TikTok

Directora expulsada por usar TikTok

 

Tenía que pasar, y que vaya por delante que llevo tiempo avisando de esta situación. Recientemente ha saltado en la prensa internacional el despido de una mujer mexicana, Elena Cuétara, que tras 25 años trabajando en un colegio y llegando al puesto de directora de primaria, ha sido despedida por un video que muchos padres entendieron como “poco adecuado”, donde la profesora, hacía una parodia de Paulina Rubio en estado de embriaguez. Hoy toca analizar si la directora expulsada por usar TikTok ha sido correcto o si por lo contrario, se debe a un error que hay que solucionar. Pero antes, como no, promoción. Mis podcast. Escucha con la voz de quien escribe los artículos, una manera diferente de vivirlos, sentirlos, exponerlos. Todos en LaTeclaTec de tu app favorita o al final del artículo.

Ir a descargar

¿Qué ha sucedido?

Lo comentado. No tiene mucho más recorrido el asunto. Una chica usa su cuenta de TikTok para subir lo que le place. Si miramos el historial de videos de esta chica, vemos claramente que se dedica a subir videos graciosos, divertidos, parodias, en definitiva, el timeline de Elena Cuétara la define como una chica divertida que le gusta hacer el ganso. Hasta aquí nada cuestionable. El problema, y es lo que he dicho muchas veces, es que ese perfil es público, y por ende, accesible por cualquier persona. Y eso, señores, miremos por donde lo miremos, es el problema de esta red social. Esto va en paralelo a que la directora expulsada por usar TikTok reciba un trato justo o injusto.

Vida privada.

Que una persona, independientemente del puesto que ocupe, haga en su vida privada lo que le venga en gana, es algo que podemos analizar. Seguramente habrá matices, y puntos cuestionables en la vida privada de algunas personas dependiendo de su puesto de trabajo. Es decir, si un médico en su vida privada tiene toda serie de excesos con productos o sustancias prohibidas…, evidentemente no es un gran ejemplo y quizás, aunque sea su vida privada, de verse, deberían tomarse medidas. Básicamente porque esos excesos se transfieren a su vida laboral, y con un cargo tan determinante, hay que frenarlo. Pero que una persona, profesora de niños, suba videos graciosos, y que tenga la mala suerte de excederse con uno de ellos, o no ser lo políticamente aceptable o permitido que puedan ser otros, y que por ello pierda su trabajo…, me parece excesivo e innecesario. Os dejo el video polémico en cuestión.

 

Perfil público, problema asegurado.

Las leyes protegen el contenido privado. Es decir, si tu tienes una cuenta privada, subes un video comprometido y alguien lo difunde. Puedes denunciarlo y ganarás, seguro. Y ese es el problema de TikTok. El 95% de la gente tiene el perfil público, entre otras cosas porque la red social lo configura así de raíz y no te anima o advierte de que lo tienes así y de los peligros que eso suponen para ti. Desde el momento que tienes el perfil público, y por ende, accesible a cualquiera, incluso sin cuenta en esa red social…, ya tienes un problema. Si esa directora expulsada por usar TikTok, hubiera tenido el perfil privado, nada de eso hubiera ocurrido. Es decir, podría haber pasado, pero con total seguridad sería un despido improcedente y la persona que hubiera filtrado el video, se llevaría una sanción importante. Porque sería un video privado que queda en ese ámbito. Pero como eso no es así, y el perfil es público, entiendo y acepto que se tomen esas medidas.

 

El poder de los padres.

Ahora viene la parte donde critico a los centros educativos de nuestros pequeños. El poder que tienen los padres, y que les permite a día de hoy que la figura del educador no valga nada, me preocupa. Lo digo a sabiendas de lo que hablo, ya que mi hermana es docente y vive a diario situaciones donde los padres llegan exigiendo un trato o una explicación por un castigo a sus hijos. Es sorprendente como se ha desgastado la figura del docente, llegando al punto donde la autoridad y apoyo total por parte de la sociedad, se ha difuminado quedando en nada. Ahora no es raro ver algún video donde un padre le da una samanta de palos al profesor por haberle quitado el móvil al niño o por castigarlo. O simplemente por suspenderle un examen. No es de extrañar que lleguemos al punto de este colegio, donde despiden a la docente por un video en TikTok. Te quitas del medio el problema, y contentas a los padres, que son los que pagan. Me parece triste.

Soy un privilegiado.

En alguna ocasión me habéis oído alardear de la suerte que he tenido en la vida de poder haber vivido todo el cambio tecnológico. Nunca me cansaré de recordarlo. He vivido el paso de los juegos pixel a juegos brutales. El cambio del analógico al digital. El nacimiento de la tecnología que hoy día nos rodea. Ha sido una pasada vivir y entender esos cambios. Valorarlos y sentirlos de una manera especial y diferente, que es imposible que sientan los millenials por mucho que se lo puedas explicar. Y con la educación ha pasado lo mismo. He vivido grandes cambios que han cambiado la historia. En mi ciudad natal, Barcelona, hemos vivido la transición del cambio de idioma. De ser todo en castellano, a ser todo en catalán. También he vivido el cambio de castigado de cara a la pared, o la tiza/borrador volador a estar mal visto. Algún tizazo me he llevado, y para que negarlo, lo recuerdo con cariño. He vivido el cambio de la figura imponente del profesor, donde todos respetan lo que dice o hace. Donde llamaban al padre y ya sabías que te llevabas un castigo porque la palabra del profesor era la santa biblia. Ahora veo los colegios, para más precisión el que fui, donde llevo a mis hijos y donde tengo la suerte de tener para mis hijos, algunos de los profesores que tuve yo y con los que mantengo excelente relación, y veo incluso me comentan como ha cambiado todo. Veo y vivo a diario la poca implicación de una gran y preocupante mayoría de padres y me da mucha pena.

 

TikTok debe cambiar.

Hablar de que la red social ha hecho las cosas mal es muy banal teniendo el éxito mundial que tiene. Claramente es una red de éxito, pero ese éxito se debe precisamente entre otras cosas, a esa falta de privacidad. Estoy seguro que un enorme tanto por ciento de gente que tiene el perfil público, ni sabe que lo tiene así. Es cierto que un enorme tanto por ciento de gente, sabe que lo tiene público, y pese a ello suben videos sorprendentemente íntimos, y donde claramente hay intención de llegar a muchísima gente y ganarse muchos likes. Creo que TikTok debe cambiar el tema de la privacidad. Que todos tengan claro que están con un perfil público y por ende, accesible por cualquiera. Deberían limitar los comentarios en los videos a solamente personas que “sean amigas” para evitar acoso y similares. Creo que es elemental que esos puntos los tengan en cuenta, para evitar situaciones como la vivida, donde el titular de una directora expulsada por usar TikTok se podría haber evitado, o cambiaría por “injusta expulsión de una directora por usar TikTok”.

 

Conclusión sobre la directora expulsada por usar TikTok.

Lo dicho, me parece mal que se juzgue la vida privada de una persona, y más cuando vemos que el video es totalmente parodia de una situación. Que no es real. Acepto y entiendo la preocupación de los padres por las imágenes que se ven. Que alguien pueda pensar que realmente esa persona va drogada o perjudicada y que no es buena imagen. Creo que esa parte es entendible. Pero que una buena persona, una profesional que hace bien su trabajo, no debería perderlo por culpa de una red social. Y si esto os lleva a pensar que la docente debería emprender acciones legales contra TikTok…, me temo que la respuesta es negativa. TikTok no es responsable directo de lo ocurrido porque ese video es público. Ellos tienen la excusa perfecta. El problema es tuyo. Porque si bien es cierto que cuando subes algo a la red, deja de ser privado, existen mecanismo que pese a poderse viralizar, te protegen ante esa situación. El resumen del caso es claro. Mal por la escuela, mal por TikTok, y mal por los padres.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.

 

 

Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts

 

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner