Saltar al contenido

LaTeclaTec

Dando con la tecla

Elecciones catalanas 2021

15 febrero, 2021
elecciones

 

Pues hoy es el día donde hay que hacer un balance sobre lo que nos ha dejado estas elecciones. Y como en otras ocasiones donde me ha tocado analizar esta parte de la actualidad, lo hago desde un punto de vista totalmente alejado de la política, primero porque esto es un blog tecnológico, y porque la vida me ha demostrado que, con la mayoría de gente, hablar de fútbol o de política, tiene un tanto por ciento elevado de posibilidades de acabar mal. Así que voy a intentar enfocarlo por la vertiente tecnológica, que la tiene, y desde el punto de vista más crítico que pueda, pero siempre respetando la parte de no centrarlo en la política. Vamos con el análisis de las elecciones catalanas 2021.

 

¿Has votado?

No he votado, y no me da vergüenza decirlo. Por primera vez en casi 30 años, no he podido ejercer mi derecho a voto. Algo por lo que lucharon y por lo que incluso murieron muchos de nuestros antepasados, este año se me ha negado. Y si bien es cierto que me han dado opciones de ejercer ese derecho a voto…, cuando todas y cada una de ellas choca con un derecho superior, que es el de vivir sin miedo, no sirve de nada. Decir que he intentado ejercer ese derecho en varias ocasiones. Dos o tres mediante la opción de correos, que ha tenido un repunte del 200% aproximadamente, pero que lamentablemente no he podido porque las veces que he ido había largas colas, y de siempre me he negado a hacer colas, mucho menos en época de pandemia. Es cierto que es una lotería y que muchos conocidos en sitios cercanos a donde tenía que ir yo, no han tenido problemas, otros muchos sí. Ayer lo intenté en la mesa electoral otras tres veces y no me sentí seguro. Dos veces con mucha cola y la otra con mucha afluencia de gente.

 

No tiene sentido.

Es incomprensible que en el tiempo que nos está tocando vivir, donde se nos está negando la libertad de vivir como lo hemos hecho hasta hace un año, donde los bares y hoteles están señalados como el mayor foco de contagios pese a que no se ha podido demostrar, donde no podemos salir de nuestra comarca, donde no nos dejan ir a sitios que hasta hace un año podíamos, donde tantas cosas están cambiando, para las elecciones no pasa nada. Se ha podido ir a mítines, y ayer podíamos ir a votar a las elecciones catalanas 2021. Es incomprensible. Un millón y medio de personas no hemos podido ejercer nuestro derecho a voto con normalidad. Unos por miedo, otros por falta de seguridad, y otros simplemente porque pasan de votar en unas elecciones donde su voto, no vale igual que el de al lado. Y es que es triste que en un mundo donde se supone que buscamos la máxima igualdad, en unas elecciones no vale lo mismo mi voto siendo de Barcelona capital, que el de un pueblo de las montañas. Pues como es lógico, ese “pueblerino” que va a tener que desplazarse al pueblo más cercano para votar, sin suficientes medidas de seguridad, no va a ir salvo que tenga muchas ganas.

 

Medidas de seguridad.

Estas elecciones catalanas 2021, nos han dejado otro sinsentido. Las mesas electorales han estado viviendo con el miedo a los contagios. Con equipos EPI que muchos o la gran mayoría no sabían ni como ponérselos de manera correcta. Con una franja horaria donde se supone que estaba destinada para infectados. Porque claro, el enorme tanto por ciento de asintomáticos que no saben que están contagiados y van cuando quieren no cuenta. O los que saben que están contagiados y pasan de todo tampoco cuentan. Pues el resultado ha sido claro. La franja horaria reservada para ellos, que no obligada, ha estado en la mayoría de sitios vacíos. Y lo veo normal. Mucha gente siente vergüenza o no quiere tener la etiqueta de contagiada, con lo cual…, pasan. Mesas electorales donde han cogido nuestro DNI sin guantes, pudiendo mover el virus. Otros han usado guantes, incluso pinzas. Pero nadie ha tenido lo que hubiera sido el paso más lógico. Tienes que hacer las elecciones, no te puedes esperar…, pues todos los que van a la mesa electoral, vacunados. Había tiempo y medios. Faltaban ganas. Hubiera sido lo mínimo. A los votantes los expones igual, pero al menos, proteges al que estás obligando a jugarse la vida. Porque al final, las elecciones catalanas 2021 hay que leerlas como eso, te han hecho jugarte la vida.

 

Resultado electoral.

Como veis, hasta ahora no hemos entrado en valoraciones políticas, ni en la parte tecnológica, que entraré. Pero toca hablar del resultado. Como en cualquier otra votación, pasa lo de siempre. Unos sacan pecho por ganar cuando no lo hacen y el que pierde va de que ha ido bien. Es patético. El resultado real es que el PSC ha ganado en número de votos, que ERC le iguala en número de escaños, que los partidos independentistas tienen mayoría de escaños con 74, que el PP se da la gran ostia, aunque se la da más fuerte ciudadanos, y que VOX entra en escena con 11 escaños. ¿Quién gobernará? Pues ahora toca la tontería de cada vez. Sentarse todos a ver quien manda y quien se lleva más pasta. Ahora se demostrará que la voz del pueblo que apoya el independentismo con mayoría absoluta, no sirve de nada porque sus dirigentes no sirven ya que son incapaces de trabajar hacia la misma dirección porque miran más por sus intereses personales.

 

La manipulación del voto.

Todavía no he oído hablar mucho del tema. Así como en otras elecciones se habla de los de tal partido acompañando a ancianos a votar con el voto que a ellos les interesa metido en el sobre, que pasa, en estas todavía no se ha hablado. Miles de votos habrán pasado por ese circo. El de nietos, sobrinos, hijos o cualquiera cercano que ha votado lo que ha querido a nombre de su anciano. Y ojo, es algo que tenemos que convivir con ello, y lo lanzo porque ahora toca hablar de la parte tecnológica. La que se nos niega, usando en muchas ocasiones de excusa que no son seguras. Que se puede manipular el voto. Pues eso, lo mismo que se manipula en cualquier elección. No maquillemos la realidad, no se quiere el voto inteligente, es decir el realizado con el móvil o sistema electrónico porque no les interesa a los políticos.

 

El voto inteligente.

En estas elecciones catalanas 2021, era el escenario perfecto para lanzar la prueba piloto del voto inteligente, o voto electrónico, como queramos llamarlo. Existen medios más que suficientes para garantizar la neutralidad e imparcialidad de este sistema. Es totalmente seguro pero ningún partido lo aprueba. ¿Motivo? La voz que saldría de ese recuento sería demasiado poderosa. Mola más que voten los que realmente se interesan que no el voto de todos y cada uno de los ciudadanos. Esa masa silenciosa que les da igual una cosa o la otra, al final tienen mucho peso para el que gana. Así que seguiremos anclados en este sistema tradicional de votación. Quizás si se hubiera implementado, las elecciones catalanas 2021 no hubieran tenido una abstención de 1.5 millones de personas. Así que el que me quiera vender la moto que no se hace un voto telemático porque es poco seguro…, mejor que le vendan la moto a otro. Yo no me lo trago. Existen medios más que suficientes para garantizar un buen uso, y el tanto por ciento de engaño o voto manipulado, será similar al que ocurre con las urnas tradicionales.

 

Panorama del resultado electoral.

¿Quién mandará? Pues es la parte más interesante seguramente de todo esto. Y la respuesta es complicada. Cuando se acaben las palmadas en la espalda de cada partido y forofo de sus respectivos partidos, tocará sentarse. La ecuación es complicada porque todas las fuerzas que tienen pulmón para gobernar, no lo pueden hacer directamente por falta de apoyos. Las tres fuerzas políticas independentistas tienen la amplia mayoría del parlamento, y podrían gobernar por ser de sentimientos cercanos. El problema es que no se tragan entre ellos, con lo cual, será muy difícil que se pongan de acuerdo. Por otro lado, tenemos a Illa, el representante del PSC. Es el que ha ganado las elecciones en número de votos, pero sobre el papel es el que menos opciones tiene. Muchas carambolas tendrían que pasar para que ellos gobernaran ya que ningún partido político potente (los indepes) los apoya, al menos eso parece que dijeron, aunque en política ya sabemos que donde digo Diego digo dinero. Así que veremos que pasa. Al final no deja de ser como en todas las elecciones. Se sentarán y dirán yo tengo tantos votos, ¿Qué me das? Y el que consiga más “privilegios” para sus futuros socios será el que gane.

 

Conclusión sobre las elecciones catalanas 2021.

Una vez más, la población ha demostrado saber estar, querer que se les escuche y ha dado su veredicto. Un veredicto que al estar tan sumamente repartido deja claro que cada uno piensa de una manera y que los gobernantes son los que deberían intentar que todas las voces sean representadas. Pero como siempre pasará lo que hemos visto que ha ido pasando. Los que no se pueden ni ver acabarán viéndose con mejores ojos si hay dinero de por medio y los que son de ideas similares acabarán sin entenderse porque no tendrán toda la fuerza que querrían tener. Es decir, como suele ocurrirnos históricamente canto en nacionales como territoriales…, los dirigentes nunca han estado a la altura que se espera de ellos.

¿Ganas de más?

Suscríbete a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir la mejor actualidad tecnológica.
* Escucha nuestros Podcast y vive la tecnología de otra manera.
* ¿Reseñas o comentarios? Por correo electrónico, en Comentarios Telegram o contacta conmigo directamente Telegram.
Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts