil, al final sigue existiendo plástico ya que esas tarjetas introducidas existen físicamente. Y sí, es cierto, pero al final, el uso de esa tarjeta, hace que el desgaste posiblemente me obligue a renovarla antes de tiempo. Quizás el dejar de usarla sirve para que el banco implemente una tarjeta virtual (existen) y dejen de emitir tarjetas de plástico del todo innecesarias a día de hoy para la mayoría de nosotros. Es elemental que todos los sitios que puedan implantar el sistema inalámbrico, lo hagan.

¿Qué haces TMB?

Me sorprende mucho que TMB, una empresa enorme y que tiene fondos más que suficientes para hacer prácticamente lo que les venga en gana, no implanten en sus máquinas expendedoras de billetes este tipo de tecnología. Es más, las máquinas vending (empresas externas) que tienen en las diferentes estaciones, sí que tienen este sistema de pago, sin embargo, sus máquinas no lo tienen. No tiene sentido que TMB haya renovado todas sus máquinas y tornos para habilitar la tecnología NFC para facilitar el pago con la aplicación del móvil, y, sin embargo, en las máquinas expendedoras, que también tienen implantada esta tecnología NFC para recargar la tarjeta de la app móvil, no tenga NFC para pagar los billetes con el sistema de pago móvil. 

El resultado de esta ausencia.

Pues el resultado es que el otro día necesitaba comprar una tarjeta de metro. Desde hace más de un año, no uso el transporte público prácticamente para nada. Fui al estanco a comprar una tarjeta y me di de bruces con el primer problema que tiene que ver con gremios que no dan el paso a dejar el plástico de lado. No sé el motivo, pero tenían un cartel escrito a mano que ponía que las tarjetas de transporte público, se tienen que pagar en efectivo. Seguramente eso sea ilegal y si lo denuncio, me darán la razón, pero como ya sabemos como es la justicia en España…, mejor pasamos. Como hace años le di la espalda al dinero físico…, pues no pude comprarla. Me voy al metro para comprarla en la máquina, y tampoco puedo porque no tienen Contactless. Así que tras varios viajes de arriba abajo, tuve que asumir una realidad, el mundo no está hecho para mi guerra contra el dinero físico y el plástico. Tuve que volver a casa, desempolvar la tarjeta de crédito, y asumir que el sistema me ha ganado.

¿Y el móvil?

Antes de ir a casa, posiblemente os preguntéis porque no hago uso de la app móvil que tenemos para el transporte público. Pues bien, no lo hago porque tengo un iPhone, y por la absurda guerra del 30% de todo, TMB no pasa por el aro con lo que la app que tenemos en iOS, no sirve de absolutamente nada. Tenemos una app para pagar que no sirve para pagar. Únicamente sirve para tramites o consultas. Es un disparate absoluto. Y ojo, no me pongo de lado de ninguna de las partes. Me pongo del lado del usuario, que, por estar en una plataforma concreta, y por la falta de entendimiento de las partes, dan como resultado que seamos diferentes al resto. Los de Android pueden pagar y recargar sus apps móviles y los de iOS no podemos. 

¿Cambiará?

Si. Estoy seguro que este tipo de carencias, llegará el día que dejará de existir. No tiene sentido que el plástico sea el enemigo y que sitios donde tendrían que estar adaptados, no lo estén. El día de mañana los bancos no van a emitir tarjetas físicas a no ser que las pidas. Lo virtual mandará. Es cómodo, practico y barato. El futuro es el presente. Un futuro donde eliminemos el plástico de nuestro día a día al menos, en lo que se refiere a tarjetas de crédito, documentación… En mi caso lo hago, no tengo cartera, no llevo documentación (plástico), todo en el móvil. Que me roban el móvil…, pues compro otro y restauro datos. Todos los documentos de plástico restaurados en un momento. Nada de tramites, burocracia, pérdida de tiempo en renovaciones. Hay que dar el salto, y los que pueden, deberían haberlo hecho hace tiempo. 

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner