Coches eléctricos vs coches de hidrógeno

El tema de los coches eléctricos tiene pinta de acabar en drama. Desde la UE, están poniendo unos plazos donde todos los coches que se fabriquen, deberán dejar es estándar de gasolina/Diesel para ser, previsiblemente eléctricos. Pero el problema es que, en la actualidad, ya estamos ante una escasez de dos materiales elementales para su fabricación (litio y cobalto). ¿Nos están engañando? ¿Qué es lo que falla? Hoy os vamos a hablar sobre los coches eléctricos, que futuro les espera, y que hay realmente de cierto en todo lo que se está comentando. Si tuviera que apostar por alguna energía para el automóvil, esa sería el hidrógeno.

El litio.

De entrada, nos encontramos con únicamente 12 países con reservas para suministrar este tipo de material, que, para colmo, no tienen capacidad para satisfacer la demanda prevista a medio plazo (2030). Así que con un panorama como el que tenemos, donde a medio plazo, y ya soy generoso porque es más bien corto plazo, no existen garantías de cubrir la demanda existente, hay que buscar alternativas. Y por suerte, las hay. Veamos cual se baraja como mejor alternativa a los coches eléctricos.

El reciclaje.

Uno de los puntos clave para entender la escasez de litio, es que únicamente el 5% de las baterías de litio se reciclan a causa de su proceso, que es muy costoso, aparte de ser extremadamente contaminante. Así que el destino para estas baterías suele ser vertederos o incineración, ambos suponen un problema añadido, el perjuicio al medio ambiente. Vamos, que el litio es una joyita en bruto para el planeta. A todo esto, le sumamos los puntos negativos que tiene el litio. Tarda mucho en cargarse, el altamente inflamable y tiene una autonomía muy limitada. Por todo ello, suena con cada vez más fuerza, el sustituto de la tecnología que tenemos en la actualidad.

El hidrógeno.

Europa planea a corto plazo tener casi 5 millones de coches impulsados por hidrógeno. China un millón y Japón cerca del millón. BMW es una de las impulsoras de este tipo de combustible y apunta a que será el futuro. La verdad es que hemos estado buscando diferencias entre la combustión por hidrógeno respecto a la eléctrica, y es sorprendente la de ventajas que nos ofrece el hidrógeno. Vamos a repasar alguna de las principales para que veáis hasta qué punto estamos ante un tipo de energía mucho mejor.

Hidrógeno vs. Electricidad.

Son muchas las ventajas de los coches de hidrógeno respecto a los eléctricos, pero tenemos que poner los pies en el suelo y entender que este tipo de tecnología está muy poco desarrollada y que pese a todas sus ventajas, la industria no está actualmente apostando por esta tecnología y lo está haciendo en favor de lo eléctrico. Vamos a ver algunos de los campos donde claramente el hidrógeno le gana la partida al eléctrico. 

Tiempo de carga.

Una de las principales ventajas es que el tiempo de recarga de un coche hidrógeno es mucho más rápido que el de un coche eléctrico. Mientras que puede llevar horas recargar la batería de un coche eléctrico, un coche hidrógeno puede recargarse en unos pocos minutos. 

Autonomía

Otra ventaja potencial del coche hidrógeno es su mayor autonomía. Debido a que el combustible hidrógeno puede almacenarse en mayor cantidad que la energía eléctrica, un coche hidrógeno puede recorrer una distancia mucho mayor que un coche eléctrico con la misma cantidad de combustible. Esto puede ser especialmente importante para aquellos que realizan viajes largos o que viven en áreas con poca infraestructura de carga para vehículos eléctricos.

El peso es importante.

Los coches de hidrógeno se alimentan de una celda de combustible, que convierte el hidrógeno en electricidad para alimentar el motor del coche. Esto significa que no hay necesidad de baterías pesadas y voluminosas, lo que reduce el peso y aumenta la eficiencia del vehículo. Además, el hidrógeno es una fuente de energía muy limpia, ya que su única emisión es agua. Esto lo convierte en una opción muy atractiva para aquellos que buscan reducir su huella de carbono y contribuir a la lucha contra el cambio climático.

Problemas de logística.

Aunque los coches de hidrógeno tienen muchas ventajas, todavía hay algunos desafíos que se deben abordar antes de que puedan ser una opción viable para el mercado de masas. Uno de los principales problemas es la escasez de estaciones de servicio que ofrezcan hidrógeno, lo que dificulta la recarga del vehículo. Además, la tecnología de celdas de combustible todavía es bastante costosa, lo que significa que los coches de hidrógeno pueden ser más caros que otros tipos de vehículos. A pesar de estos desafíos, muchas empresas y gobiernos están trabajando en soluciones para superarlos y hacer que los coches de hidrógeno sean una opción más accesible en el futuro cercano.

Conclusión.

En general, los coches de hidrógeno son una opción muy interesante en la lucha contra el cambio climático y la contaminación del aire. Además de ser más rápidos y tener un alcance más largo que los coches eléctricos, no emiten emisiones contaminantes, lo que los convierte en una opción muy atractiva para aquellos que buscan una forma de transporte más sostenible. Aunque todavía hay algunos desafíos que superar, como la escasez de estaciones de servicio y el alto costo de la tecnología, muchas empresas y gobiernos están trabajando en soluciones para superarlos y hacer que los coches de hidrógeno sean una opción más accesible en el futuro. Vamos, que estamos apostando por la energía equivocada. Mientras toda la industria de la automoción y las instituciones nos empujan hacia la compra de un eléctrico, el planeta nos está dando pistas de que estamos equivocándonos y que hay que apuntar al hidrógeno.

Indignación personal.

Soy poseedor de un coche relativamente nuevo (tiene menos de cinco años). Cuando lo compré, ya miré la opción de comprar uno eléctrico y al primer modelo, desestimé la opción por ser impresionantemente más caro. Vamos, que no tuve opción. Mientras un coche de las características que quería en gasolina me andaba costando unos 22/25k euros, en eléctrico, teniendo prestaciones muchísimo menores, como en vez de ser SUV era un coche pequeño, estábamos andando en 35k siendo muy generosos. Con esto quiero decir que de nada sirve que nos empujen a mejores tecnologías (el eléctrico habría que ver hasta que punto lo es) si no nos dan ayudas (de verdad y no las tonterías que nos ofrecen). Esperemos que con el hidrógeno se sepa vender mejor, cuando toque, que como vemos, ahora mismo no toca. 

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner