El difícil cambio de Pulgadas. Lo grande no me gusta

tamaño-pantallas

Este fin de semana he experimentado un intento de cambio de un terminal de 5” (Xiaomi Mi4) a uno de 5.5” (Redmi Note 2) y quería compartir con vosotros la experiencia general por si os encontráis en la misma situación, sea con terminales similares o con otros. Decir para empezar que el resultado ha sido malo y he tenido que abandonar. El principal motivo ha sido la falta de adaptación, no lo he conseguido. Así que vamos a por el análisis de que ha pasado, porque no he conseguido la adaptación y porque he vuelto a mi viejo aunque potente terminal teniendo uno de características similares y nuevo. Decir que cambiar de un Mi4 a un Note 2 es relativamente sencillo gracias a la interfaz Miui, es realmente cómodo ya que te ponen todas las facilidades del mundo para mantener configuraciones, incluso programas. Como terminal me parece más bonito el Mi4, en todos los aspectos menos en el Led de notificaciones que me gusta mil veces más el del Note, tanto en posición como en visibilidad.

En cuanto a rendimiento, no supone un problema el tema RAM (2 y 3 respectivamente) la ROM está lo suficientemente optimizada como para correr sin problema alguno. La batería, aquí encontramos el primer punto donde hay diferencias, aunque lógicas. Las dos baterías son de la misma capacidad (3000mAh) pero hay una gran diferencia entre ellos, las pulgadas. Media pulgada irremediablemente supone un mayor consumo de batería, pero a mi modo de ver no es el principal problema para el consumo, hay que tener en cuenta que en mi caso, el Mi4 es 3G mientras que el Redmi Note 2 es 4G, eso es un exceso de consumo más que evidente y como siempre he defendido que el 4G me parece una tontería, no podía ir en contra de mis pensamientos y después de corroborar de que lo que defiendo es tal cual, puse el terminal en “Red preferida 3G” con lo que los consumos energéticos cambiaron.

Todo lo expuesto hasta ahora es salvable, pero lo que no es salvable es el tema de ergonomía, no hay ni punto de comparación entre ambos terminales y es la razón más importante que me hace decidir por el Mi4. No ha habido manera de adaptarme a él, primero hay que tener en cuenta que como ves las cosas es diferente, al tener la pantalla más grande, ves las cosas diferentes, más trozo, algo que hay que acostumbrar a la vista (aunque este punto es simple). Lo que no es nada sencillo es adaptar las manos a tocar las teclas para escribir, ir a los iconos, o adaptar la vista a verlo todo más grande. Tengo que decir que he tenido dolores de huesos (muñecas), y no exagero, incluso en los dedos, sobre todo meñiques que son los que soportan el peso del terminal. Tres días después he tenido que volver al Mi4, no hay manera, y menos teniendo en cuenta que en un mes más o menos voy a tener el Mi5 que es de 5.2”, con lo cual subir tamaño para luego bajarlo no me parece la mejor opción.

Para concluir decir que el material usado en el terminal no ayuda a la ergonomía. La tapa trasera de plástico es tremendamente deslizante lo que hace que coger el terminal sea complicado. El Mi4 tengo que decir que cuando lo compré me parecía igual, muy deslizante, pero a día de hoy me adapto perfectamente a su superficie, quizás con el tiempo también se pudiera hacer con el Note, pero no lo voy a poder comprobar. Por todo ello, sigo y seguiré defendiendo que un terminal de 5.5” no es la mejor opción. No es cómodo para cogerlo, ni para usarlo, seguramente si eliminasen totalmente los marcos, tanto laterales somos superior e inferior la cosa cambiaría, pero a día de hoy tengo que decir que la experiencia con un terminal de esas pulgadas no ha sido beneficiosa y creo que el tamaño ideal es el de 5”. Espero que mi adaptación a 5.2” sea mejor, porque si no, mal lo tengo.

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner