elecciones

Elecciones 2023

¿Sabéis que tienen en común las elecciones 2023 respecto a otras anteriores? Pues que nos van a seguir tomando el pelo como hasta ahora. Y no me refiero a los políticos, que también, para nada, me refiero a otras cosas que iré comentando en el artículo de hoy, y que intentaré alejar al máximo de la política. Primero porque me aburre profundamente la política y nuestros políticos, y segundo porque en la web, siempre he intentado respetar que hay dos temas tabú, fútbol y política. 

El mayor problema.

La verdad es que existen demasiados problemas, y lo peor, seguramente más allá de los problemas que existen y que todos conocemos, es la poca intención de intentar solucionarlos. Creo que ese es el mayor fracaso de nuestra supuesta democracia. Que tengamos una leyes que benefician todo lo malo que hay. ¿Corrupción? No os preocupéis, que la ley siempre está de su lado, alarga los procesos y acaban muertos, ancianos seniles o similar. Es de chiste. Pero seguramente, si tengo que centrarme en uno de los muchos problemas que hay, diría que es el de la publicidad masiva que vemos en las calles y los más de 20 millones que nos cuestan. ¿Para que? Pues sinceramente, para nada. Uno se cansa de verle la cara a los políticos por la calle.

¿Solución?

A este problema existe una sencilla solución. Canales autonómicos y locales. ¿Para qué sirven? Cada vez para menos. Pues que mejor que usarlos para que los partidos puedan exponer allí sus pensamientos. Incluso hacer debates entre ellos y que la gente pueda elegir. Es absurdo que estemos recibiendo propaganda electoral por correo, que no se si sabéis, pero la pagamos nosotros. Incluso algún partido pica puertas para dejar su folleto. Y más fuerte, dejan colgado el folleto del pomo con el riesgo para la seguridad de tu hogar que eso supone ya que algún piso se tira días con eso colgando lo que da pista a los ocupas y ladrones para poder entrar. Es un disparate.

El papel.

Entre toda la propaganda electoral que nos llega y que se pone en las calles, que como dijimos, supera los 20 millones de euros, hay que sumarle todas las papeletas que ya nos incluyen en esa publicidad, aparte de la que encontraremos el día de la votación. Porque claro, mejor lo hacemos dos veces por si acaso. Cada partido te manda el sobre con el voto a su partido y el día de las elecciones tendremos los mismos papeles en las urnas. Porque claro, plantearse la opción de que cada uno de los españoles vote con su teléfono móvil…, como que no interesa, ¿no?

Voto por teléfono.

Seguramente el mayor problema que encontramos con el tema de voto telefónico, sea mediante una app o vía web, es que siempre se nos vende como un método no seguro. Curioso que no se acepte porque no es seguro, pero sin embargo el voto por correo sí que es válido, y seguro. Menuda falacia. El voto por correo, en estas elecciones 2023, se ha disparado una barbaridad. ¿Casualidad? Pues evidentemente no es casualidad, es otra cosa. El voto telefónico (vía App) es cien por cien seguro si se hace mediante métodos legales y oficiales. Pero quizás, no es tema de seguridad, sino tema de no querer que todo el mundo vote. No puedo entender que se nos pida el voto cada 4 años y luego no quieran saber nada de nosotros. Esto debería ser constante, que el pueblo tomara parte en todas las decisiones importante, pero no interesa.

¿Hay prisa?

Si tenemos en cuenta como se han agilizado las nacionalidades exprés, trabajos públicos que casualidades de la vida, se consiguen de manera más activa en estas fechas, y movimientos laborales estratégicos que llaman la atención, y otras muchas cosas que podríamos tomar como sospechosas…, nos deja claro que entorno a las elecciones 2023, como en todas las demás, se mueven muchas cosas con la finalidad de rascar votos. Seguramente se repetirá el lamentable movimiento de ancianos de las residencias a las urnas por parte de algún familiar sin escrúpulos. Al final todo vale para tener unos cuantos votos y luego poder negociar con los que se quieran sentar en la poltrona.

Resultado.

Pues como era de esperar, en ciudades como Barcelona, el voto a estado totalmente dividido, y maravillas de nuestra democracia, el que gana las elecciones, es decir, el que tiene mayor número de votos, no es el que acaba mandando en muchas ocasiones. Esto siempre me ha parecido surrealista. Es cierto que han quedado muy divididos, pero si Trías saca 149.235 votos, Collboni 131.735 votos y Colau 131.594…, pues lo lógico sería que Trías gobernara. Pues no, lo que pasará es que tendrán que buscar socios de gobierno para gobernar entre varios. Así que lo que hayas votado da igual, el resultado no importa ya que, en muchas ocasiones, incluso una fuerza que tiene poco peso, acaba mandando por estos absurdos pactos. 

Conclusión.

Para las elecciones 2023 no espero nada, ya que una vez más se hará como siempre, mal. Se me revuelven las tripas cuando veo las calles llenas de carteles, el gasto que conlleva en colocación y extracción, en la impresión y todo el proceso. Claro que genera muchos puestos de trabajo, pero para un evento concreto que al final, pagamos entre todos. No están ayudándonos en el proceso de selección del mejor candidato porque apenas los conocemos. Con un folleto que nos manden no vamos a tener información valiosa, si nos piden que vayamos a mítines para conocerlos más no tenemos tiempo. Que se dediquen a gestionarlo mediante plataformas audiovisuales, y se dejen de tanto papel. Y, sobre todo, quiero votar mediante el teléfono. Es viable, posible y totalmente seguro.  

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner