Diario de confinamiento

 

Hoy estoy poco inspirado para escribir artículos de tecnología, así que escribiré un diario de confinamiento y como estoy viviendo el confinamiento intentando focalizarlo en la parte tecnológica. Decir que de momento, ninguna persona cercana a nosotros ha sufrido el virus. O al menos, no nos hemos enterado. Recordemos que uno de los muchos estudios que salen estas semanas, se habla de que un alto número de gente pasa el virus sin darse ni cuenta. Así que en principio, todos bien. Sanos no os sabría decir, y es que estar encerrados, cuando nuestro día a día se ejecuta en un entorno más abierto…, pues no se. Personalmente lo llevo bastamente bien atendiendo a las circunstancias personales. Soy una persona muy solitaria con unos horarios muy marcados. Ahora esos horarios están adulterados y mis rutinas y soledad se han visto alteradas con el encierro familiar, dos niños de 3 y 6 años más mi mujer.

 

La compra, una odisea.

En este diario de confinamiento, intentando enfocarlo entorno a la tecnología, la compra es un elemento fundamental. ¿Cómo está siendo el tema de comprar en una gran ciudad como Barcelona? Pues ya os lo adelanto, un caos. En modo tec, nos encontramos como todos o la gran mayoría de supermercados online tienen sus páginas caídas, o no existe posibilidad de comprar. Esto es grave desde el punto de vista informático. Han planificado o adaptado mal el sistema a las circunstancias. Digo adaptado porque obviamente no han hecho nada. Lo normal es que dadas las circunstancias, lo primero que te digan es la disponibilidad. Porque no es normal hacer un pedido donde inviertas bastante tiempo y cuando vayas a ejecutar la compra no existan huecos en todo el mes. En otras ocasiones te da error la página y a volver a empezar. En definitiva, el tema online es un caos.

 

La mejor manera de comprar.

Todo esto del coronavirus, se hubiera aligerado bastante si los supermercados hubieran tenido un sistema eficiente. Por ejemplo, ElCorteIngles, creo que es el mejor de los sistemas. Tienen la compra online, la haces y la preparan. Luego la recoges en el parking y el contacto directo con gente es casi inexistente. Con este sistema hubiéramos propagado menos el virus. Lo triste es que no hayan potenciado más este sistema ya que muchos o la mayoría de supermercados, se podrían adaptar a este sistema. Entiendo que a nivel informático es difícil preparar el sistema, pero un aviso o una prioridad en la elección de día, haría mucho más sencillo el proceso ya que como digo, en la mayoría de supermercados online donde hemos intentado hacer la compra, ha sido imposible.

A nivel académico.

En el diario de confinamiento, no puede faltar la escuela. Me consta que muchos centros están impartiendo clases online, y en definitiva, hacen lo que pueden. Es lógico y hay que tener en cuenta que muchos alumnos van a sufrir un atraso considerable en materia académica que veremos luego como se recupera. Pero la parte negativa de esto es (y personalizo el tema), mis hijos de 3 y 6 años. En nuestro centro se usa Dinantia. Es una aplicación tipo correo que permite que el profesorado te mande mensajes de manera individual o colectiva. Una aplicación algo limitada ya que por ejemplo, no permite respuesta por parte de los padres, pero bueno, los profesores te dicen el correo corporativo personal de cada uno, así que no es problema. La parte mala de todo esto es que las profesoras te mandan ideas de que hacer con los niños, y eso ya es la excusa perfecta para luego cobrarte las cuotas escolares. Un feo enrome teniendo en cuenta que muchos de nosotros no sabemos siquiera que pasará con nuestros puestos de trabajo o si cobraremos. Y ojo, que entiendo que el colegio quiera cobrar porque deja de ingresar mucho dinero, pero allí el gobierno, una vez más, debería haber estado un poco más hábil. Porque de igual manera que se me cobra el colegio…, las actividades requieren en muchas ocasiones de fotocopias, que no puedo hacer porque no tengo impresora y todo está cerrado. Pero bueno, aceptamos que estamos en estado de alarma y que es lo que hay.

 

Autónomos y empresas.

Aquí si que la cosa se ha ido de madre. El gobierno ha actuado muy mal y muy tarde. Todos los bares y otros negocios están cerrados desde hace semanas. Pues bien, como era de esperar don alquiler, impuestos o lo que sea han llegado de igual manera. Increíble que a un bar que quizás está pagando varios miles de euros de alquiler y que tiene que tener cerrado por ley, le llegue el alquiler y tenga que hacer frente a él. Se debería haber paralizado hace semanas este trámite y ahora están pagando las consecuencias. Es cierto que existen una serie de medidas que permiten pedir créditos a coste cero y otras movidas, pero señores, no seamos cínicos, pan para hoy y hambre para mañana. No es normal que una empresa que tiene que cerrar por ley, tenga que pagar el alquiler de un local que no produce porque no le dejan.

 

Diario de confinamiento a nivel moral.

Está clara que es una de las partes más difíciles de llevar. Como seres humanos no estamos acostumbrados al encierro. Necesitamos el aire, estirar las piernas, ver a otra gente, y esto no está pasando. Los que salimos por necesidad o por obligación, nos cruzamos con gente, pero que gente. Todos con máscaras, guantes y otras movidas, eso no es sano. Muchos de nosotros estamos mentalmente pasándolo mal. Incluso seguro que muchos están con depresión. Es normal y hay que tener fuerza. Todo esto pasará. Cada vez nos queda menos, pero está claro que el virus, va a dejar mucho dolor y no solo por las muertes por el camino. A nivel económico y laboral, va a ser un roto importante.

 

A nivel web.

En mi diario de confinamiento no podía faltar el análisis de lo que estoy viviendo a nivel web. Es desastroso. Y ojo, que no me preocupa en exceso y entiendo la situación. Las visitas han caído en picado, y no me extrañaría que muchos que hace poco han empezado sus proyectos, decidan abandonar por las circunstancias. Debe ser muy frustrante estar con las visitas bajo mínimos como seguramente muchos están. A nivel personal me ha tocado fuerte, pero como uno lleva ya unos años labrando este camino…, pues vamos tirando de histórico. Pero tranquilamente hablamos de un 60% de visitas menos de media. Un desastre. Pero bueno, como estoy en una temporada complicada, donde quiero tirar adelante mi proyecto LaTeclaTec y no lo consigo porque la sombra de AAM es muy grande…, pues quizás esto me sirve para acabar de dejar de lado AAM y empezar fuerte con LaTeclaTec que me llena más. Iremos viendo, pero está claro que el coronavirus, a nivel webs tecnológicas…, ha golpeado muy fuerte.

 

La tecnología y su importancia.

En este diario de confinamiento, no me podía olvidar de la tecnología a nivel entretenimiento. Estamos teniendo la suerte de tener suscripción gratuita a muchos servicios, algunos de ellos durante 1 mes, otros tres meses mediante promociones de operador, y otros una semana. Pero al final, si te lo montas medio bien, puedes tener de manera legal y gratuita, muchos servicios durante un periodo determinado de tiempo. Creo que la mayoría de estas grandes empresas del entretenimiento han perdido una buena oportunidad de dar el puñetazo encima de la mesa y tirar toda la carne en el asador y poner un mes gratuito, o durante todo el confinamiento. Muchos de los clientes que se dan de alta se quedarán porque les has alegrado unas semanas difíciles. Entiendo también que pongan sólo una semana y aprovechen la ocasión, pero bueno. Yo ahora mismo estoy con Disney+ en la semana gratuita, pero no lo voy a mantener, está bien pero es algo justo. También tengo Sky tres meses con promoción de MásMóvil, pero ni lo he usado todavía, es terriblemente mala Sky. Y así voy, cogiendo promociones y enlazándolas para pasar el confinamiento al menor coste posible.

 

Los aplausos.

Ahora viene cuando me mojo y soy políticamente incorrecto. Me sobran. Sinceramente…, no me producen ningún tipo de sentimiento positivo. Entiendo que a muchos si que se los produzca, pero yo soy más de pensar en que esos que les dedican los aplausos a sanitarios…, lo hacen para unas personas que son héroes todo el año, no ahora. Y son personas que viven de ese trabajo. Por devoción o por obligación, pero es su trabajo. No necesitan esos aplausos aunque entiendo que muchos de ellos los reciban con alegría y fuerza positiva. Pero quizás podríamos analizar esos aplausos de parte de quien vienen. De muchos que se saltan la cuarentena, de otros tantos que llevan marcarilla sin necesitarla mientras esos sanitarios a los que aplauden están pasando penumbras por no tener material sanitario y arriesgando su vida porque, curiosidades de la vida, muchos de esos que aplauden, tienen unas mascarillas que deberían ir destinados a ellos. ¿Hipocresía? Llámalo X.

 

Conclusión sobre el diario de confinamiento.

Es complicado todo lo que estamos viviendo, y es más complicado ver como continuamente nos dan ánimos personalidades como futbolistas, en sus tremendas mansiones y jardines mientras tú, vives el confinamiento en un piso de 50m2. También entiendo que vive mejor el confinamiento un joven de 25 años que vive con su novia y que quitando el tema laboral y preocupaciones personales, deben estar viviendo bastante mejor el confinamiento que personas como yo, con mis 41 años y dos niños que pese a sus ratos, están dándonos un ejemplo de saber estar increíble. Cuando puedan salir a la calle…, los voy a tener que llevar con la correa del perro puesta porque no los vamos a poder agarrar de lo que van a correr. En definitiva, que mucho ánimo a todos, especialmente a los que viven situaciones complicadas tanto a nivel personal como laboral. Mucha fuerza.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.

 

 

Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts

 

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner