Saltar al contenido

LaTeclaTec

Dando con la tecla

Deliveroo, retrasarse es barato

28 octubre, 2019

 

Un servicio lamentable.

Como cualquier otra gran empresa, están tan sumamente protegidos y sabiendo que te pueden tratar como una mierda, que sorprende que sigamos con ellos. Hoy os quiero contar una experiencia personal que me da para enlazar varias cosas. Este fin de semana, he pedido en Deliveroo comida. Lo hacemos de manera habitual el fin de semana y tengo que ser justo y decir que casi siempre los pedidos llegan sin ningún problema. Pero ojo cuando hay un problema, porque la solución es lamentable. El sábado, pedimos comida y tenía que llegar en unos 20 minutos. Bien, que existan ciertos retrasos es comprensible. Diez minutos, quince…, es asumible. Pero nuestro caso fue algo más. Concretamente una hora y cuarentai y cinco minutos. Casi nada. Tras la primera media hora sin que llegase la comida, llamamos. Tienen muchos pedidos y no dan abasto. Como si eso fuera mi problema. Manda narices. Tras la hora lo mismo. Y me ofrecen la posibilidad de anular el pedido. Claro, tras una hora, lo cancelo y estoy sin nada. Sorprendente. Pues tras una hora y media el rider se empieza a mover con mi comida. La solución de Deliveroo tras tres llamadas exigiendo mi pedido es sorprendente. Cinco euros en mi cuenta. Es decir, que mi comida llegue 1.45 horas tarde tiene una compensación de 5 euros.

 

Compensaciones lamentables en Deliveroo.

No veo nada justo que se compense al cliente con 5 miserables euros, que dicho sea de paso, es más compensatorio para ellos que te obligan a volver a comprar en su servicio, que no para ti que te tiras todo ese tiempo sin tu comida. No se vosotros, pero es que a mi esperar me pone de los nervios. Se me acaba quitando el hambre y me entra una mala leche interesante. Pues imagina lo que puede pasar tras 1.45 horas. Entiendo que llegados un punto de retraso, el pedido debería salir completamente gratuito. No has cumplido…, pues es tu problema. Pero nada de cancelar el pedido, o una compensación miserable. Pedido gratis, sin más. Y si quieres ser tan rastrero de ponerlo a cuenta…, pues lo haces. Devolución del coste del pedido a cuenta y listo. No es normal que contrates un servicio y que la excusa sea que tienen exceso de pedidos y que no dan abasto. Es una excusa mediocre y poco seria. Sin servicio a domicilio, un restaurante entra la gente que entra. No vas haciendo pedidos de gente que no está en la mesa. Con lo cual, si ellos son tan egoístas de aceptar y aceptar pedidos, que cumplan los plazos. Y si no, que no se carguen tanto de trabajo si luego no pueden cumplir.

 

Quedar mal es gratuito.

Si tienes un restaurante y buena comida, tienes un tesoro. Y como no cumplir sale casi gratis…, pues así nos va. Servicio lamentable y no pasa nada. Con lo que comento, si tu no cumples con los plazos y te toca devolver el coste del pedido…, seguro que te lo piensas. Y es obvio que con un retraso de diez o quince minutos, no debería devolverse el dinero. Hablamos de retrasos de media hora de retraso respecto al tiempo estipulado. Seguro que las empresas se lo pensarían más antes de aceptar tanto volumen de pedidos. Pero toca atacar a Deliveroo porque me ha pasado, pero es que esto ya me ha pasado anteriormente con otras como Just-Eat y otras tantas. Porque al final, todas acaban estando cortadas por el mismo patrón y actúan exactamente igual. Así que todo va bien hasta que la lían, y en ese lío está claro que no saben actuar.

 

Lo de Just-Eat fue épico.

Nuestra mala experiencia con esta empresa fue de campeonato. Nos hackearon la cuenta y empezaron a pedir comida a mansalva. Pero el volumen de pedidos fue de campeonato. Más de 400 euros en pedidos continuados a la misma dirección. Y suerte que nos llegó el aviso de PayPal porque por parte de la empresa, ni un comentario. Era obvio que eso no era normal. Pero da igual, hay que facturar. Que un cliente haga más de diez pedidos en menos de cinco minutos, todos a la misma dirección, no levanta ningún tipo de sospecha, ¿verdad? Pues bien, como es obvio, dejamos de comprar en este servicio. Más que nada, por las molestias que tuve de ir a la comisaría a denunciar, tener que llevar capturas de los pedidos, los extractos del banco y demás movidas. Mucho trabajo para algo que era obvio que ellos podrían haber cortado desde el minuto uno. Al segundo pedido masivo que no tiene demasiado sentido, no cuesta nada un aviso al cliente en forma de mensaje. No puedes dejar que eso pase y mirar a otro lado.

 

Comodidad por calidad.

El tema de servicio a domicilio se está poniendo muy de moda. Pero es un peligro que hasta que no nos pase algo, no pararemos. Tenemos a riders indignados con unas condiciones laborales que dan miedo. Y eso hace que a tu comida le pueda caer un escupitajo o vete tu a saber. Y seguro que ahora es cuando pensáis en el motivo por el cual ahora, todos los pedidos de Deliveroo (entre otros), vienen con la bolsa grapada. Pues porque seguro que algún cliente ya se ha llevado alguna sorpresa. Pero es que con esas grapas, lo que será noticia y sorpresa es cuando alguien muera o tenga que ser ingresado. Porque abres la bolsa y esas grapas se van para donde quieran, con lo cual, cualquier día se irá una al estomago pudiendo ocasionar un problema grave. Y es que el servicio a domicilio de este tipo de empresas, son lo que son. Servicio que pagan miserablemente y el que viene pues está como está. Al final acabará el tema mal, ya veréis.

 

Conclusión sobre Deliveroo.

Claramente me parece que ofrecen un muy mal servicio. Aprietan al máximo tanto al rider como al restaurante porque saben que tienen el poder. Muchísima gente acude a ellos y sacan un rendimiento brutal. Por lo tanto, como ganan muchísimo dinero siendo simples intermediarios, no les cuesta nada asumir costes superiores a modo de compensación. Si total, cuando se retrasan tanto no me extrañaría que al restaurante le impusieran una sanción mucho mayor, y encima todavía les acabe saliendo a cuenta el retraso. Pero bueno, como no lo se…, lo que está claro es que la culpa de todo esto la tenemos nosotros. Si pasa esto y directamente desinstalamos la aplicación, o la damos de baja y dejamos de comprar…, os aseguro que por uno no pasará nada, por dos tampoco, por cien tampoco. Pero como sean miles lo que lo hacen…, se les cae el negocio abajo y todo cambiaría. Pero bueno, en eso consiste nuestra vida. En ser peones sin espíritu combativo que aceptamos lo que nos hacen las grandes empresas sin plantarles cara, cuando somos el elemento fundamental para ellos.

Te invitamos a suscribirte a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir las últimas noticias del blog. Si te has quedado con ganas de más, puedes pasarte por nuestro Podcast. Por último, si deseas contactar conmigo puedes hacerlo a través de Telegram.