Decathlon, ¿Cómo me haces esto?

 

Sorprendente lo que me ha pasado con el Decathlon. Que vaya por delante que pese a que ha sido tarde, se ha solucionado, y no he salido malparado precisamente. Pero eso no tiene que quitar ni un ápice de la mala gestión que ha realizado esta empresa conmigo. Hoy os voy a contar un caso personal, cuya relación con la tecnología es total y directa. Empezamos.

 

El problema.

Hace exactamente 2 semanas, dejaba mi bicicleta en el Decathlon para hacerle una revisión de los 6 meses que tenía totalmente gratuita. Como soy catalán, y todo lo que lleva la coletilla gratis, me tiro de cabeza…, llevé la bicicleta a la revisión. Llamé para pedir si podía llevarla y me dijeron que si, que tardaban 4 días en devolverla. Me pareció mucho pero bueno. La llevé a las 3 horas y en tienda me dijeron que los plazos eran de 7 días. Me quedé de piedra pero el argumento era que estaban a tope y que no paraban de llegar bicis con el mismo pretexto. Tiene sentido ya que estamos llegando todos los que cumplimos 6 meses que coincide con reyes, y la llegada del verano. Así que nada, allí se queda. Lo que no esperaba es lo que pasaría días después.

 

Retraso injustificado.

A los 5 días, llamé para apretar un poco. Más que nada para que no se durmieran en los laureles. Me dijeron que andaban a tope y que se estaban retrasando. Pero bueno, ya tienen mi llamada y a veces, sirve como medio de presión. Pasaron 5 días más y nos íbamos a los 10, se iba de plazo y llamé para reclamar. Empezaron los problemas injustificados. Decathlon no sabía que decirme, uno me decía una cosa y otro, una cosa que nada tenía que ver. La cuestión es que 10 días sin bici. Hoy tengo la bici conmigo, con un retraso de 14 días exactamente, pero entre medias ha pasado algo sorprendente, que no se puede justificar de ninguna de las maneras, mi bicicleta, se ha perdido y nadie sabe donde está. Lo que tengo conmigo es una bicicleta idéntica totalmente nueva que me pidieron tras tanta reclamación.

 

¿Cómo es posible?

Y aquí es donde como hombre de tecnología, me pongo las manos en la cabeza. Como es posible que un sitio como Decathlon, a la vanguardia de la tecnología, siendo uno de los pioneros y pocos sitios que tienen un sistema de cobro donde no interviene el típico lector de supermercado sino que pones las cosas en un espacio y directamente se escanean solos, es capaz de perder una bicicleta. No estamos hablando de una pelota, unas bambas, un…, lo que sea pequeño y tal. No, es una maldita bicicleta. No se sabe donde está. Se ha perdido el rastro de ella y han tenido que solucionarlo de la manera más radical. Sustituyéndola por una nueva.

Salgo ganando y mucho.

A mi este error me ha costado en parte el tener que estar 15 días cogiendo el transporte público, algo que si hubiera tenido la bicicleta, no hubiera hecho. Así que por ese lado he perdido y es que habré gastado unos 15/20 euros de transporte durante todos estos días. Pero la parte positiva es que tengo una bicicleta idéntica a la mía, nueva de trinca, con todo nuevo, y que se ha gestionado como una compra nueva, es decir, se me suman puntos y bonos a mi cuenta del Decathlon. Por otro lado, tengo garantía nueva, así que son 2 años nuevos de garantía y otros 2 del seguro adicional que le hice a la anterior. Por si fuera poco, y aquí ya me he columpiado por las molestias, le he añadido un cuentakilómetros que no tenía pero que he argumentado que si que tenía y que me han repuesto. Hay que ponerle un poco de salsa a la vida, que con lo que me han dado por el saco con la bicicleta…, que menos. Ya que no me van a abonar el transporte de esos días, me lo cobro con un accesorio. Así que al final, se puede decir que he salido ganando, pero desde luego, a nivel tecnológico, me han dejado blanco de ver lo mal que han tramitado la revisión.

 

Inadmisible.

No se a nivel interno como van a gestionar este tema. La cuestión es que una revisión gratuita, es decir, de cortesía, les acaba costando 300 euros. Esto, a niveles administrativos, es inadmisible. Y entiendo que Decathlon genera muchísimo dinero y que para ellos, esto es nada y menos, pero desde luego es mucho a nivel gestión del material que les entra. Porque no parece que sea la primera vez que les ocurre, y este tipo de cosas, peses a que para mi ha salido perfecto, quitando el tiempo de espera y las llamadas enfurruñado, no dejan una buena imagen del centro en cuestión. Por no hablar de tramites que han ido realizando para localizar una bicicleta que a día de hoy, siguen sin localizar. Es decir, todo el proceso ha fallado. No se puede perder un artículo, y mucho menos una bicicleta.

 

Control de lo que entra.

Por otro lado, a nivel tecnológico, tampoco aprueban en la recepción de la mercancía. No puede ser que entre una bicicleta y no quede perfectamente registrada con lo que tiene de serie y extras. Es un artículo que suele estar muy personalizado y el que no tiene una mochila incorporada tiene un cuentakilómetros, para dejar el móvil o cualquier otra cosa. No puede ser que recepciones una bicicleta y no obligues a quitar ese tipo de cosas, o que al menos, quede documentado. No puede ser que venga un jetas como yo, y te diga que tenía un cuentakilómetros y asumas el coste, que les honra, pero demuestra de nuevo un error técnico. Aquí también entra que no he sido un jeta total y les dije que me había costado unos 30 euros, que podía haberle dicho el doble, pero no he creído que fuera necesario, aparte que no es algo que use demasiado. Me han cubierto los 30 euros del supuesto aparato y todo en orden.

 

¿Seguiré comprando?

Por supuesto. La mala experiencia vivida con el tema de la bicicleta en el Decathlon, no empaña para nada que es uno de los sitios que a nivel tecnológico, mejor tienen montado el tema de compra y tal. Desde poner los artículos y cobrarlos de manera rápida y eficiente, pasando por el sistema de tickets al correo, y su tienda online. A nivel tecnológico, es una tienda muy avanzada, pero paradojas de la vida, precisamente la tecnología es lo que ha salido mal en la gestión de mi bicicleta. Pero vamos, que es una mala experiencia sin más y no empaña el gran trato que tienen en líneas generales conmigo. La buena atención de los profesionales que allí trabajan, y todo en conjunto tienen una muy buena nota de mi parte. Eso si, con las bicicletas…, tienen que encontrar una solución porque queda claro que tienen un problema gordo.

 

Conclusión.

La bicicleta, desde que se recepciona, debe quedar con un cartel o pegatina con código de barras que la identifique en todo momento. No es normal que se le pierda el rastro. Entiendo que ha sido en el proceso de llevarlo a la central, para diversificar un poco el exceso de trabajo, pero no puede ser que por el camino, se le pierda el rastro. No está justificado en ningún tipo de situación, y la única parte positiva de todo esto es que dentro de lo que cabe, no me han mareado más de la cuenta. Solo un poco, pero sin pasarse. Con lo cual, y admitiendo por su parte el error en todo momento…, por mi parte las heridas están sanadas. Somos humanos y un error lo tiene cualquiera, pero precisamente que un sitio que tecnológicamente está muy bien preparado, tenga esa clase de error…, hay que ir con ojo.

¿Ganas de más?

Suscríbete a nuestro Twitter o canal de Telegram para recibir la mejor actualidad tecnológica.
* Escucha nuestros Podcast y vive la tecnología de otra manera.
* ¿Reseñas o comentarios? Por correo electrónico, en Comentarios Telegram o contacta conmigo directamente Telegram.
Siguenos en Feedly
Escuchanos en Google Podcasts
Escuchanos en Apple Podcasts
Escuchanos en Spotify Podcasts

 

chevron_left
chevron_right
Cookie Consent Banner by Real Cookie Banner